Crédito fotografía: 
Lautaro Carmona
La mayor cifra de contagios de la comuna, la alta cesantía, el hacinamiento, la delincuencia y el alto número de población, confabulan para que ese populoso sector poblacional sea el de más alto riesgo frente al Coronavirus, por lo que se requerirá un estricto control durante la cuarentena, ya que se teme que se transforme, además, en un lugar donde no se respete como se espera la prohibición de salir a la calle.

Según las últimas cifras oficiales en la región había, hasta ayer, un total de  1.126 casos activos de Covid-19, de los cuales 448 corresponden a Coquimbo, la cifra más alta de todas las comunas.

Si bien la cifra es preocupante y bien lo saben las autoridades comunales, más allá de lo general, está la preocupación porque del total de contagios de la comuna, más de la mitad se ha concentrado en el sector poblacional de Tierras Blancas, por lo que se entiende que se buscará realizar un trabajo más minucioso ahí con el objeto de bajar las cifras y no que éstas se disparen de una manera lamentable.

Por eso, una de las preocupaciones son los controles que se han comenzado a realizar en la conurbación, donde hace tres días se declaró cuarentena.

En este sentido, el sector de Tierras Blancas es el que más exige un control estrecho, puesto que por sus características sociales las personas utilizan mucho sus calles y a toda hora, lo que se ha visto en estos últimos días a pesar de  la cuarentena, aunque en un grado menor.

Los temores

El temor que sienten algunos dirigentes sociales es que no se respete como debería la cuarentena, por lo que creen que la vigilancia de esta norma debe ser velada.

No obstante, frente  a la consulta si han podido apreciar que hay control en las calles, en términos generales coinciden en que sí, aunque temen que la situación se relaje.

“Por ahora hemos visto que hay control policial en las calles, no en todas, pero se ve más carabineros y militares también, el problema va a ser cuando pasen los días y la gente se comience a aburrir en sus casas o se relajen y empiecen a salir a las calles. Yo por lo menos he visto a bastantes personas durante el día”, apunta Héctor Ponce, uno de los antiguos residentes de ese sector.

El caso, es que Tierras Blancas es el sector poblacional más vulnerable frente al Coronavirus, dadas las características que envuelven a esta zona de Coquimbo.

Se trata del lugar en donde está la mayor cifra de contagios de la comuna, tiene una alta tasa de cesantía, el hacinamiento también es muy alto, especialmente en las colonias de extranjeros; la delincuencia se arrastra hace tiempo y el alto número de población, confabulan para que ese populoso sector poblacional sea el de más alto riesgo frente al Coronavirus.

Primeras evaluaciones

El pulso al comportamiento de la comunidad en cuarentena lo pueden tomar sus propios residentes y dirigentes. Precisamente uno de los sectores más vulnerables es el de la colonia de haitianos que se ha instalado en Tierras Blancas.

A ellos, más allá de los controles les preocupa la alta cesantía y el hecho de no poder salir a ganarse la vida con el confinamiento, lo que deja patente el vocero de esa comunidad, Romeo Gabaud,  quien es directo para sostener que “mi colonia lo está pasando mal, porque desde que empezó la cuarentena hay mucho despido y la gente que salía a trabajar en el día, con la cuarentena está en la casa, sin plata y sin comida, eso me preocupa mucho, porque lo están pasando mal”.

Reconoce que su colonia es la más vulnerable, porque no hablan mucho español, lo que es una traba para conseguir empleo y la mayoría trabaja como temporero, en esta época cosechando limones, donde no reciben buenas remuneraciones, pero la mayoría está cesante, porque también fueron cesados los que laboraban en  las pesqueras.

El concejal Fernando Viveros, quien es médico y tiene una clínica de atención gratuita en el lugar, reconoce las carencias y frente a los temores de que  haya desobediencia en la población, hace una buena evaluación de la cuarentena y afirma que en las calles se ha visto menos circulación de personas, pero advierte que en todos los barrios más populares, “vamos a tener este tipo de situaciones de que algunas personas no van a cumplir esta cuarentena, ya sea porque no tienen los recursos para poder cumplir o porque no están dispuestos a cumplir, ya sea por irresponsabilidad o por falta de conciencia en torno a la gravedad del tema”.

Por eso Viveros cree que era fundamental que el Estado llegara con ayuda oportuna. En esa línea saluda la llegada de casi 70 mil cajas que se van a entregar entre el proceso del gobierno y el municipio. “Si a este barrio llega en forma oportuna la ayuda, las personas no tienen por qué estar en la calle”, indica.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

Máster Gratuito en Marketing Digital