• Jorge Muñiz Díaz y María Rosa Llewelyn no dudaron en señalar que un paro de estas características se ha extendido más de la cuenta. "Sólo queremos que los funcionarios públicos se pongan la mano en el corazón", señalan
  • Así lucen las puertas de Fonasa, cerradas, al igual que una gran mayoría de los servicios públicos
  • Los funcionarios públicos se manifestaron enérgicamente esta mañana en Balmaceda con Francisco de Aguirre, en La Serena
Si bien los funcionarios públicos consideran que sus reivindicaciones son necesarias, teniendo en cuenta que el Gobierno les ofrece un reajuste de un 3,2%, y solicitan un 7%, son muchos los usuarios quienes se han visto perjudicados, sobre todo los adultos mayores. En los centros de salud, se insta principalmente al uso de los SAPUS

Son las 10:00 horas y un matrimonio de larga data, conformado por Jorge Muñiz Díaz y María Rosa Llewelyn van por el centro de la ciudad de La Serena, a paso lento, pero seguro, aunque no con las certezas que están esperando.

Ella tiene 90 años; el, 85, y si bien caminan lentamente por las tranquilas calles de la ciudad de los campanarios, hay diversos trámites que los afligen, producto de las necesidades propias de los años y sus urgencias.

Otra dificultad, aparte de todas las patologías que los años dorados traen consigo, es que Jorge Muñiz es no vidente, lo que complica aún más las cosas pero no impiden que él y su inseparable pareja salgan a hacer los trámites que corresponden.

Pero en esta oportunidad, el extenso paro de los empleados públicos, que no han aceptado la propuesta del Gobierno del 3,2% de reajuste, ha impedido que María Rosa y Jorge puedan cumplir con sus trámites.

Los funcionarios públicos aceptan sólo el 7% para dialogar, pero desde el Ejecutivo sostienen que no hay ninguna posibilidad de hacer un esfuerzo adicional, argumentando que el contexto económico del país y las reformas que se buscan impulsar lo impiden.

El propio Muñiz recuerda que en alguna época de su vida fue dirigente sindical, por lo que no está en contra de la idea de fortalecer el sector público. “Considero que son muy válidas sus peticiones, porque los funcionarios públicos son la base para el crecimiento de cualquier país. No estoy en contra del paro, pero considero que ya no son muchos días”, recalcó.

Por otra parte, María Rosa está muy preocupada por esta situación. “Nos cuesta bastante hacer los trámites. De hecho, como está cerrado Fonasa, no podemos retirar el bono que necesitamos para poder tener atenciones para mi esposo. De esta forma, podemos perder la hora, y por ende la receta médica que requerimos. Nos da miedo no tener nuestros medicamentos”, dijo con mucha preocupación la señora, quien junto a su marido debieron resignarse tras encontrar las puertas cerradas.

Ambos se veían molestos al conversar con diario El Día sobre esto. “A veces pienso – señaló Muñiz- que estamos estorbando mucho los viejos. Eso nos hace pensar esta situación. Sólo queremos que los funcionarios públicos se pongan la mano en el corazón y que se realicen turnos éticos o nos entreguen las facilidades para comprar nuestros bonos de atención”, señalaron con preocupación pero no por eso con menos optimismo. “A nuestra edad, debemos tener mucho entusiasmo para hacer las cosas, no tenemos otra alternativa”, recalcaron con resignación, a la espera de que esto se concrete.

Soluciones puntuales

Sin embargo, hay respuestas por parte de Fonasa a través de internet. Patricio Alfaro, jefe del Centro de Gestión Fonasa Regional de Coquimbo, aseguró que en estos casos “la invitación es ingresar a fonsa.cl, pues a través de este sitio nuestros asegurados pueden realizar trámites como solicitud de afiliación en línea, obtención de certificados y compra de bono para consulta médica con prestadores adheridos al sistema de bono web, entre otros”, acotó.

Alfaro agregó que “siempre dentro de la sección Servicios en Línea, las personas interesadas pueden buscar en la red de prestadores bono electrónico; es decir, profesionales, centros médicos o clínicas que ofrecen la posibilidad de adquirir el bono en el mismo lugar de atención, por región y comuna. Adicionalmente, quienes necesiten contactarnos pueden hacerlo a través de @AyudaFONASA o llamando al 600 360 3000", subrayó.

Medidas en materia de salud

A raíz de la extensión de la movilización de los funcionarios públicos, los centros de Salud Familiar (CESFAM) se encuentran cerrados. Sin embargo, se está haciendo entrega, en horario normal, de los medicamentos a los pacientes crónicos y de la entrega de los alimentos complementarios para los menores, embarazadas y adultos mayores (kilos de leches y sopas). 

En los hospitales el número de adhesión ha llegado al 35%, situación que instó a adelantar el funcionamiento de los servicios de Atención Primaria de Urgencia (SAPUS), de manera extraordinaria, a las 8 de la mañana. Este horario se mantendrá durante los días que dure la paralización del sector público.

Ante ello, el director del Servicio de Salud Coquimbo, Ernesto Jorquera, solicitó a la población concurrir a las urgencias de la Atención Primaria de la Salud (SAPUS) y sólo a las unidades de emergencias de los hospitales en aquellos casos que exista un requerimiento de atención impostergable de carácter grave (en riesgo la vida de la persona).

La atención electiva, las consultas y controles médicos, los exámenes de laboratorio y de imagenología serán reprogramados posterior a la paralización de atenciones del sector de salud.

Además, instan a los usuarios de los Hospitales de Coquimbo, La Serena y Ovalle a donar sangre tras la disminución del stock. Esto habría ocurrido debido a que muchas personas piensan que la atención de las unidades transfusionales no están en curso, pero  están funcionando normalmente.

La paralización continúa

En La Serena, este jueves se vivió una nueva jornada de marchas en rechazo al reajuste salarial ofrecido por el Gobierno. La movilización tuvo lugar en  comenzó a pasadas las 11:00 en avenida Francisco Aguirre con Balmaceda, donde los dirigentes insistieron en que el ofrecimiento hecho por el Gobierno “es una burla”, por lo que esperan que la autoridad reconsidere su posición

Clara Olivares, presidenta regional de la ANEF, insistió que “estas medidas de presión son una muestra para que el gobierno entienda que los funcionarios públicos somos la cara visible del Estado, la que tiene contacto día a día con los usuarios”, añadiendo que se sumarán a las iniciativas que durante este viernes llevará a cabo el colectivo “No + AFP”, no sólo en la Región de Coquimbo de Coquimbo, sino que en todo Chile.

"Queremos que los diputados y senadores decidan bien el futuro de sus funcionarios públicos. Sino, el próximo año, en las elecciones parlamentarias, nosotros decidiremos el destino de ellos", agregó Olivares. 3801i

 

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

Radio elDía

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X