• El edificio está ubicado en calle Vicuña 680, en el casco histórico de La Serena.
  • Aliro Charmorro, presidente del sindicato recorre las instalaciones de la sede, donde se registraron graves daños con el terremoto.
  • Al llegar a La Serena, la directiva del sindicato se encontró con grandes daños en el histórico edificio de Vicuña 680.
  • Techumbre y paredes se vieron afectadas por el terremoto del pasado sábado.
Crédito fotografía: 
Lautaro Carmona
El edificio ubicado en el casco histórico de La Serena sufrió la caída de techumbre y muros. Sus administradores indican que se han visto limitados por la Ley de Monumentos a realizar mejoras y reparaciones y piden ayuda para retirar escombros.

Con una lamentable escena se encontró la directiva del sindicato de Interempresas de Trabajadores Panificadores en La Serena hace un par de días, cuando al llegar hasta la sede ubicada en calle Vicuña en el centro de la comuna, se percataron de los graves daños que sufrió la estructura, donde el gremio funciona desde 1928.

Parte de la techumbre y paredes en el suelo son algunos de los daños que registra esta construcción, ubicada en el sector del casco histórico de la capital regional, donde los reportes municipales indican que al menos 74 edificaciones, entre viviendas y edificios patrimoniales, fueron afectados en distintos niveles producto del terremoto de magnitud 6.7 Richter del pasado sábado.

91 años lleva funcionando como sede de los trabajadores panificadores la construcción ubicada en el casco histórico de La Serena.

Desde el lugar, el presidente del sindicato, Aliro Chamorro, mostró a El Día las consecuencias del sismo para la sede sindical, lamentando que en muchas oportunidades han intentado hacer mejoras y reparaciones, pero se han visto limitados en la legislación.

“Venimos pidiendo año tras año que nos ayuden a remodelar la sede. En el primer terremoto sufrimos y ahora ya casi estamos en el suelo. No sé qué están esperando, que llegue otro, o que se nos caiga encima nuestra propiedad”, dijo el dirigente sindical desde un pasillo de la construcción, donde se evidencia el deterioro.

“Acá está la evidencia de lo que fue el terremoto para las casas de adobe (...) esta es una sede histórica, donde lamentablemente Monumentos Nacionales no nos ha dejado hacer algunos cambios y remodelaciones”, Aliro Chamorro, presidente del sindicato

Chamorro pidió ayuda de las autoridades y más preocupación por las construcciones patrimoniales. “Acá está la evidencia de lo que fue el terremoto para las casas de adobe y aquí es donde necesitamos ayuda de la alcaldía y del gobierno, porque somos parte de la serena, es una sede histórica, donde lamentablemente Monumentos Nacionales no nos ha dejado hacer algunos cambios y remodelaciones”, sostuvo.

Prueba de eso, comenta, es el piso, que les tomó años cambiar desde las antiguas pizas de madera hasta el cerámico que tienen hoy en día, por lo que valoraron el llamado de las autoridades locales a hacer modificaciones oportunas al trabajo del Consejo de Monumentos Nacionales, para que este tenga mayor presencia y capacidad de decisión a nivel local.

“Apoyamos las palabras del alcalde, de que Monumentos no impida que los dueños puedan mejorar sus propiedades, porque con esto ya no tenemos el recurso para levantar esta sede, histórica para la serena, en pleno centro, una casa que tiene más de cien años”, agregó.

Los trabajadores además piden ayuda para remover los escombros, mientras se encuentran en incertidumbre al no tener los recursos para reparar todos los daños y temen que una fuerte réplica o un nuevo temblor de gran intensidad pueda terminar por botar lo que queda del antiguo edificio, de gran valor patrimonial.

Inversiones y cambios en la ley

En su visita a la región junto al Presidente Sebastián Piñera, la ministra de las Culturas, Las Artes y el Patrimonio, Consuelo Valdés, detalló que la cartera destinará al menos 1.000 millones de pesos para la reconstrucción de los edificios patrimoniales que son parte del casco histórico de La Serena.

Esta inversión se traduce en cerca de $ 300 millones para bienes protegidos actualmente por Ley de Monumentos y al menos $ 700 millones del Fondo de Infraestructura que este año que serán destinados a la Región de Coquimbo. 

Valdés reconoció que actualmente “existe una deuda histórica con el patrimonio”, situación que el gobierno espera revertir con “un cambio estructural en el manejo del Patrimonio, con una nueva Ley de Patrimonio, cuyo proyecto esperamos ingresar en marzo próximo al Congreso”, dijo.

Con estos cambios cada región tendría su propio Consejo Regional del Patrimonio, con poder deliberativo y resolutivo, además de recursos asignados para resolver localmente situaciones como las de La Serena, atendiendo a los reclamos de “centralismo y excesiva burocracia” que las autoridades locales han esbozado al CNM.

 

Revisa a continuación el recorrido por la construcción:

 

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X