• La imagen de archivo corresponde al día del accidente, cuyo procedimiento fue adoptado por la Policía de Investigaciones, pero también participó Carabineros, los que incluso cursaron un parte porque el recinto no tenía autorización para funcionar.
    La imagen de archivo corresponde al día del accidente, cuyo procedimiento fue adoptado por la Policía de Investigaciones, pero también participó Carabineros, los que incluso cursaron un parte porque el recinto no tenía autorización para funcionar.
Crédito fotografía: 
EL DIA
En el Tribunal Oral en lo Penal de La Serena se ventilan los hechos donde murió una menor y una joven resultó con invalidez por la caída de un poste en un camping de El Molle, ocurrido el 2016, de propiedad de la Iglesia Evangélica.

Un complicado juicio oral es el que se lleva adelante en el Tribunal Oral en lo Penal de La Serena por el caso de la muerte de una menor de 13 años de edad, María José Curinao Henríquez, y por las lesiones de gravedad que sufrió la joven Constanza Rivera, que terminó postrada en una silla de ruedas, tras un hecho ocurrido en el Camping El Peniel de la localidad de El Molle en el Valle de Elqui.

En la ocasión, mientras eran parte de un retiro cristiano y participaban de una serie de actividades en el recinto por el que habían pagado la estadía, cuando se aprestaban a realizar una actividad en la cancha de bóleibol, un pesado poste que era utilizado para poner la malla para practicar ese deporte, se vino abajo inesperadamente y aplastó a la menor y a la joven, falleciendo en el lugar María José Curinao y quedando con gravísimas lesiones y en riesgo vital, Constanza Rivera, la que declaró en el primer día de juicio oral como testigo.

En el caso están siendo imputados el pastor Juan Altamirano, representante de la Iglesia Unión de Centros Bíblicos, propietaria del recinto y el hermano David Araya, administrador del camping donde ocurrieron los hechos el 18 de febrero de 2016.

Tanto el abogado defensor de la familia de la menor fallecida, Carlos Herms, como el fiscal, Juan González, manifestaron que esperaban que el fallo les fuera favorable y sin hacer mayores declaraciones se retiraron, puesto que estiman que el juicio se prolongará hasta el próximo jueves.

El juicio

En el primer día de juicio oral declararon tres testigos de la Fiscalía y los dos imputados, entre ellos una de las víctimas, Constanza Rivera, quien dio cuenta pormenorizadamente de cómo ocurrieron los hechos.

Señaló, por ejemplo, que nunca imaginaron que el pesado poste que sostenía la malla de vóleibol se precipitaría.

Las declaraciones de los testigos de la Fiscalía coincidieron en que eran cerca de las 11:00 horas cuando se aprestaban a realizar una actividad en ese sitio y se sentaron cerca del poste el que cayó y aplastó a las dos muchachas, falleciendo una de ellas en el lugar, mientras que la que resultó grave, fue trasladada en una ambulancia hasta el hospital San Pablo de Coquimbo donde recibió la atención médica pertinente y que permitió salvarle la vida.

La joven, hoy de 25 años, narró que recuerda que una compañera le pidió sentarse a su lado y de ahí se vino abajo el poste y solo recuerda que despertó cuando estaba en el suelo y que no podía mover sus piernas, escuchaba gritos y llantos y a un pastor, el padre de la menor que falleció que le pedía que despertara.

Cuando ella abrió los ojos tenía a su pololo al lado y le preguntó si lo que estaba ocurriendo era real, quien le dijo que sí y la tranquilizó, pero también le explicó que le había caído un poste encima.

Examen visual

Otra de las personas que prestó declaración en el primer día de juicio oral, cuyo relato coincidió con los otros, fue Carolina Contreras, estudiante de medicina, la que dijo que si bien realizaron un examen visual al recinto cuando llegaron, no consideraron que existiera alguna situación de peligro y que reparó en algunas condiciones de los dormitorios solamente, los que no la dejaron completamente conforme. Y otro hecho en el que reparó fue que el administrador del camping no les dio boleta ni vale en el momento de hacer el pago porque no contaba con éstos y que finalmente cuando les extendió un vale por el monto de un millón 21 mil pesos, en el documento decía ofrenda, lo que no correspondía  a la realidad porque estaban pagando por usar el lugar.

Esto último coincidió con lo declarado por el pastor de jóvenes Leonardo Díaz, quien explicó que contrató los servicios del lugar y no le pareció que en el vale que se le entregó se señalara que era una ofrenda y se lo hizo saber al administrador del lugar.

También mencionó que fueron recibidos por el encargado del recinto, quien le mostró las instalaciones y no les advirtió que existiera algún riesgo y que a ellos les pareció bien el espacio, puesto que tampoco repararon que podría existir peligro alguno en la inspección ocular que hicieron.

Sobre el poste que cayó sobre las jóvenes, reconoció que lo vio y que estaba bien pintado y no imaginó que pudiese caer, pues no se notaban malas condiciones a simple vista.

"Espero que los absuelvan, eso espero”. Enrique Labarca, abogado defensor.

La Defensa

El abogado defensor de las dos personas imputadas como responsables de lo ocurrido, Enrique Labarca, no quiso referirse al juicio que se inició en el Tribunal Oral y tras la consulta de qué esperaba en el caso dijo “espero que los absuelvan, eso espero”. Al insistirle si tenía los argumentos para conseguir eso, precisó que “yo creo que sí, es un problema técnico jurídico nada más”, insistiendo en su convicción de que sus defendidos eran inocentes.

En tanto, uno de los imputados, David Araya, administrador del lugar, mencionó que el recinto funcionaba en base a ofrendas y que no era un camping. También mencionó que los recursos que recibían eran utilizados para mantener el lugar y que éstos no alcanzaban y que no recibía remuneración por administrarlo.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

Radio elDía

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X