Crédito fotografía: 
Cedida
El parlamentario aseguró que la mayoría de los chilenos prefiere que el 6% de cotización adicional se destine a su propio ahorro y no a un fondo colectivo.

El diputado por la Región de Coquimbo, Sergio Gahona, se manifestó a favor de la idea de que el 6% adicional que se pretende incluir en la reforma de pensiones sea destinado en su totalidad a la cuenta individual de cada trabajador, y no a un fondo colectivo como lo ha venido proponiendo la oposición.

“Pese a que este proyecto fue despachado por la Cámara de Diputados en enero de este año y desde esa fecha que duerme en el Senado, durante el último tiempo hemos visto que el tema se ha reactivado y ha concitado un mayor interés de la ciudadanía. Pero al mismo tiempo, también hemos visto que cada día que pasa los chilenos comprenden de mejor manera que lo que tienen ahorrado en sus fondos les pertenece exclusivamente a ellos, y que si aumentamos el porcentaje de cotización en un 6%, ese monto también debiese destinarse íntegramente a sus cuentas individuales”, Gahona.

“Estas son medidas que hacen mucho sentido en la ciudadanía. Por un lado, es indispensable que las personas que padezcan una enfermedad terminal puedan retirar sus ahorros para costear sus tratamientos o para dejar económicamente asegurada a sus familias. Por otro lado, lo que tienen ahorrado los chilenos puede ayudar de sobremanera para adquirir una primera vivienda", Sergio Gahona 

Al respecto, el diputado aseguró que “el sistema de reparto que a la fuerza quieren instalar algunos sectores ha demostrado ser un fracaso en todo el mundo, por lo tanto el mejor camino que podemos seguir es aumentando la cotización en un 6% y que cada peso que ahorren los trabajadores quede en sus cuentas individuales, además de establecer que esos fondos sean inembargables e inexpropiables para que así nadie se los arrebate a los chilenos”.

En esa línea, Gahona también recordó que en los últimos días le solicitaron al Gobierno promover tres iniciativas en torno a las pensiones: una ley corta para que los enfermos terminales puedan sacar la totalidad de sus ahorros, que se permita el retiro de parte de los fondos para adquirir una primera vivienda y que se rebaje de 110 a 80 años la tabla de mortalidad a la hora de calcular las pensiones.

“Estas son medidas que hacen mucho sentido en la ciudadanía. Por un lado, es indispensable que las personas que padezcan una enfermedad terminal puedan retirar sus ahorros para costear sus tratamientos o para dejar económicamente asegurada a sus familias. Por otro lado, lo que tienen ahorrado los chilenos puede ayudar de sobremanera para adquirir una primera vivienda. Y por último, si rebajamos a 80 años la tabla de mortalidad, estableciendo después de esa edad un seguro de longevidad con cargo al Estado, vamos a estar aumentando inmediatamente el monto de las pensiones”, concluyó el diputado por Coquimbo.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día