• Recientes incendios complicaron a equipos de emergencias. Hoy buscan mejorar coordinaciones.
Crédito fotografía: 
Lautaro Carmona
Tras los últimos siniestros en la región, Bomberos advierte que continúan con escasos recursos para el control del fuego. Conaf, encargada de coordinar el trabajo en estas emergencias, espera la instalación de brigadas en la zona para los próximos meses.

Más de 22 hectáreas de vegetación consumidas por las llamas fue el lamentable resultado de uno de los más recientes incendios forestales en la Región de Coquimbo. Kilómetros de bosque nativo fueron arrasados por el fuego, que se tornó incontrolable por cerca de ocho horas, amenazando zonas pobladas de la Provincia de Limarí.

No hubo civiles heridos que lamentar, pero junto con una importante pérdida de flora -y de recursos comprometidos en la emergencia-, lo ocurrido en la madrugada del 20 de agosto a orillas del Rio Mostazal en la comuna de Monte Patria, fue una advertencia del peligro, siempre presente, de nuevos episodios.

El escenario es difícil y se complica aún más con las altas temperaturas que se han estado registrando en la zona durante los últimos días. La semana recién pasada un “evento extremo” elevó los termómetros hasta los 38 e incluso los 40° en algunos sectores de la región, lo que sumado a la baja humedad y el fuerte viento, propiciaban un ambiente de peligro.

"Vamos a enfrentar desgraciadamente una nueva temporada de incendios forestales sin tener el recurso hídrico y eso nos complica muchísimo", Jaime Cortinez, superintendente Bomberos Los Vilos

Chile no es ajeno a situaciones como lo que se viven en la Amazonía o en el Ártico, aunque a una mucho menor escala, por lo que, conscientes de que el cambio climático ha ido modificando las temporadas en las que se esperan este tipo de contingencias, durante las últimas semanas de agosto se han ido tomando cartas en el asunto.

En este contexto la Oficina Nacional de Emergencias (ONEMI) en coordinación con el Gobierno Regional ya había emanado para los primeros días de esta semana una Alerta Temprana Preventiva, con el fin de estar preparados ante cualquier eventualidad. Ahora, la Corporación Nacional Forestal (Conaf) tiene contemplado adelantar el inicio de la “temporada de incendios forestales”.

Con el tiempo se ha ido ampliando el período, abarcando desde noviembre hasta abril y con un escenario cada vez más complicado, la Conaf decidió empezar con este trabajo un mes antes, pero los últimos incendios simultáneos en Monte Patria, Combarbalá y Salamanca, obligaron a fijar una fecha incluso más próxima: septiembre.

Las medidas buscan anticipar la instalación de las brigadas que llegan a la zona y generar una mejor respuesta. “Estamos justamente en un periodo en que no tenemos los recursos suficientes, por eso la coordinación con Carabineros, Bomberos y la PDI, vienen a ser la respuesta a esta contingencia”, indicó a El Día el director regional de Conaf, Eduardo Rodríguez.

Recursos de emergencia

Normalmente Conaf de la región cuenta con dos cuadrillas de cinco funcionarios cada una y son apoyados por 19 efectivos de las brigadas del Ejército con personal capacitado para hacer trabajo de segunda línea en incendios forestales, además de la colaboración de los voluntarios de Bomberos.

En temporada alta se establecerían alrededor de cien personas para el combate del fuego, sumado a los recursos del plan básico existentes a nivel país, que contemplan aviones y helicópteros en caso de ser necesarios. “El año pasado tuvimos la mayor inversión histórica en control de incendios forestales. Eso nos permite contar con medios aéreos en combate, con cuatro descargas aéreas en la región, lo que representa una cifra histórica”, dijo Rodríguez.

La legislación establece a Conaf como la responsable técnica, con competencias legales para coordinar este tipo de trabajos, catalogado como “la profesión de mayor riesgo en el planeta”, advierte el director, por lo que los funcionarios están sometidos a un entrenamiento basado en doctrina militar de forma periódica. El despliegue completo debiese estar listo a fines de octubre.

Bomberos preocupados

Pero hay una realidad que para bomberos resulta innegable, son los primeros a quienes todos llaman –antes que a Conaf- cuando hay incendios forestales. Consultados por El Día, los voluntarios aseguraron estar preocupados.

El superintendente del Cuerpo de Bomberos de Los Vilos, Jaime Cortínez, no quiere repetir la experiencia de febrero de 2018, cuando un voraz siniestro consumió casas e importante patrimonio cultural en la comuna. En ese tiempo, los voluntarios dijeron que “no se aprendió la lección” del año anterior y aseguraron que la Alerta Roja pudo haberse evitado, si hubiesen contado con camiones aljibe.

En relación al actual estado, Cortínez fue tajante. “Vamos a enfrentar desgraciadamente una nueva temporada de incendios forestales sin tener el recurso hídrico y eso nos complica muchísimo, porque nosotros tenemos la voluntad de ir a aportar y apoyar, porque cuando están comprometidos los bienes y las vidas de las personas Bomberos tiene que actuar”.

"Estamos justamente en un periodo en que no tenemos los recursos suficientes, por eso la coordinación con Carabineros, Bomberos y la PDI, vienen a ser la respuesta a esta contingencia”, Eduardo Rodríguez, director regional Conaf.

El voluntario señaló que se está gestionando el arriendo de estos vehículos, pero “ya tenemos la experiencia de no haber tenido el agua suficiente para haber controlado un incendio que después se convirtió en una Alerta Roja (…) pensamos que va a ser bastante fuerte este año con los incendios forestales”, indicó.

El vicepresidente regional de Bomberos y voluntario del cuerpo de Río Hurtado, Luis Vega, agregó en este sentido que “Al final un camión aljibe debe ser destinado a varias partes, obviamente se demora en llegar y si lo mando vacío para que llegue rápido se demora en cargar. Un incendio en minutos se nos va de las manos”, dijo.

Mejorar coordinaciones

Tras los últimos eventos el ambiente era complicado y los voluntarios alegaron poco reconocimiento de su labor en el combate de los incendios. Hoy han decidido concentrase en estar preparados para las emergencias y el director regional de Conaf asegura que “mejoramos mucho las coordinaciones con Bomberos y pudimos limar bastantes asperezas que han salido en los medios, pero que ya están superadas”.

Mejorar las coordinaciones resulta fundamental. Uno de los objetivos es masificar el número de emergencias 130, por sobre el de bomberos para el caso de incendios forestales, ya que llegar lo más rápido posible es esencial al momento de declarar Alerta Amarilla y así poder devolver los recursos usados por Bomberos en la emergencia, una de las principales preocupaciones de los voluntarios.

4 incendios simultáneos en distintos puntos de la región se produjeron en el ultimo evento, lo que complicó a Bomebros y Conaf

Asimismo se han reunido con Carabineros, para capacitar a los funcionarios en el sistema de aviso de quemas, importante al momento de reducir material combustible y evitar así el avance del fuego, a lo que se suma el constante monitoreo en coordinación con Onemi. “Queremos poder coordinarnos de la mejor manera posible para poder enfrentar esta temporada”, finalizó.

La acción humana y la prevención

El director regional de Conaf, Eduardo Rodríguez, indicó que “nuestras causas regionales de incendios forestales están dadas principalmente por fogatas mal apagadas, asados que se realizan al aire libre y trabajos de construcción que generan chispas”. En ese sentido se encuentran incentivando una “actitud preventiva”, haciendo el llamado a la ciudadanía a “tener mucho cuidado. Las fogatas no se apagan con agua, se apagan con tierra”, indicó.

Además se están visitando establecimientos educacionales en zonas de riesgo de incendios forestales y comunidades del Limarí. “También estamos a punto de entregar a todas las comunas de la región planes preventivos, pero además de identificar los puntos críticos sugerimos ciertas acciones para enfrentar de una mejor manera la temporada”.

A esto se suman trabajos preventivos en Parque Coll de La Serena, donde se ha trabajo en quitar materiales combustibles en el terreno, despeje y desplazamiento bajo tendidos elécticos y franjas cortafuegos.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

Máster Gratuito en Marketing Digital