Crédito fotografía: 
Juan Carlos Pizarro
Abandono, falta de servicios y mala conectividad son sólo algunas de las problemáticas que manifiestan vecinos y dirigentes de este populoso sector que constituye prácticamente la mitad de la población en Coquimbo con más de 100 mil habitantes. Desde el municipio sostienen que el territorio no cumple con las condiciones técnicas para ser comuna.

Los vecinos del sector de Tierras Blancas están cansados. Acaban de celebrar su aniversario número 59, pero, para muchos no hay demasiadas buenas noticias. La falta de servicios y conectividad, aseguran, siguen manteniendo estancado a este sector que viviría a la sombra de Coquimbo, pese a constituir por sí solo, prácticamente la mitad del total de la población de la comuna puerto. Por lo que a los dirigentes vecinales les parece inaceptable el eventual abandono en el que dicen encontrarse. 

“Todo a medias"

Para José Álvarez, vecino de Tierras Blancas desde hace más de 30 años, es urgente que las autoridades tanto municipales como de Gobierno, pongan énfasis en el territorio más poblado de la comuna, ya que la calidad de vida no sería de las mejores. “Aquí hay carencias, en infraestructura, conectividad, y principalmente servicios”, indicó Álvarez, y fue por ello que el pasado jueves, tanto él como otros habitantes del sector, salieron a protestar, en lo particular por la instalación de un ServiEstado, “algo tan sencillo que le facilitaría las cosas a tantas personas que requieren este servicio, pero que por indiferencia, no tenemos”, dice el vecino, molesto. 

Pero la falta de este sistema bancario, y la protesta por tenerlo en este territorio, es sólo la punta del iceberg en cuanto a la falta de servicios,  ya que además de la notaría que se encuentra en el Barrio Industrial, no tendrían “nada más”. Por lo mismo, acusan los vecinos, cada vez que tienen que hacer un trámite deben trasladarse a Coquimbo o a La Serena, debiendo gastar dinero que no tienen. 

“Acá todo es a medias”, indica José Miguel Verdugo, dirigente vecinal. Nació en Tierras Blancas y planea seguir viviendo allí, “pese a que el lugar ya esté tan estigmatizado, porque pese a que hay delincuencia es mucho más la gente trabajadora”, sostiene, e insiste en que nada se concreta. “Por ejemplo, se suponía que iban a implementar un registro civil, pero al final hicieron algo en la Delegación Municipal, donde no se pueden hacer todos los trámites, y la gente igual tiene que ir a Coquimbo o La Serena, porque está a media, y así no sirve”, enfatiza. 

Le indigna que no se tome en cuenta la cantidad de gente que vive en el sector, ya que, por sólo ese hecho, las autoridades debiesen esforzarse porque las personas cuenten con todo. “Es vergonzoso que siendo más de cien mil habitantes, no tengamos un banco, un buen Registro Civil o un Chile Atiende para facilitar las cosas”, consigna Verdugo. 

Para él sólo hay una solución, la autonomía, es decir, que tal como lo han solicitado Tongoy (en Coquimbo) y Las Compañías (en La Serena), Tierras Blancas pueda convertirse en una comuna. “Sabemos que es difícil, pero con eso se arreglaría todo, deberíamos ser capaces de ser autosustentables y creo que lo lograríamos, porque hoy día todos los recursos que se generan acá se van a Coquimbo, y si fuésemos una comuna quedarían acá. Tenemos un barrio Industrial pujante y un centro empresarial. Además, sólo por poner un ejemplo, todos los permisos de circulación de acá, se pagaran en un municipio de Tierras Blancas, ayudaría mucho a tener fondos para nuestro desarrollo”, enfatiza el dirigente social. 

Camino a la autonomía

La idea de la Independencia toma fuerza. Otro vecino que lleva décadas en el sector, Julio Rojas, insiste en que “no podemos seguir siendo el patio trasero de Coquimbo”. Precisa que se requiere la construcción urgente de edificios públicos donde la gente pueda concurrir a realizar todo tipo de papeleos. “No es justo que tengamos que ir a gastar nuestro dinero y nuestro tiempo a Coquimbo cuando deberíamos tenerlo todo acá. Si somos una cantidad suficiente de personas como para convertirnos en una comuna”, manifiesta. 

Asegura que siendo una ciudad podrían decidir sobre sus propios proyectos, y uno de los que priorizarían, sin duda sería el de mejorar la conectividad, algo de lo que ninguna autoridad se ha ocupado.

“Aquí el problema es grande en esa línea. Estamos aislados de todos los sectores. Para ir a trabajar a Coquimbo tenemos que pagar cuatro pasajes, para ir a trabajar a El Milagro, cuatro pasajes más. En mi caso, a mí me toca ir a trabajar al sector de El Milagro muchas veces y al no haber locomoción directa, hay que tomar primero una locomoción hasta cuatro esquinas, y después otra locomoción hacia arriba. Eso no sucedería si, por ejemplo, tuviéramos un puente hacia El Milagro”, expresó el vecino. 

Más sectores

Es el vecino y dirigente deportivo Javier Gallardo quien pone el acento en que Tierras Blancas no sólo abarca ese sector, sino que las localidades de Tambillos, Pan de Azúcar, Las Cardas, que también forma parte de su población. “A todos ellos, obviamente se les hace muy difícil ir a realizar cualquier cosa a Coquimbo o a La Serena, cosas que podrían hacer acá”, puntualiza. 

Gallardo aunque es cauto sabe que el camino inexorable de Tierras Blancas es convertirse en comuna. “Es una de las alternativas, obviamente que hay que preocuparse de las cosas más urgentes, pero esto algún día se va a transformar en una ciudad, como merecer ser”, manifiesta. 

Pasos concretos

Los vecinos están conscientes de que, si quieren una autonomía territorial deben aunar más fuerzas y poder dar pasos concretos. Pero sienten que van por buena senda, haciendo el planteamiento, y estudiando la elaboración de un proyecto para una solicitud formal ante la subdere (Subsecretaría de Desarrollo Regional) para que se realice el estudio respectivo que dé el vamos y así Tierras Blancas pueda convertirse en ciudad. 

Pero esta no es la primera vez que los vecinos alzan la voz por la “independencia”. De cuando en cuando la idea vuelve a resurgir. En el año 2007, por ejemplo, apoyados por el entonces concejal Abdón Hermosilla, los vecinos salían constantemente en los medios de comunicación, criticando el abandono desde el municipio de Coquimbo, con un sector en el que se encuentra el Barrio Industrial que da fuerza a la comuna y que también incluye a Pan de Azúcar y todo su potencial agrícola. Criticaban que desde la locomoción hasta los servicios no generaban una conexión con la comuna a la que pertenecen y se hacían llamar “el patio trasero de Coquimbo”.

Además recordaban cómo Tierras Blancas comenzó por el esfuerzo de sus habitantes y que, de la misma manera, lo harían con una futura comuna. Sin embargo, eso quedó sólo en aspiraciones y palabras al viento. Los años pasaron y los dirigentes se olvidaron de este proyecto, pero aún el deseo persiste en algunos que hoy vuelven a instalar el debate. 

Apoyo de concejales

El concejal por Coquimbo Guido Hernández (RN) es uno de los que está impulsando este proyecto. Ha sido testigo de las inquietudes de los vecinos, y por lo mismo cree que la autonomía territorial se plantea como una de las soluciones definitivas para el sector, y no como parche.

“Aquí hay una clara segregación, e inequidad territorial producto de la forma en cómo ha crecido Tierras Blancas. Podemos ver problemas de acceso a los servicios, problemas con acceso a la educación, a entidades financieras, transporte, etc. Todos estos factores van empeorando la calidad de vida de los vecinos de Tierras Blancas, evidentemente que te lleva a pensar que existe una necesidad de convertirse en comuna y ser un sector con más oportunidades”, precisó. 

Alejandro Campusano, también integrante del cuerpo colegiado porteño e identificado con el sector, es otro de los que apoya esta iniciativa y le da gusto que vuelva a tomar impulso, por el desarrollo, los servicios y uno de los temas que más preocupa como lo es la seguridad. “Hay muchos desafíos en los que estamos al debe en Tierras Blancas, y lo más prioritario, para mí es la comisaría y que se logre obtener una mayor dotación de personal policial. Hoy día hay 51 carabineros para más de 100 mil habitantes. Aquí claramente hay que pasar de subcomisaría a comisaría”, especificó el concejal. 

Respecto al sueño de ser autónomos, asegura que el anhelo se mantiene, pero que hay que ir paso a paso. “Uno entiende el entusiasmo de los vecinos y los dirigentes, pero hay que ir de a poco. Ya contamos con los recursos para la construcción de edificios públicos, y eso es un avance en ser más autónomos. En algún momento, llegará esa independencia administrativa completa por la que tanto se ha luchado, con un buen proyecto en la Subdere donde se justifique lo que pedimos”, expresó. 

Mirada municipal

Desde el municipio de Coquimbo, el Encargado Comunal de Planificación, Claudio Telias, manifiesta que “los vecinos están en todo su derecho de tener esas aspiraciones, y en particular los vecinos de Tierras Blancas, siempre han querido tener esta autonomía, al menos por parte de algún sector”, indicó. 

Sin embargo, precisó que no es el municipio quien lo define sino que es la Subdere la que debe realizar estos estudios previos, sin embargo, cree que el sector no está preparado técnicamente. “Creemos que no reúnen los requisitos necesarios para ser un territorio independiente y autónomo. Hemos visto ejemplos que hablan de experiencias que no han resultado bien”, expresó. 

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

Radio elDía

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X