• Los especialistas advierten que los esfuerzos se deben enfocar en la realización del test para detectar a quienes aún no han sido diagnosticados.
Crédito fotografía: 
Referencial
El rango etario donde más se ha concentrado esta alza es entre los 20 y los 29 años, con un 107,7%, seguido del segmento entre 30 y 39 años, donde el aumento en la tasa llega a 75%. A eso se agrega que se estima que por cada uno de estos casos, existe otro que no sabe que tiene la enfermedad.

Ya desde el año pasado los especialistas vienen indicando su preocupación por el incremento explosivo que han registrado los casos detectados de VIH Sida en la región de Coquimbo. A mediados de 2017, según datos aportados por la Seremía de Salud, las notificaciones por esta enfermedad en la zona alcanzaban los 1.363 casos. Con ello, se convertía en el territorio a nivel país donde más había crecido el porcentaje de contagiados.

La mayor tasa se observaba el año 2016, donde se registraron 16,6 casos por cada 100 mil habitantes, lo que equivale a 129 casos. Con ello, registró un incremento de 12,2% respecto de 2015.

Pero a este año la situación se vuelve aún más alarmante, puesto que según nuevos antecedentes del Informe de Situación Epidemiológica 2017, elaborado por la Unidad de Epidemiología de esta entidad, estas cifras han seguido en aumento. Esto porque, al comparar las tasas acumuladas del quinquenio 2007-2011 con las tasas acumuladas en el quinquenio 2012-2016, si se consideran todos los grupos de edad, el aumento de la tasa en la región es de 71,7%.

 

SE CONCENTRA EN LOS JÓVENES

Si se hace la división por grupo etario, el informe revela que el mayor incremento de la tasa en la zona se presenta entre los 20 y 29 años, donde el alza que se ha registrado es de 107,7%. Le siguen los casos entre los 30 y los 39 años, donde llega a 75% y entre los 15 a 19 años, donde crece un 55,8%.

Más abajo, pero no por eso menos considerable, entre los 60 y más años el aumento de la tasa es de 48%, mientras que entre 40 a 49 años es de 42,6%. Entre 50 a 59 años el alza es de 24%. Es decir, para todos los casos se han registrado incrementos.

Así lo confirma también el doctor Jaime Tapia, infectólogo y médico a cargo de VIH en el Hospital San Pablo de Coquimbo, quien reconoce que estos antecedentes encienden las alarmas. Cuenta que en ese recinto, hasta el año pasado se registraba en promedio un ingreso mensual de pacientes de entre 10 y 12 personas, “pero este año ya se eleva a 16 casos”, precisó el profesional.

 

CASOS NO DETECTADOS

Pero hay otro punto preocupante y es que según estimaciones de los especialistas, por cada paciente que ha sido diagnosticado con esta enfermedad, existe otro número importante de población que no sabe que es portadora de VIH.

Según explica el doctor Jaime Tapia, “se estima que a nivel nacional se conoce sólo la mitad de los pacientes solamente. Es decir, por cada uno diagnosticado hay otro que no sabe que tiene VIH”, indica.

Pese a que no hay cifras oficiales, se calcula que a la fecha los casos de VIH en la zona superarían los 1.500, por tanto, se podría inferir que el número de contagiados superaría los 3 mil casos. A nivel nacional, en tanto, los casos podrían superar los 40 mil.

 

LAS RAZONES

Al ver estas cifras, lo primero que cabe preguntarse es qué ha llevado a esta propagación explosiva del contagio. A juicio de Marisol González, matrona asesora en Salud Sexual de la Seremía de la cartera, obedece a “la falta de percepción de riesgo por parte de la población. A pesar que el uso del condón ha aumentado, esto aún no es suficiente para el control de la epidemia”, dijo.

Para el doctor Jaime Tapia, se puede atribuir a la falta de diagnóstico “y yo creo que lo principal es que la gente ya no le tiene miedo al VIH y no se está cuidando con el preservativo”, agregó.

A su parecer, las campañas que se hicieron en los últimos años se enfocaron solamente en el uso del condón “y se ha dejado de lado el diagnóstico, que pareciera que es el principal factor que ha determinado que aumente de manera tan considerable el número de casos en Chile, a diferencia de otros países”. Esto porque, la gente, al no saber que está contagiada, sigue con sus conductas sexuales habituales.

Para Vanna Lombardo, enfermera matrona de la Universidad Católica y sexóloga clínica, las altas cifras que presenta la zona tienen que ver además con otros componentes. “En nuestra región hay factores que son distintos a otras regiones, como por ejemplo que tengamos un número importante de población flotante”, especifica. Esto tanto en cuanto a personas que se están moviendo en las distintas ciudades como la que llega durante el verano.

“Entonces, se incrementa el peligro de conductas de riesgo sexual y eso asociado a una diminución de la percepción de riesgo con respecto a las enfermedades de transmisión sexual y un bajo nivel de autocuidado, de utilización del condón, por ejemplo, hacen más factible el contraer la enfermedad”, precisa la profesional.

 

LOS JÓVENES ¿SE HAN RELAJADO?

Los especialistas coinciden que entre los aspectos que pueden estar influyendo en el alza del contagio tienen que ver, por una parte, con que ya no existe el temor como antaño de que es una enfermedad mortal y, por otra, con los cambios en las conductas sexuales.

“Existe una disminución de la percepción de riesgo con respecto a que es una enfermedad mortal. Yo entiendo que si me contagio de VIH puedo tener SIDA, pero no me voy a morir de eso, porque tengo acceso a un buen tratamiento, con ello se relajan las medidas”, sostiene Vanna Lombardo.

Por otro lado, plantea la especialista, la sociedad ha ido cambiando desde hace algún tiempo, “tenemos que asumir que estamos viviendo en un mundo más globalizado y que claramente las conductas sexuales han ido cambiando a los largo del tiempo”. No es que antes no ocurriera, agrega, “pero ahora hay más apertura”, puntualiza.

En la actualidad, plantea, las conductas sexuales se viven de una manera más amplia que antes, “la sexualidad se expresa más abiertamente, pero junto con ello, tiene que haber una buena dupla con el autocuidado y eso es lo que no está pasando”.

Por otro lado, sostiene, puede ocurrir que se sumen factores económicos y sociales. “En este momento si bien tú puedes ir a una farmacia a comprar condones, no son muy baratos y justamente en estos grupos etarios, que tienen menor poder adquisitivo o menor control de su propia vida, es más difícil que tomen la iniciativa”.

 

¿HACIA DÓNDE DEBERÍAN APUNTAR LAS CAMPAÑAS?

El debate durante esta semana ha estado centrado en si fueron suficientes o no las campañas de concientización que se realizaron durante los últimos años y si realmente se enfocaron en el objetivo, que era evitar el contagio. Esto sumado a la crítica de que no se hayan intensificado las clases de educación sexual en los colegios.

Las cifras preocupan  también a nivel nacional. Por esta razón, el ministro de Salud, Emilio Santelices, dio a conocer esta semana los lineamientos del nuevo Plan Nacional del VIH/SIDA, el que, según especificó, contará con un trabajo intersectorial con otras carteras, como el Ministerio de Educación y la colaboración de las organizaciones sociales vinculadas al tema.

 “La prevención combinada apunta a fortalecer la educación en torno al tema, el uso del condón y fármacos, especialmente en relación a fármacos que tienen un alcance preventivo, pero exclusivamente para poblaciones en alto riesgo de contagio”, puntualizó el secretario de Estado, quien enfatizó además que se va a generar un mayor acceso al testeo. “Ya hemos señalado que el 50% de los portadores de VIH en este país transitan libremente y desconocen el virus que portan y por lo tanto, tenemos que generar un acceso fácil que le permita a cualquier persona que tenga alguna duda, adquirir este testeo que es de bajo costo y que esté disponible en los centros dispuestos para estos efectos”, recalcó.

Asimismo, el ministro indicó que se tomó la decisión de ampliar en al menos cuatro centros a nivel nacional, donde se concentra mayor cantidad de población y los mayores contagios.

En relación a dónde se deberían apuntar las campañas, el doctor Jaime Tapia coincide en que efectivamente se debe trabajar con mayor profundidad en el diagnóstico y tratamiento. “Eso es lo principal, la campaña debería estar enfocada a que todas las personas que sospechen del VIH se hicieran un diagnóstico mucho más precoz, ese debiese ser el fuerte, sin dejar de lado por supuesto el uso del preservativo para protegerse también del embarazo y otras enfermedades de transmisión sexual, porque también han aumentado la gonorrea y la sífilis”, dice. Hay que también reforzar el tema de la responsabilidad sexual y de la pareja única, precisa.

Para Vanna Lombardo, lo importante sería que se enfocaran en distintos grupos. “Vivimos en una sociedad distinta, multicultural y tenemos que tener un enfoque desde la diversidad, inclusivo, no sesgado desde lo valórico ni desde lo religioso, sino que permita dar un abanico de posibilidades desde la información y la educación, para darles herramientas para que cada persona pueda tomar esas acciones de autocuidado necesarias”.

En este sentido, añade además que se debe mejorar el acceso a elementos de autocuidado como el preservativo e incrementar el personal de salud que pueda brindar información correcta y oportuna. “La idea es que todos los actores puedan incorporar sus elementos de expertise para crear un buen plan común, porque en este momento estamos trabajando todos separados, el Ministerio de Salud, Educación, las familias, hay muchos factores que tienen que confluir para generar un gran plan de salud”, puntualiza la sexóloga.

Por su parte, el seremi de Salud, Alejandro García, destacó el Plan Nacional de VIH/SIDA dado a conocer por el Ministerio “el cual se basa en la estrategia de prevención combinada, que consta de educación e información a la población, uso correcto del condón y uso de medicamentos con alcance preventivo en población focalizada de mayor riesgo y el mayor acceso del testeo para la detección de VIH/SIDA”, precisó.

En tanto, el exseremi de Salud, Rosendo Yáñez, reconoce que en los últimos años el énfasis se ha puesto en la utilización del condón, “pero ha faltado como política pública un apoyo importante a nivel de educación, porque lo básico es el tema de la prevención”.

El problema, argumenta, es que se dejó de lado la educación sexual en los colegios y manifiesta que desde la época de las JOCAS no ha habido concientización. En ello, plantea, ha influido también muchas veces el tema religioso.  “Hay que asumir que somos un país laico y respetar cada una  de las religiones que existen, pero esto no debería influir en las políticas de Estado”, puntualizó.

Lo que se debe hacer ahora, indica, es instalar el concepto de riesgo, pero desde una política preventiva “y en eso como Estado vamos en déficit, porque estas cifras vienen del 2010. Si no ponemos énfasis en la educación cualquier política va a ser insuficiente”, dijo.

Lo cierto es que la situación es crítica y los expertos señalan que se debe tomar conciencia de aquello. La mejor forma de prevención, explican, es el autocuidado y el entender que, pese a los avances, se trata de una enfermedad mortal. El llamado es a prevenir y a realizarse el examen.

“Lo que se recomienda es el uso correcto del condón en todas las relaciones sexuales, si ha tenido un contacto sexual de riesgo, es decir, sin uso de condón, se sugiere un examen de detección de VIH. Para garantizar el resultado del examen se sugiere se realice 3 meses después de la exposición al riesgo”, recalca Marisol González. 3701iR

Diagnóstico y tratamiento

Como ya se ha dicho, lo que se busca ahora es generar conciencia en la población en general de la toma del examen, pues este flagelo podría afectar a todos los grupos y estratos sociales.

Según señala Marisol González, el examen se puede realizar en cualquier laboratorio privado sin mediar una orden médica y pagando el valor del procedimiento. Además, a través de los Centros de Atención de Salud Sexual de la región, que están en el Hospital de La Serena, Coquimbo Ovalle e Illapel se hace de manera gratuita. También en los Centros de Atención Primaria Municipal. “Los diagnosticados son atendidos en el nivel de especialidad en los hospitales de La Serena y Coquimbo, ahí es evaluada la etapa de la infección y acceden a terapia cuando corresponda”, precisól.

En La Serena, todos los usuarios pueden solicitar una hora para hacerse un pre test, trámite que deben realizar entre las 14:00 y las 15:00 horas de lunes a viernes. Se incluye también el examen de sífilis, de la hepatitis B y C.

Luego se les entrega una hora con un desfase de 1 semana de atención, se le toma la muestra y en una semana se le cita nuevamente para la entrega de resultados.

Cuando el paciente ya es diagnosticado, existen 2 vías de ingreso. Uno puede ser por el extrasistema, cuando se diagnosticó afuera o bien si se le diagnosticó en el mismo establecimiento. En general, el programa VIH cuenta con atención de médicos, enfermera y forma parte del GES, por lo tanto tiene prestaciones que son obligatorias que se tienen que entregar a todos los pacientes. El control habitual es cada 6 meses y se extiende una receta por esos 6 meses.

Cuando ya se indica la terapia, ésta es para toda la vida y se retira todos los meses en la farmacia. Son medicamentos orales que pueden ser 2 pastillas al día o 3, dependiendo del compromiso clínico de cada paciente. Esta llamada triterapia se complementa además con otros medicamentos para ir disminuyendo el riesgo de adquirir otro tipo de enfermedades, porque el VIH claramente es una enfermedad que disminuye y va destruyendo lentamente el sistema inmunológico.

 

Cifras nacionales

El ministro de Salud, Emilio Santelices, durante esta semana ha dado a conocer cifras que han encendido las alarmas también a nivel nacional. Según detalló el secretario de Estado, en Chile hay casi cien mil personas contagiadas por VIH, de las cuales la mitad lo desconoce.

En tanto, reveló que la mortalidad de la enfermedad en el país llega a 2,9 por cada 100 mil habitantes, más del doble del promedio mundial de 1,2. Además, según datos del Minsal, en 2017 hubo 5.800 pacientes diagnosticados con el virus. “Cuando vemos que la cifra ha ascendido a estos niveles, que se han duplicado en pocos años y sigue una tendencia a seguir subiendo, claramente no la estamos controlando”, expresó la autoridad.

 

 

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X