• Templo Niño Dios de Sotaquí
  • Iglesia San Vicente Ferrer
  • Iglesia Corazón de María
Crédito fotografía: 
El Ovallino
La Iglesia Corazón de María, el Santuario del Niño Dios de Sotaquí y la Iglesia San Vicente Ferrer continúan a la espera de poder abrir sus puertas a los feligreses, éste último tiene un camino más avanzado ya que se encuentra en una fase de diseño.

En dos meses más se cumplirán cuatro años desde el terremoto 8.4 que azotó a la zona y que además de causar gran destrucción y víctimas fatales afectó seriamente a templos limarinos, en particular a la Iglesia Corazón de María, el Santuario del Niño Dios de Sotaquí y la Iglesia San Vicente Ferrer.

Desde que el movimiento telúrico se hizo sentir, lo cierto es que lamentablemente dichos templos debieron cerrar sus puertas ante el profundo daño estructural que hasta el día de hoy impide que se puedan celebrar liturgias al interior.

El padre Luis Alberto García, párroco de San Vicente Ferrer, relata que en el caso del templo ubicado a un costado de la Plaza de Armas, hay un avance importante para poder repararlo. “En este momento hay una empresa que está haciendo los estudios de todos los daños que hay. Ya hemos tenido, jornadas, encuentros, en donde ellos han ido evaluando y mostrando cómo quedaría restaurada. Pero eso va ir por etapas”.

Respecto al proyecto de la Iglesia Corazón de María, explica que se encuentra “en una etapa inicial”.

Por su parte el Padre José Antonio López, quien es párroco y rector del Santuario Niño Dios de Sotaquí, ve con optimismo las gestiones actuales, “estamos en una situación que diría que es privilegiada con relación a un año atrás porque hemos tenido muy buenas noticias últimamente”.

El religioso precisa que hace algunos meses atrás se aprobó un importante financiamiento para la restauración. “

Además adelanta que este jueves se espera la visita de miembros del Gobierno Regional. “Muy seguro harán un balance, una supervisión en vista a la restauración”.

Sobre las licitaciones, López detalla, “no tenemos todavía fecha exacta”, pese a eso manifiesta que, “estamos en una buena situación”.

Gestiones a nivel central

La consejera regional y la vicepresidenta de la Comisión de Ordenamiento Territorial e Infraestructura del CORE,  Lidia Zapata, ha realizado gestiones y está al tanto de los procesos que llevan los templos para poder repararse o restaurarse.

En cuanto a la Iglesia San Vicente Ferrer, menciona que actualmente se encuentra en una fase de diseño, en donde se tienen presupuestas al menos cuatro jornadas participativas. También aquello envuelve temas del suministro agua, alcantarillado, temas eléctricos, además del proyecto de la construcción, “se está trabajando en distintas líneas y los distintos espacios que contempla”.

“En ese momento se está trabajando el modelo de gestión, el que también es exigible para este tipo de proyectos patrimoniales”,  asegura.

Zapata además afirma que en enero y febrero del próximo año el diseño de la obra debería estar terminado, lo que conducirá al siguiente punto: conseguir financiamiento público para la ejecución.

Pese a lo anterior, la situación del proyecto para la iglesia avanza por un excelente camino, “diría que dentro de la región está bastante avanzando el proyecto en términos de ejecución del diseño”.

Para el caso de Sotaquí - templo que necesita reparación y no restauración - asegura que hace algunos días se realizó una reunión en la comisión de Ordenamiento Territorial e Infraestructura, en donde se aborda el tema de los inmuebles patrimoniales. “Ahí hice saber de cierta manera la decepción por el tema de Sotaquí. Nosotros aprobamos el año 2018 la suma de 60 millones de pesos que en principio,  y de acuerdo a lo que habíamos conversado, eso era para hacer el estudio de norma sísmica, el cual esa iglesia no tenía la vez anterior que se restauró. Se entendía que el proceso de ejecución era por pocos meses”.

En la línea, explica, “hoy ha cambiado toda la información que nos han entregado, en la cual se tiene que incorporar el tema de la norma sísmica, el diseño de lo que se va a hacer, es decir, ya cambió totalmente lo que teníamos hasta el año pasado en términos de la iglesia de Sotaquí”.

Aquello implicaría la necesidad de contar con más recursos y más tiempo, “el proceso o diseño va a tener que ser aprobado por el Consejo de Monumentos Nacionales en Santiago. Como está declarado patrimonio (el Templo de Sotaquí) tiene que ser aprobado y cuando hablamos del Consejo (Monumentos) significa que estamos hablando de mucho tiempo, de meses”.

La consejera regional espera que prontamente en una reunión de la Mesa Regional de Patrimonio se pueda profundizar en el tema del Templo de Sotaquí. A la vez, también dice que espera que en esa instancia puedan ingresar nuevas iniciativas como por ejemplo, la Iglesia Corazón de María, “estaremos a la espera para ver qué sucede”.

Recordemos que el pasado mes de abril, la Subsecretaría de Desarrollo Regional comprometió su apoyo para financiar el proyecto de restauración que está realizando el municipio de Ovalle, a través de sus profesionales de la Secretaría de Planificación Comunal (Secplan) y que busca conservar la estructura original.

Durante su visita a la iglesia, el subsecretario de Desarrollo Regional, Felipe Salaberry, había comentado, “hemos comprometido, con el alcalde, la disposición de nuestros recursos del programa Puesta en Valor del Patrimonio, para que en conjunto con lo que aporte el municipio de Ovalle y el Gobierno Regional, contribuir, subsidiariamente, con lo que se requiere para ir restaurando, paulatinamente, este lugar”.

Por su parte, el alcalde de Ovalle, Claudio Rentería,  había expresado, “trabajaremos arduamente con nuestros profesionales, porque queremos que en el corto plazo, este templo abra sus puertas y pueda recibir a los cientos de fieles que llenaban sus dependencias hace algunos años”.

El municipio de Ovalle está trabajando en varios aspectos y ya se avanzó en la elaboración del levantamiento crítico y ahora “se está viendo con un ingeniero especialista en construcción en tierra y en patrimonio, cómo hacer el levantamiento estructural tanto de la iglesia, como el convento” sostuvo  durante esa jornada la arquitecto a cargo del proyecto, Vanessa Hauway Kong. La profesional agregó que la siguiente etapa es finiquitar los aspectos técnicos del proyecto de restauración es decir “el revestimiento y ver el programa que se le va a dar al área del convento y las especialidades necesarias para configurar el proyecto como un todo y poder optar al financiamiento de la Subdere”.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día