• El doctor Pablo Varas señaló que si una persona se demora en tratarse una enfermedad cardiovascular, esta generará más daño y el procedimiento será más complejo. Por lo que enfatizó en tener en consideración los síntomas para una temprana detección del padecimiento.
  • Diez camas tiene la Unidad Coronaria del Hospital de La Serena, cifra que coincide con la cantidad de años que esta lleva funcionando atendiendo a los pacientes crónicos.
Crédito fotografía: 
Andrea Cantillanes
Agosto es el mes del músculo más importante del organismo: el corazón. Por ello mismo, es que diversos especialistas dieron sus puntos de vista y recomendaciones para que la población pueda prevenir antes que lamentar el padecimiento de una enfermedad cardiovascular. Todos hicieron énfasis en cuidarse de los factores de riesgo y en visitar a un médico constantemente para evaluar su estado de salud.

Las enfermedades cardiovasculares representan la segunda causa de muerte en el mundo después del cáncer, frente a esto, Pablo varas, Jefe de la Unidad de Pacientes Críticos Coronarios del Hospital de La Serena, considera que tal situación se debe por una “mezcla de factores”, pero no cree que sea por una falta de conocimiento por parte de la población. 

Según el doctor, es un tema donde se mezclan factores de tipo genético y de tipo ambiental, es decir, “que existe una predisposición genética en algunas personas a tener este tipo de enfermedades, que mezclada con factores ambientales como los malos hábitos, entre ellos el sedentarismo y el consumo de tabaco, tienen mayores posibilidades de enfermarse del corazón”.

MALOS HÁBITOS COMO FACTORES DE RIESGO

Explica que el hábito de fumar es uno de los factores más influyentes para que el corazón no funcione eficientemente “a pesar de las campañas que se realizan todos los años para reducir su consumo”. No obstante, considera que hay que esperar más tiempo para verificar si las políticas públicas, ya sean para que la población deje de fumar o para que prefiera alimentos más saludables, han tenido consecuencias positivas sobre las personas, ya que se tratan de normas con resultados a largo plazo.

2 pacientes al día como promedio son internados en el Hospital de La Serena producto de alguna urgencia coronaria.

Añade que el consumo excesivo de sal y azúcares, la obesidad y el estrés “son factores de riesgo que por sí solos constituyen un peligro para el desarrollo de enfermedades cardiovasculares”. Sin embargo, estos factores potencian otras enfermedades como hipertensión, diabetes y resistencia a la insulina. “Por lo tanto, la presencia constante de enfermedades cardiovasculares es una suma de factores genéticos, ambientales y culturales”.

“La presencia constante de enfermedades cardiovasculares es una suma de factores genéticos, ambientales y culturales”. –Pablo Varas, Jefe de la Unidad de Pacientes Críticos Coronarios del Hospital de La Serena.

PREVENIR ANTES QUE LAMENTAR

Varas señala que “ha habido un giro” en el enfoque de enfermedades cardiovasculares, ya que hace unos años el énfasis se hacía en el tratamiento, en cambio hoy, en la prevención.

Manifiesta que en este tipo de enfermedades resulta “fundamental” la coordinación y educación en la Atención Primaria y en colegios, “ya que nosotros muchas veces asistimos cuando el vaso sanguíneo ya está derramado”.

Por ello mismo, es que el doctor enfatiza que se debe concientizar y educar más en los colegios para que los niños crezcan sabiendo qué hacer en caso de que un cercano tenga un mal asociado y de los cuidados que deben tener para no padecer una enfermedad al corazón en etapas más adultas.

Explica que las medidas que puede tomar una persona para prevenir estas enfermedades son variadas y complementarias, no obstante, hay que ser disciplinado y quitarse las barreras mentales para poder ponerlas en práctica.

Entre estas medidas se encuentran la práctica de actividad física (adaptada a las características de cada individuo), el evitar el sobre peso y la obesidad controlando la alimentación, seguir una dieta en bajo contenido graso de origen animal y rica en frutas y verduras, legumbres y pescados, no abusar de las bebidas alcohólicas, dejar de fumar y medir la presión arterial periódicamente.

Por último, recomienda que toda persona debiera hacerse un control anual para evitar complicaciones futuras.

75.154 personas de la Región de Coquimbo son hipertensas, enfermedad que constituye otro factor de riesgo para padecer una enfermedad cardiovascular.

Verónica Hitschfeld, subdirectora de Atención Primaria del Servicio de Salud, explica que dentro de la red del organismo se tiene un Programa Cardiovascular “en el cual se abordan algunas de las enfermedades que impactan mayormente la salud del corazón como la diabetes, la dislipidemia y la hipertensión arterial”.

Explica que dicho programa centra sus esfuerzos en aquellas personas que ya han tenido un diagnóstico de enfermedad que pueda afectar la salud cardiovascular, en el cual por medio de un equipo multidisciplinario se intenta recuperar a niveles normales la presión, el azúcar en la sangre y los lípidos del sistema circulatorio. 

“Tenemos actividades preventivas para la población que aún no presenta problemas, en la cual fomentamos la promoción de la salud y los estilos de vida saludable”. –Verónica Hitschfeld, subdirectora de Atención Primaria del Servicio de Salud.

“Pero no solamente contamos con este programa, sino que también tenemos actividades preventivas para la población que aún no presenta problemas en la cual fomentamos la promoción de la salud y los estilos de vida saludable”, sentencia Hitschfeld.

TENDENCIA DE GÉNERO

Susana Rivera, enfermera supervisora de la Unidad de Pacientes Críticos Coronarios del Hospital de La Serena, señala que el mayor porcentaje de los pacientes que llegan al recinto hospitalario por un problema cardiaco son varones, sin embargo, las mujeres después de su período fértil igualan al sexo opuesto en los factores de riesgo de padecer una enfermedad cardiovascular.

“Mientras nuestro ciclo esté funcionando tenemos la protección hormonal, pero cuando este no esté vigente, los infartos en mujeres tienden a ser más graves”, consigna.

“Mientras nuestro ciclo (menstrual) esté funcionando tenemos la protección hormonal, pero cuando este no esté vigente, los infartos en mujeres tienden a ser más graves”. –Susana Rivera, enfermera supervisora de la Unidad de Pacientes Críticos Coronarios del Hospital de La Serena.

No obstante, manifiesta que si una mujer fuma y usa pastillas anticonceptivas tiene factores de riesgo más altos, y que los hombres que llegan a atenderse por este tipo de inconvenientes son de edad avanzada. Explica que lo último se debe a que estas enfermedades gatillan cuando la persona lleva un estilo de vida descuidado por mucho tiempo “y no suceden de un día para otro”.

DETECTANDO SÍNTOMAS    

Pablo Varas señala que la enfermedad cardíaca con frecuencia se desarrolla con el tiempo y es posible que los primeros signos o síntomas se tengan mucho tiempo antes de tener problemas cardíacos graves, o también es posible que no se dé cuenta que está desarrollando la enfermedad cardíaca.

Los signos de advertencia de la enfermedad cardíaca no son obvios, ya que no todas las personas tienen los mismos síntomas. Algunos, como dolor de pecho, inflamación de los tobillos y dificultad para respirar pueden ser señales de que algo está mal y conocer los signos de advertencia puede ayudar a prevenir un ataque cardíaco o un accidente de esta índole.

El dolor de pecho es una molestia o dolor que siente a lo largo de la parte delantera del cuerpo, entre el cuello y la parte superior del abdomen, pero hay muchas causas del dolor de pecho que no tienen nada que ver con el corazón. Aun así, el dolor de pecho sigue siendo el síntoma más común de un flujo sanguíneo deficiente al corazón o de un ataque cardíaco.

35.833 personas de la Región de Coquimbo son diabéticas, enfermedad que constituye otro factor de riesgo para tener una enfermedad asociada al corazón.

Otro síntoma de insuficiencia cardíaca es la dificultad para respirar ya sea estando en actividad física, descansando o incluso durmiendo. Esto se produce cuando el corazón no puede bombear sangre tan bien como debería y se regresa en las venas que van de los pulmones al corazón. Esto provoca que el fluido salga hacia los pulmones y cause dicha dificultad.

El cansancio puede tener muchas causas y con frecuencia solo significa que se necesita más descanso. Sin embargo, la fatiga puede ser signo de problemas cardíacos cuando la persona se siente más cansada de lo normal, cuando no puede realizar sus actividades diarias de forma corriente o si tiene una debilidad repentina e intensa.

TIEMPO ES MÚSCULO

Varas consigna que si una persona se demora en atenderse una enfermedad cardiovascular, esta generará más daño y su procedimiento será más complejo.

El doctor toma de ejemplo el caso de un joven de 17 años que llegó a la Unidad Coronaria del Hospital de La Serena desde su colegio con un paro cardiaco. Recordó que en esa oportunidad pudo salvarse de tener graves secuelas debido a que una de sus compañeras le hizo trabajo de reanimación.

“Siempre se dice que el tiempo es oro, pero en este caso el tiempo es músculo cardiaco, ya que mientras más se demore alguien en ocuparse de su enfermedad, más daño se producirá y el desenlace será más complejo”, puntualiza. 6401IR

 

¡TODOS CON EL EMPA!

Soledad Hormazabal, asesora técnica del Programa Cardiovascular del Servicio de Salud, recomienda que todas las personas se realicen el Examen de Medicina Preventivo del Adulto (EMPA)

Señala que el examen constituye un instrumento de prevención y que su objetivo es encontrar factores de riesgo “que podamos tratar a tiempo para evitar que estas personas que aún son sanas y no tienen patologías crónicas, lleguen a tenerlas en un futuro”.

Agrega que es un procedimiento sencillo, que dura muy poco tiempo y que consiste en una medición de peso, talla y sacar su relación que se traduce en el Índice de Masa Corporal (IMC), en clasificar a la persona según su estado nutricional, en tomar presión arterial, y en el caso de las mujeres, también abarca una mamografía.

Por lo tanto “es un examen súper completo que no solamente contempla el tema cardiovascular, entonces ahí está la importancia de que la gente se pueda acercar a su centro de salud y solicitar su hora para realizar su EMPA”.

 

¿CÓMO REDUCIR LAS ENFERMEDADES CARDIOVASCULARES EN LA POBLACIÓN?

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha identificado una serie de intervenciones para prevenir y controlar las enfermedades cardiovasculares, cuya aplicación es viable incluso en entornos con escasos recursos.

Algunos ejemplos de intervenciones son:

-Políticas integrales de control del tabaco.

-Impuestos para reducir la ingesta de alimentos con alto contenido de grasas, azúcar y sal.

-Construcción de vías peatonales y ciclovías con el fin de promover la actividad física.

-Estrategias para reducir el consumo de alcohol.

-Suministro de comidas saludables en los comedores escolares.

 

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X