• En la zona se está realizando un catastro para tener una cifra aproximada de personas afectadas por la compra de estas parcelas en los denominados “loteos brujos”.
  • Las personas que compraron terrenos en la Parcela 45 esperan una pronta solución a su problema
  • El diputado Sergio Gahona gestionó una reunión con el ministro de Bienes Nacionales, Felipe Ward y un grupo de afectados
Crédito fotografía: 
El Día
Desde Bienes Nacionales han querido enfrentar el problema y realizar un catastro en la zona para conocer los verdaderos efectos del tema y la cantidad de afectados por estas compras irregulares.

No existe una cifra oficial, pero se habla de al menos mil personas afectadas a nivel nacional por las estafas de los llamados “loteos irregulares” o “loteos brujos”. En la Región de Coquimbo, serían alrededor de  300 personas afectadas en siete diferentes sitios que se concentrarían principalmente en las zonas rurales cercanas a  La Serena y Coquimbo.

 Pero se estima que la cifra negra sea considerablemente  mayor, porque muchos de los compradores aún no se dan cuenta que han sido engañados y se llevarán la sorpresa al querer regularizar sus sitios. Mientras otro número no menor no ha querido hacer público su caso al sentirse engañados.

“En 90 días iban entregar las escrituras y luego te llega una carta que se normalizará en 120 días, comienzas a sospechar que algo oscuro está pasando”, Sergio Márquez, uno de los vecinos afectados en Pan de Azúcar

Es por esta razón, que desde el ministerio de Bienes Nacionales comenzaron una campaña de no regularización de los llamados “loteos brujos” y en la zona realizan un catastro para conocer la situación real de cada caso.

NO SERÁN REGULARIZADOS

El ministro de Bienes Nacionales, Felipe Ward, ha señalado que este tipo de loteos ya no están siendo regularizados por esta cartera, como sí se hizo en el pasado: una promesa que usaban los loteadores para convencer al posible comprador.

 “A lo que se expone la gente con esta mala práctica, que además es ilegal, es a quedar sin pan ni pedazo, porque no están comprando un título de dominio”, precisó la autoridad.

Los loteos irregulares corresponden a compras de acciones y derechos, sin cumplir con la normas de subdivisión de terreno rural y/o urbanas, ósea que no cuentan con un permiso provisorio o definitivo de las entidades correspondientes. Estos terrenos no poseen delimitaciones claras de calles, tampoco espacios públicos, ni a servicios básicos como: alcantarillado, agua potable, luz, entre otros.

Los lugares en que se han producido estas situaciones están repartidos en toda la región, las más conocidas y que han destapado el problema se encuentran en El Romero I y II, Las colinas del Romero, El Sauce, Pan de Azúcar, Pichidangui y Altovalsol.

Las autoridades han tomado conocimiento de este problema y quieren evitar que nuevas personas caigan en manos de estos vendedores inescrupulosos, es por esto que la intendenta de la Región de Coquimbo,  Lucía Pinto  ha señalado que “como Gobierno hacemos un llamado a la ciudadanía que se informe antes adquirir un terreno. Está en una problemática que está afectando a muchas de las familias de la región, por lo que estamos haciendo todos los esfuerzos para que este engaño no siga ocurriendo”.

MANO DURA

El diputado Sergio Gahona sostuvo que lamentablemente muchos vendedores utilizaban  un subterfugio legal para ceder derechos de terrenos de menos de 5 mil metros cuadrados en el sector rural y luego regularizarlo a través de un decreto ley de Bienes Nacionales.

“Esto es claramente es algo irregular y el ministro de Bienes Nacionales  tomó carta en el asunto y no se va permitir regularizar lotes de menos de 5 mil metros cuadrados en el ámbito rural. Sin embargo,  son muchas las personas que han sido engañadas y estafadas con ventas de parcelas y hoy están en una tremenda dificultad, tienen incluso construida sus viviendas y no pueden  instalar los servicios básicos, porque el terreno no les pertenece. Para esos casos nos reunimos con el ministro Felipe Ward y se está realizando un catastro en la zona, en el que hasta ahora van 300 familias afectadas en 7 loteos diferentes,  a esas personas se les buscará  una solución a su problema”.

Gahona fue enfático en señalar que “Quienes han comprado derechos o cedido derechos terrenos  para el tema especulativo,  a esa gente no se le va ayudar”.

CASO PARCELA 45

Un ejemplo de las situaciones que se pueden llegar a vivir por no informarse respecto a estas ventas o entusiasmarse por los precios, que en su mayoría otorgan un valor muy conveniente para el comprador, es el que viven desde el año 2014 alrededor de 87 familias que compraron derechos en la parcela 45 en el sector de Pan de Azúcar, los cuales les permitirían adquirir terrenos de 1000 mt2 a la empresa Parcons Propiedades, con la promesa de ser inscritos en el Conservador de Bienes Raíces y obtener finalmente el título de dominio.

Uno de los afectados en este caso, Sergio Márquez, explicó que “lo que nosotros  hemos solicitado a Bienes Nacionales es que se haga parte de nuestro problema. Somos 87 familias que compramos en los llamados “loteos brujos” tratando de obtener un mejor estándar de vida y el día de hoy no contamos con la inscripción que se nos prometió. Este es un grito desesperado hacia la autoridad, es nuestra única vía para poder tener nuestro Título de Dominio”.

Márquez señala que vendió su casa y se trasladó a la zona al conocer la oferta de venta de este condominio en el sector de Pan de Azúcar, reconoce que se dejó llevar por su entusiasmo de querer cumplir su sueño y vivir en una propiedad de mayor tamaño.

“Compramos derechos, bueno hoy sabemos que son derechos, a nosotros se nos ofreció otra cosa, un terreno. Ellos nos dijeron compren el terreno hoy y mañana pueden empezar a construir, pero deposítenme enseguida porque los terrenos que me quedan son pocos. Todos esto más publicidad, folletos y planos utilizaron para engañarnos”.

El afectado indica que por estos terrenos las personas pagaron sumas que van de los 8 a 16 millones de pesos, los primeros los vendían como condominio, pero después eran solo como terrenos.

“Logramos que el gobierno nos escuche, hablamos con el ministro  Felipe Ward gracias al diputado Gahona y nos mandó para la casa con esperanzas de tener una solución. Tomaron cartas en el asunto y castigarán a los vendedores que están estafando y ayudarán a las personas que compraron para poder vivir en el lugar, fue enfático en eso nos van ayudar a los que vivimos en esos lugares”.

Márquez manifiesta que es importante aclarar que el comprar derechos del terreno no es ilegal, lo fuera de la ley es cómo te lo venden, como un terreno para poder construir.

“En 90 días iban entregar las escrituras y luego te llega una carta que se normalizará en 120 días. Comienzas a sospechar que algo oscuro está pasando. Cuando quieres inscribir por tú cuenta te enteras que existe una precautoria que no lo permite. Además, ahora como comunidad nos enteramos que existe una hipoteca vigente al terreno y un embargo del Estado por parte de la Tesorería General de la República”.

Por su parte, Carlos compró con los ahorros de su vida un terreno en un sector cercano al valle de Elqui. El negocio parecía muy favorable para él, un sitio de 500 metros cuadrados en un condominio privado, que según el vendedor, pronto tendría urbanización completa cuando sacaran el rol de la propiedad en Bienes Nacionales.

Luego de pedir un préstamo en una financiera, Carlos decidió comenzar a construir su casa soñada en el terreno que pensaba era de su propiedad, fue a preguntar la forma de conectarse a la luz a la empresa eléctrica donde le solicitaron la documentación entregada por el municipio para poder construir. Fue en ese momento que descubrió que todos los ahorros de una vida de esfuerzo con que pagó por la cesión de derechos se habían hecho humo, no le permiten construir y contar otros servicios en ese terreno.

Al respecto, el diputado Daniel Núñez manifestó que el engaño de algunos vendedores llega a tanto que existen casos en que las propiedades están hipotecadas.

“Un caso emblemático es el de la Parcela 45 de Pan de Azúcar, ellos pagan y les dicen que se va a inscribir, cosa que nunca sucede y no pueden hacer valer ni la compra del derecho porque esa propiedad está embargada, eso es un caso brutal. Recordemos que la persona que organizó esta estafa se encuentra ya detenida en la cárcel y su socio igual”.

Núñez afirma que los que en muchos casos lo que compran no concuerda con lo que le ofrecieron en un inicio.

“Ese derecho se hace efectivo a través de un mapa informal y de una propiedad no regulada. Eso lamentablemente y se está extendiendo en muchas partes de la región y el país”.

El parlamentario reitera que existe una especie de empresa criminal que está detrás de la venta de estos loteos brujos y que buscan el resquicio para que las leyes no los toquen, y lamentablemente al final el problema queda solamente para la persona que compró.

El ex seremi de Bienes Nacionales, Juan Pablo Gálvez quien encabezó la campaña contra  los “loteos brujos” antes de asumir su cargo de gobernador de Choapa, manifiesta que en términos básicos estos terrenos no cumplen con los reglamentos del  Servicio Agrícola y Ganadero o la Ley de Urbanismo y construcción.

“ No cumplen con las medidas básicas para poder lotear a menores superficies que dice la ley , en este caso la mayoría son menores a mil metros cuadrados y el SAG establece en rurales iguales o superiores a 5 mil metros cuadrados, es decir media hectárea”.

Gálvez sostiene que algunas personas lucran con este tipo de negocio y lotean a una menor medida que dice la ley y las ofrecen a un precio menor a lo normal.

“Las personas hacen estas compras de derechos o compromiso de compraventa que después tratan de regularizar en Bienes Nacionales, pero se deben enterar que desde hace un tiempo ya no se están haciendo este tipo de regulaciones. Hay algunas personas que no se han podido regularizar los derechos que compran y efectivamente inscribieron en el Conservador de Bienes Raíces, pero no son dueños de un terreno en específico, es algo intangible”.

El exseremi reconoce que algunas empresas están haciendo las cosas bien y no se deben meter a todos los vendedores en un mismo saco.

“Por eso es responsabilidad de las personas en fijarse que el terreno tenga un rol especifico,  y no matriz en general. Debe existir un rol en el Servicio de Impuestos internos y que tenga una inscripción especifica en el Conservador de Bienes raíces. Si no existe eso, las personas tienen que denunciar”.

Respecto al problema específico del Romero I y II, Gálvez dice  que las personas que compraron en el sector están viviendo en ese lugar, lo que lo hace más complejo.

“Sin perjuicio del problema social que esto significa, estas construcciones tampoco cumplen con normas de la dirección de obras municipales, como permiso de edificación y las personas por desconocimiento han comprado y construido”

Es por esto que las autoridades hacen un llamado a informarse a las personas y no dejarse tentar por una buena oferta que al final puede ser un engaño que los lleve a perder sus ahorros de toda una vida en manos de vendedores inescrupulosos.1201IR|

SANCIONES A VENDEDORES

El exseremi Juan Pablo Gálvez explicó respecto a las sanciones a los vendedores de estos terrenos que “la ley sanciona a todo aquel que realice actos o contratos que tengan por finalidad transferir el dominio con el objeto de crear nuevas poblaciones o comunidades en contravención a las normas urbanísticas, donde las penas van desde ­3 años y un día hasta los 10 años de presidio”

La autoridad señaló que si se tiene información y antecedentes concretos sobre la existencia de un loteo irregular, pueden denunciarlo completando el formulario en la página web www.bienesnacionales.cl, en las redes sociales Facebook: Seremi Bienes Nacionales región de Coquimbo o en Twitter: @MbienesCoquimbo.

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X