• Los locales nocturnos se han expandido en el centro de La Serena y su funcionamiento siempre ha sido cuestionado.
  • ZONA DE DEBATE 1: Elías Tapia, locatario de joyería: “Los Night Club han sido súper perjudiciales para nosotros, porque nuestros clientes dejan de venir, y es entendible por las peleas y los escándalos que hay en cualquier momento”.
  • ZONA DE DEBATE 2: Myriam Flores, locataria de tienda de deportes: “Yo no quiero estigmatizar, y sé que todos tienen derecho a tener su negocio, pero si el tema del desorden y la inseguridad se vuelve una constante y te lo están diciendo los mismos carabineros, no hacer caso a eso es como hacerse los sordos”.
  • ZONA DE DEBATE 3: Roberto Jacob, alcalde de La Serena: “Yo rechacé todas las patentes porque consideraba que habían argumentos suficientes para hacerlo, pero la decisión era de todo el Concejo, no sólo mía”.
  • ZONA DE DEBATE 4: Alejandro Pino, Concejal por La Serena: “Es muy difícil determinar si quien produce el desorden corresponde a alguien que salió del local, ebrio. Los casos que yo vi, los delitos siempre eran afuera”.
Crédito fotografía: 
El Día
Durante la semana el Concejo Municipal de La Serena revocó la patente de alcoholes a seis recintos -debido a la eventual inseguridad que provocaban-, pero al día siguiente revirtió la decisión en tres de los casos cuestionados, lo que no gustó ni al edil Roberto Jacob, ni tampoco a quienes se ven afectados en el sector, como la propia Cámara de Comercio. Sin embargo, el concejal Alejandro Pino asegura que no se pueden atribuir los delitos a determinados recintos. Por lo pronto el debate continúa abierto.

La controversia se desató una vez más durante la semana. Fue en la sesión del Concejo Municipal de La Serena del día miércoles cuando se tomó una decisión que no dejó a nadie indiferente: seis locales del centro de la ciudad no podrían seguir funcionando debido a que no se les renovaría la patente.

¿La razón? Los informes tanto de Carabineros como de las juntas vecinales respecto a la seguridad en los sectores cercanos a los recintos habrían sido desfavorables, ya que se registraban una serie de delitos e incivilidades que tenían directa relación con los locales.

El documento detalló que en el sector han existido a la fecha cuatro robos con violencia, cuatro robos a locales comerciales y tres robos con sorpresa, además del microtráfico.

También se evidenció que ya se habían cursado una serie de partes por venta de alcohol posterior a las horas de cierre en uno de los recintos.

Cambio de decisión

La decisión en primera instancia fue valorada por el propio alcalde Roberto Jacob, como también por los vecinos del sector y locatarios de otros rubros alejados de le bohemia. Claro, no es la primera vez que los pubs y shoperías son cuestionados y en su minuto incluso se acusó que se ejercía prostitución encubierta en algunos de ellos.

Pero la historia no terminó ahí. Representantes de los seis recintos rechazados -Night Club Edith", “Donde Tomas”, “La Barra Bohemia”, “El Dominicano”, “Café Black” y “House Big”- apelaron a la resolución del Concejo de manera inmediata.

Y tres de ellos lograron su objetivo. "Latin Edith", "El Dominicano" y "El Gringuito" mantuvieron sus patentes tras la nueva votación que dividió al Concejo, pero que pudo revertir la primera determinación.

No todos quedaron conformes

La determinación generó polémica de inmediato, ya que pocos se explicaban el porqué del cambio de decisión. Partiendo por los demás comerciantes del sector quienes insisten en que la presencia de los cuestionados pubs les ha traído más de algún inconveniente y que ahora el municipio había desperdiciado la oportunidad para “limpiar” el sector.

En un recorrido por el centro, pudimos constatar en terreno el malestar y la incomodidad de los locatarios “no nocturnos”. La gran mayoría prefiere no dar su nombre para no comprometerse y evitar tener problemas con los dueños de los recintos bohemios, pero hay consenso en que desde hace unos tres años la proliferación de los Night Clubs, cambió radicalmente algunos sectores, generando una inseguridad que “ya es muy difícil de erradicar”, según precisan.

“Yo ya estoy resignada, no creo que esto cambie, porque ha llegado gente de afuera que se ha tomado los espacios con un giro de negocio que yo encuentro muy cuestionable, pero que da buenos dividendos. El problema es que lo que eso acarrea son personas borrachas a las seis de la tarde, tráfico de drogas a plena luz del día y asaltos día por medio”, manifiesta la propietaria de un local de venta de ropa quien prefiere resguardar su identidad, pero que asegura, en la actualidad ha tenido que cambiar los horarios de cierre de su negocio para evitar ser víctima de algún delito. “Si antes cerraba a las 21:00, ahora no cierro después de las 19:00, porque me tengo que ir sola y tengo que pasar por afuera de todos estos lugares”, indicó la mujer.

Elías Tapia trabaja en el local Arte Joya, ubicado en Eduardo de La Barra, y no tiene problemas en entregar su opinión a rostro descubierto. Para él, la determinación que tomó el municipio fue errada, ya que, asegura, “si cerraron un local, debieron haber cerrado todos, porque generan el mismo impacto negativo en la seguridad”, manifestó.

Precisa que su negocio ha sufrido indirectamente las consecuencias de esta situación, ya que si bien nunca han experimentado algún tipo hecho violento, sí ven cómo de un tiempo a esta parte, la gente transita cada vez menos por su tienda debido al miedo. “Los Night Club han sido súper perjudiciales para nosotros, porque nuestros clientes dejan de venir, y es entendible por las peleas y los escándalos que hay en cualquier momento”, precisa.

En la misma línea, Myriam Flores, dueña de una tienda de deportes de la misma calle, precisa que “hubiese sido bueno que esto se analizara más profundamente”, indica, ya que siente la autoridad no le toma el peso a lo que está pasando en el centro. “Yo no quiero estigmatizar, y sé que todos tienen derecho a tener su negocio, pero si el tema del desorden y la inseguridad se vuelve una constante y te lo están diciendo los mismos carabineros, no hacer caso a eso es como hacerse los sordos”, sostuvo.

Alcalde y postura radical

El alcalde de La Serena, Roberto Jacob se manifestó respetuoso de lo resuelto por el Concejo tras la apelación, pero insiste en que si de él hubiese dependido no habría dado pie atrás y le hubiese negado los permisos a los seis locales cuestionados, ya que los informes de Carabineros y las juntas vecinales eran categóricos. “Yo rechacé todas las patentes porque consideraba que habían argumentos suficientes para hacerlo, pero la decisión era de todo el Concejo, no sólo mía”, precisó el edil.

Respecto al descontento que se produjo en parte de la comunidad debido a la determinación, llamó a la tranquilidad ya que el municipio continuará fiscalizando y “ya no habrán más oportunidades. Quiero decir a la gente y a los locatarios que trabajan en el día, que nosotros estamos preocupados del funcionamiento de los locales nocturnos. Yo voy a ser implacable si las quejas continúan, por la tranquilidad de los vecinos y para que este barrio histórico de La Serena no se convierta en un foco de delincuencia”, dijo Jacob, quien además agregó que se están haciendo cargo de la seguridad a través de las cámaras de vigilancia, la iluminación, los drones y la intensificación de las rondas policiales y de seguridad municipal.

Alejandro Pino Uribe: “Los locatarios tienen derecho a trabajar”

El concejal por La Serena, Alejandro Pino Uribe, fue uno de los que cambió su votación y dio el vamos a algunos de los locales que habían sido cerrados. Justifica su decisión manifestando que los locatarios están en todo su derecho de hacer uso de la Ley de Lobby y apelar a la primera determinación presentando nuevos antecedentes, que fue precisamente lo que hicieron. “Cuando se lleva a votación al Concejo la primera vez, sólo vemos papeles e informes que en algunos casos son contradictorios, pero cuando se va a votar de nuevo ellos pueden hacer sus descargos, con pruebas escritas. Luego de eso uno puede determinar si insiste en la primera votación o cambia de opinión ya estando más informado”, asevera.

Pino Uribe hace hincapié en que la mayoría de las veces los desórdenes se producen afuera de los locales, por lo que no se puede acusar tan livianamente responsabilidad de los recintos. “Es muy difícil determinar si quien produce el desorden corresponde a alguien que salió del local, ebrio. Los casos que yo vi, los delitos siempre eran afuera. Ahora, los vecinos no dejan de tener razón de sentirse inseguros, pero no es atribuible en todos los casos a un local o recinto en particular”, expresó el concejal.

Informe de Carabineros debiese ser vinculante

La capitán Ana Cárdenas, subcomisario de Servicios de la Primera Comisaría de La Serena, reiteró que como institución, en los últimos años han intensificado los patrullajes en el centro de la ciudad. “Contamos con una patrulla de alcoholes donde estos locales son constantemente fiscalizados por Carabineros, verificando que cumplan con las patentes correspondientes”, clarificó, agregando que en las afueras de los recintos también existe vigilancia. “Contamos con personal focalizado que funciona tanto de día como de noche, dando tranquilidad a las personas”.

Sin embargo, Cárdenas también sostiene que los informes de Carabineros debiesen ser vinculantes a la hora de tomar las decisiones, tal como lo han expresado otros altos mandos policiales en oportunidades anteriores frente a este mismo tema. 4601iR

“Yo no podría aseverar que la seguridad se ha perdido producto de los locales cuestionados, pero sí estamos conscientes de lo que se produce en el centro respecto a la venta de drogas y ese tipo de situaciones”, Patricio Araya, director de la Cámara de Comercio de La Serena. 

“Contamos con una patrulla de alcoholes donde estos locales son constantemente fiscalizados por Carabineros, verificando que cumplan con las patentes correspondientes”,  Ana Cárdenas, subcomisario de Servicios de la Primera Comisaría de La Serena.

Cámara de Comercio pide más participación

Desde la Cámara de Comercio y Turismo de La Serena, su director Patricio Araya, enfatizó en que a partir de ahora, ya tomada la decisión por parte del Concejo, ellos, como gremio, debiesen tener una mayor participación en la discusión ya que son una de las partes involucradas. “Creo que deberíamos estar, sobre todo en las sesiones extraordinarias, porque tenemos cosas que decir. Yo no podría aseverar que la seguridad se ha perdido producto de los locales cuestionados, pero sí estamos conscientes de lo que se produce en el centro respecto a la venta de drogas y ese tipo de situaciones”, indicó Araya.

Y también hizo hincapié en que debe haber una mayor preocupación por la preservación del Casco Histórico, “para recuperar la confianza de nuestra gente y de nuestros turistas. Por eso le decimos a las autoridades que deben velar porque esto se cumpla y no pase lo que sucedió en barrios de Santiago donde la delincuencia se apoderó de sectores que son patrimoniales”, especificó.

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

Radio elDía

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X