• Uno de los beneficios que tiene para los municipios el comprar a Cenabast es que pueden acceder a medicamentos hasta 35% más baratos
Crédito fotografía: 
Andrea Cantillanes
Compromisos impagos en los que habrían incurrido ha llevado además a este organismo a iniciar procesos judiciales a través del Consejo de Defensa del Estado en contra de estas casas edilicias. La medida imposibilita además a ambos municipios a adquirir medicamentos a precios preferenciales, lo que podría complicar el abastecimiento, sobre todo en las denominadas farmacias populares.

Justo cuando se hablaba de los beneficios que estaba generando para la población la puesta en marcha de las farmacias populares, permitiendo el acceso a medicamentos de enfermedades crónicas con hasta un 80% de menor valor, surge una información preocupante y que mantiene complicadas a casas edilicias que las están impulsando en la zona.

Según información recogida por este medio ante la Central Nacional de Abastecimiento (Cenabast), actualmente son dos los municipios de la región que mantienen deudas pendientes con este organismo, lo que conllevaría el desarrollo de procesos judiciales a través del Consejo de Defensa del Estado y la correspondiente suspensión en la venta de medicamentos en cada uno de los casos.

Se trataría de La Serena, a través de la Corporación Municipal Gabriel González Videla y el Departamento de Salud municipal de Illapel. Según explicó a El Día Víctor Barberis, subdirector de administración y finanzas de Cenabast, ambos mantienen deudas de arrastre que no han podido ser resueltas, por lo cual la entidad determinó iniciar un proceso a través de la justicia. Esto se da cuando ya se han agotado todas las instancias de negociación posibles, advierte, y al no obtener la solución del pago “se procede a la intervención del Consejo de Defensa del Estado, quien ahora asume las negociaciones para su cancelación”.

Desde la Corporación GGV descartan que esta situación vaya a impactar en el funcionamiento de la “Botica Popular”, pues han recurrido a otros proveedores.

Hasta que esto no ocurra, se mantendría la imposibilidad de que puedan seguir abasteciéndose de los medicamentos. “Hasta que ellos se pongan al día en el tema de la deuda nosotros le vamos a liberar la programación de fármacos e insumos”, especifica.

Lo que tiene que ocurrir, plantea es que se pongan al día en las cuotas “porque hoy tienen un atraso en las mismas y por eso estamos sin despacho con ellos”. En el momento en que se pongan al día, agrega “vamos a proceder a que puedan programar con nosotros”.

Cabe destacar que según estudios realizados por la misma Cenabast, los municipios pueden adquirir medicamentos para consultorios u farmacias populares cuyos precios en promedio llegan a ser hasta un 35% menores que si los obtienen a través de trato directo con los laboratorios, por ello la importancia que reviste este tipo de convenio para las casas edilicias, pues les permite abaratar de forma significativa sus costos por este concepto.

LA SERENA, UNA HISTORIA DE LARGA DATA

En el caso de la Corporación Municipal Gabriel González Videla el tema no es nuevo y corresponde a dos procesos, uno por deudas que mantenía anteriores a 2012 y otro (que eso sí no conllevó la intervención del CDE), por concepto de adquisición de medicamentos entre 2013 y 2016.

En el primero de los casos, según consta en los antecedentes del proceso judicial, con fecha 2 de mayo de 2013 la CMGVV había firmado un convenio de pago con Cenabast reconociendo una deuda impaga que ascendía al 31 de marzo de 2013 a $484.075.207 correspondiente a los fármacos e insumos médicos solicitados a la entidad. A través de este, se comprometía a pagar un pie inicial de $49.999.927 y 24 cuotas iguales y sucesivas de $18.086.470. No obstante, de esa cifra solo alcanzó a cancelar $84.659.714, lo que derivó en la demanda que inició el CDE.

Luego del proceso judicial, la entidad municipal logró pactar una nueva forma de pago. De acuerdo a antecedentes recogidos en la página del poder judicial, el 12 de septiembre de 2016 la Corporación presentó un documento solicitando estas facilidades, la que fue aprobada el 7 de diciembre del mismo año.

La nueva modalidad establecía que debería cancelar al Fisco de Chile la suma equivalente a 15.556,53 Unidades de Fomento ($409.692.729 a la UF de ese entonces), mediante un pie inicial de 1.329,49 UF ($35.013.102 a la UF de ese entonces) y 36 cuotas iguales mensuales y sucesivas de 384,51 UF ($10.126.355 a la UF de ese entonces).

De esta forma, iría saldando este compromiso y en el mediano plazo podría volver acceder a trabajar nuevamente con Cenabast. Sin embargo, consultada esta entidad informó que nuevamente la Corporación incurrió en incumplimientos.

Según se expresa en un documento que entregó a este medio, “el pago que corresponde a la cuota por concepto de Transacción Judicial (demanda con el CDE) se encuentran pendientes los pagos de 4 cuotas por $10.122.653 cada una”.

Respecto a cuál es el estado actual de la deuda, desde la entidad indicaron que “adeudan un monto total de $402.494.408, con atraso en cuatro cuotas en la transacción judicial, lo cual ya fue informado al cliente y al CDE”.

Víctor Barberis explica que efectivamente la Corporación hizo un convenio a través del Consejo de Defensa del Estado “en el cual ellos quedaron de pagar en cuotas. Están cumpliendo, sin embargo todavía los tenemos sin programación, porque quedaron de pagar dos cuotas mensuales y han estado pagando una”, especificó.

Pero, como ya se había señalado, la Corporación mantenía también otra deuda con Cenabast, correspondiente a los medicamentos transados entre los años 2013 y 2016. En relación al estado de este compromiso en particular, desde Cenabast señalaron que la situación es distinta y que, en este caso, sí ha habido cumplimiento por lo cual no se ha requerido recurrir al CDE. “El convenio de pago posterior se encuentra al día. Pero cómo debe los cuatro pagos anteriores, se le suspendió el suministro a través de la modalidad de intermediación”, especifican.

 “Están en forma directa cancelándonos a nosotros, así que no es necesario judicializarla”, corroboró Barberis.

Respecto de esta situación, el  secretario general de la Corporación Gabriel González Videla, Patricio Bacho,  reconoció que efectivamente existió una demora, pero insistió en que están en proceso de normalización de la misma.

 “Puedo señalar se está regularizando de común acuerdo con la propia Central de Abastecimiento, de tal forma de retomar el suministro de fármacos a partir del próximo año”, indicó.

La autoridad comunal descartó, eso sí, que la problemática vaya a repercutir en el abastecimiento de medicamentos a la población. “Queremos recalcar que el suministro de medicamentos a la comunidad está garantizada”, dijo, por cuanto han recurrido a otros proveedores dentro del mercado “que ofrecen los mismos fármacos o bioequivalentes a los ofertados por Cenabast”, enfatizó.

CRISIS NACIENTE EN ILLAPEL

La problemática en el caso de la comuna del Choapa es más reciente y correspondería a una deuda impaga por concepto de medicamentos adquiridos entre el 2015 y 2016.

Respecto de la situación de esta comuna, desde la Cenabast informan que “Con fecha 19 de octubre de 2017 se informó al Jefe del Desam Illapel, Cristian Césped, que se comenzaron los trámites internos para incorporar esta Municipalidad a demanda judicial a través del Consejo de Defensa del Estado”.

En el detalle de las cifras, especifican que “el cliente paga sólo las facturas del año 2017, dejando pendientes las de años anteriores, debido a un sumario en dicha Municipalidad. La deuda total al 30 de septiembre de 2017 asciende a $ 6.377.989”.

Víctor Barberis manifestó que en este caso “es probable que recurramos al CDE, tienen una deuda de 6,5 millones y yo me imagino que para ellos es alto”.

El proceso se inicia, advierte, una vez que los ejecutivos han agotado todas las instancias de negociación. “Es lo que ocurrió con la Corporación y lo que va a ocurrir con Illapel en el momento que intervenga”, precisó.

También se adoptaría con esta comuna la suspensión de las transacciones. “Una vez que llega al CDE es porque ya no pagaron y nosotros procedemos a cortar el suministro”, puntualizó el representante de la Cenabast.

Cristian Césped, jefe del departamento de salud del municipio de Illapel, reconoce que efectivamente existe esta deuda, la que explica desencadenó además un sumario interno al interior de la repartición.

Esto, indica, toda vez que en noviembre de 2016 y tras una denuncia anónima en la Contraloría General de la República, la entidad fiscalizadora inició una revisión en el área odontológica del Cesfam de la Villa San Rafael de la capital comunal, donde se habrían detectado algunas irregularidades.

Detalla que al saber de esta situación, el alcalde inmediatamente dispuso una investigación sumaria para aclarar los hechos. El fiscal tomó el caso y bajo la reserva correspondiente determinó suspender a los funcionarios “porque me imagino que debe haber encontrado algunas situaciones que lo ameritaban”, especificó Césped.

Esto conllevó, plantea, a que en diciembre de 2016 fueran suspendidos de sus funciones el jefe de finanzas, mientras que en enero fue suspendida la jefa del departamento de salud municipal.

Lo que ha sucedido, manifiesta, es que han estado pagando al día los montos correspondientes al 2017, pero que debido al sumario no habría ocurrido lo mismo con la anterior, que correspondería al 93% de lo que le adeudan a Cenabast. “Este año hemos hecho todos los esfuerzos por mantenernos al día, pero como la deuda es histórica ha sido más difícil”, indica.

Respecto a qué posibilidad tienen de cancelarla y evitar así que Cenabast les suspenda el abastecimiento, sostuvo que “estamos esperando el resultado del proceso sumarial que debiese estar por terminar, para verificar cuales son las alternativas. De hecho le informamos de la deuda a la Contraloría General de la República y estamos viendo las opciones de pago, de hacer un plan de pago que nos permita cancelar toda esta deuda”.

No obstante, sostiene que no han recibido información aún sobre la suspensión del suministro.

EFECTOS EN LAS FARMACIAS POPULARES

Pese a las dificultades que les significa la adquisición de los medicamentos, desde la Corporación GGV indican que esto no afectaría ni el abastecimiento de la población a través de los consultorios ni en la denominada “botica popular”  debido a que han recurrido a otros proveedores dentro del mercado que ofrecen los mismos fármacos o bioequivalentes a los ofertados por Cenabast, por lo cual “está garantizado”.

En el caso de Illapel, Cristian Césped reconoce que la interrupción del suministro les podría generar complicaciones, pues a través de ellos tienen la opción de adquirir medicamentos a un valor preferencial. “A nosotros obviamente que nos afecta si hay un bloqueo de parte de Cenabast, pero hemos hecho los esfuerzos para hacer un plan de pago”, puntualiza y manifiesta que “reconocemos la deuda y tenemos toda la voluntad de ponernos al día, pero hay procesos sumariales que están en desarrollo”, puntualizó.

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

Vida Hogar

 

 

X