Crédito fotografía: 
Bastián Salfate
Ambos sectores adoptaron la medida argumentando que el Gobierno “no recoge el sentir ciudadano”. En el caso de la Confusam el carácter de la movilización es indefinido, aunque aseguraron que mantendrán turnos éticos, mientras que en la Anef es “progresiva” y en primera instancia terminaría hoy, de todos modos la postura será evaluada esta jornada.

El país vive su tercera semana de movilizaciones. Un estallido social y político al que se han ido sumando varias organizaciones sociales y gremiales, como la Mesa de Unidad Social, que reúne a más de 40 agrupaciones nacionales, y que han levantado demandas catalogadas como “históricas”.

El domingo la Confederación Nacional de Salud Municipal (Confusam) y la Agrupación Nacional de Empleados Fiscales (ANEF) –que pertenecen a la mesa- convocaron a un paro nacional denominado “Superlunes”, ambos sectores señalaron que la agenda social anunciada por el Gobierno “no recoge el sentir ciudadano”.

En el caso de los trabajadores de la salud primaria de la región, confirmaron que continuarán con la paralización -que comenzó el pasado martes 22 de octubre- de manera indefinida, pero que mantendrán turnos éticos que contempla la entrega de alimentos, medicamentos, realización de algunos exámenes, mientras que aquellas horas agendadas deberán reprogramarse.

Por otro lado, la Anef, que ha respaldado la movilización de la Confusam desde el comienzo, llamó a mantener un paro “progresivo” hasta hoy en los distintos sectores de la administración central del Estado. De esta forma el sector público evaluará en cada jornada su continuidad.

Reacción de los usuarios

Un equipo de El Día recorrió varios servicios de La Serena con el fin de conocer la reacción de los usuarios frente a este nuevo paro de ambos sectores. En el caso de la salud primaria, la asistencia a los Centros de Salud Familiar fue baja, en el caso del Cesfam Dr. Emilio Schaffhauser llegaron algunos usuarios a retirar medicamentos y alimentos principalmente.

Jorge Reyes, de Alfalfares, se acercó al consultorio a retirar sus medicina sabiendo que había paralización. El adulto mayor indicó que la medida “es justa” y que los usuarios deben entender que es un por un bien mayor, “yo sabía, pero vine porque sé que igual entregan los insumos”.

Aquellas reparticiones del sector público que se adhirieron al llamado nacional, trabajaron con modificación de horarios y turnos para algunos trámites exclusivos. Fonasa, por ejemplo, atendió desde las 08:40 a 11 horas, el Instituto de Previsión Social (IPS), solo atendió casos de asignación familiar y Pensión Básica Solidaria.

El usuario Cristóbal Varas se acercó a la oficina de Fonasa eso de las 12 horas  con el fin de emitir un certificado de afiliación y se encontró con las puertas cerradas.

“No tenía idea que había paro, no avisan ni nada y nos hacen perder el tiempo. En tres horas no pude hacer nada porque la mayoría estaba cerrado o habían filas largas”, detalló.

Medidas de presión

Según información entregada por la Federación de Funcionarios de la Salud Municipal Región de Coquimbo (FEDFUSAM), la totalidad de las comunas se adhirió al llamado nacional de la Confusam, indicando que esperarán respuestas positivas por parte del Gobierno respecto a sus peticiones, que tienen que ver principalmente con el aumento del presupuesto para el sector.

Carlos Fuster, presidente de la Confusam de la comuna de La Serena indicó que el paro tiene carácter de “prolongado” o indefinido y recalcó que la medida no es contra los usuarios sino que a favor de ellos y de una mejor atención.

 “El tema del presupuesto viene hace rato. En las propuestas que dio el Gobierno nosotros estamos en sexto lugar, pensando que el tema de salud y educación son fundamentales en el desarrollo de la sociedad. Pensamos que nuestro sector debería estar en los puestos más avanzados y lo que hemos visto es que no hay propuestas ni interés en mejorar el financiamiento”, aclaró.

En el caso de la Anef, la presidenta regional, Clara Olivares, comentó que la paralización es progresiva, comenzó ayer y culmina hoy, aunque esta jornada se volverá a evaluar la continuidad de la movilización.

Respecto a los motivos de la decisión, la dirigente señaló que están solicitando un proceso constituyente, detener la agenda social presentada por el Presidente Sebastián Piñera porque “no da ninguna respuesta a las peticiones del mundo social y del trabajo”, además de paralizar la reforma previsional y tributaria y reestudiar el presupuesto nacional para el 2020.

No hay respuestas

Fuster comentó que la Confusam se ha reunido con el Ministerio de Salud y no han tenido una buena acogida, de todos modos insistirán y agotarán todas las instancias.

“Ahora estamos viendo si nos escuchan en la Comisión de Salud, pero no hasta ahora nada ha sido positivo y por eso hemos decidido mantener el paro”, aclaró.

El dirigente de la Confusam La Serena indicó que todos los años se van incorporando nuevas patologías al sector primario, como el caso del Alzheimer y que el presupuesto sigue bajo.

“Los medicamentos para tratar esta enfermedad son caros, lo mismo con las atenciones. Están agregando 30 pesos per cápita y nosotros que trabajamos en salud sabemos que con $30 pesos no se financia. Al  final va empobreciendo más las atenciones de los pacientes”, dijo.

“Queremos ver voluntad”

Carlos Fuster confesó que si no hay voluntad para abrirse a un diálogo no habría razones para levantar el paro.

“Entendemos que el Gobierno busca cansar el movimiento y prorrogar el tema. Espera un agotamiento de los usuarios y también de los funcionarios y vemos que se van agotando las instancias de conversación”, aseguró.

Por su parte, Olivares dijo que seguirán esperando que haya voluntad para buscar soluciones a las demandas del sector y de la ciudadanía.

“Queremos que se exprese voluntad, el Gobierno insiste en sus medidas y demuestra que no está entendiendo la realidad de los chilenos y chilenas. El presidente no entiende que la gente que está en la calle son los endeudados y los agobiados por este sistema que lo ha tarifado todo, aquí no hemos visto ni la más mínima intención de querer avanzar”, arremetió.

En esta misma línea, la dirigente de la Anef descartó que el movimiento social se haya debilitado, precisa que ahora el foco está en la realización de asambleas y cabildos pero que en ningún caso el descontento mermó. De hecho, comenta que hoy a las 11:00 horas ambos sectores realizarán una marcha por el centro de La Serena.

“Decir que las manifestaciones han bajado es otra señal que el presidente no tiene capacidad para escuchar ni ver lo que pasa. Él quiere pretender que todo va a volver a la normalidad, porque todavía tienen la esperanza que nos podrán seguir engañando, e insiste en una forma de hacer las cosas que no ha dado resultado”, concluyó.

Reparticiones que no se adhirieron

La dirigente de la Anef comentó que hubo servicios que no se adhirieron al paro nacional convocado para estas dos jornadas.

“Siempre hay sectores que no se suman y, en este caso son cinco”, agregó.

Clara Olivares precisó que las reparticiones que no paralizaron sus funciones y, por lo tanto están atendiendo en horario normal son el Registro Civil, el Instituto de Desarrollo Agropecuario (INDAP), la Inspección del Trabajo, el Gobierno Regional y el Fondo de Solidaridad e Inversión Social (FOSIS).

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

Máster Gratuito en Marketing Digital