• El hecho ocurrió en el Servicio de Atención Primaria de Urgencia (SAPU) del Cesfam Jorge Jordán pasada las 21 horas cuando una pareja llegó con un lactante que tenía síntomas respiratorios, tras 10 minutos de espera el sujeto comenzó con las agresiones.
Crédito fotografía: 
El Día
Solo unos días separan dos hechos de violencia ocurridos en distintas comunas de la región hacia personal de la atención primaria. El último se registró la noche del jueves en Ovalle cuando un padre concurrió con su menor lactante demandando atención inmediata y destrozando parte del mobiliario. Ambas situaciones que fueron repudiadas por gremios, municipios y el Servicio de Salud.

Un segundo hecho de violencia en contra de personal de salud de la atención primaria se registró esta semana en la región de Coquimbo, esta vez en la comuna de Ovalle, específicamente en el Servicio de Atención Primaria de Urgencia (SAPU) del Cesfam Jorge Jordán.

Esto ocurrió la noche del jueves, pasada las 21 horas, cuando una pareja ingresó con su hijo lactante con síntomas respiratorios y luego de una espera de cerca de 10 minutos el padre se alteró y comenzó a exigir la atención inmediata para su bebé.

Según contó a El Día el Dr. Diego Peñailillo, presidente médicos de la Agrupación Primaria de Salud de Ovalle, en ese SAPU es muy accesible el sector donde se encuentra el médico, del área de ingresos de los pacientes, por lo que el padre del menor accedió directamente al box de atención donde se encontraba atendiendo una funcionaria, demandando la atención de su hija, ya que presentaba “algo grave”.

“Se le explicó a la persona que la sala de aislamiento respiratorio estaba ocupada con otra paciente y pese a indicarle todo esto, continuó con una actitud agresiva de forma verbal, empezó a golpear las puertas” detalló el médico.

De acuerdo al profesional, la funcionaria del box en ese momento sintió que iba a hacer golpeada por el sujeto, quien finalmente se fue con su pareja e hijo del recinto, pero no sin antes romper vidrios, golpear paredes e insultar a las personas que allí se encontraban.

“Después de eso se solicitó asistencia por parte del colegio médico para que pudieran orientar al personal en cómo hacer la denuncia respecto a la agresión verbal. Se hizo la denuncia a Carabineros, se comunicó a la dirección del establecimiento y a la dirección del departamento de salud de Ovalle” añadió.

Peñailillo confirmó que la directora del establecimiento junto con el abogado del departamento de salud había ido a presentar la denuncia a la Fiscalía y que la persona protagonista de los destrozos estaba identificada.

“Aparte de la condena que podamos hacer sobre el hecho, nosotros como médicos y médicas de la atención primaria lo único que queremos es trabajar de forma segura, sabemos y podemos comprender que existan ciertas frustraciones respecto a algunos déficit que pueda tener el sistema, sin embargo, los funcionarios de salud no podemos estar en un ambiente inseguro en nuestro trabajo”.

En tanto, la jefa del departamento de Salud Municipal de Ovalle, Angela Neira sostuvo que “entendemos que las personas exijan su atención, pero acá hay una situación de violencia e insultos que afectó a cinco de nuestros funcionarios del Cesfam Jorge Jordán Domic, lo que, además, significó daños en nuestras dependencias. Creo que es un acto que no se puede aceptar. Le pedimos comprensión a la ciudadanía, porque se deben tomar resguardos y cumplir con protocolos covid-19, sobre todo cuando los pacientes ingresan a nuestros centros de salud con síntomas respiratorios”.

Desde el Colegio Médico Regional de La Serena enviaron una declaración pública rechazando las acciones que ponen en riesgo la seguridad de los funcionarios que han trabajado incansablemente en estos meses de pandemia, especialmente cuando hace algunos días atrás se estaba lamentando hecho similares en el Cesfam de Las Compañías.

“Aún nos encontramos a la espera de la reactivación de la Mesa de Agresiones que permita avanzar en disminuir las brechas de seguridad en nuestros establecimientos de salud. Esperamos que esta conflictividad sea transitoria y no dé cuenta de una nueva forma de “relación médico paciente” basada en la desconfianza y el resentimiento. Lamentamos que esto haya ocurrido justo en el centro de salud que lleva el nombre de uno de nuestros colegas mártires como Jorge Jordán”.

Asimismo, el Servicio de Salud Coquimbo condenó la agresión vivida a los funcionarios.

“Repudiamos tajantemente todos los hechos de violencia, que atentan contra la integridad del personal de salud. Durante estos últimos días se ha trabajado arduamente en los protocolos, que nos permitirán retomar la próxima semana la mesa de agresiones a funcionarios de la salud. Seguiremos trabajando en la prevención e implementación de mejoras para maximizar el resguardo y cuidado de nuestro personal”.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X