• Filas kilométricas son las que se forman en plena ruta 5 antes de llegar a la barrera sanitario ubicada en el límite de las regiones de Atacama y Coquimbo, específicamente en el sector de Punta Colorada ya que habría una fila única para realizar los controles.
  • La barrera sanitaria ubicada al norte de la región, en la comuna de La Higuera, cuenta con tres controles, uno para vehículos particulares, uno para camiones de carga y el otro para buses. Tardando entre 3 a 5 minutos entre cada control y siendo los más largos los de buses con cerca de 15 minutos de espera.
Crédito fotografía: 
El Día
A diferencia de los controles ubicados en la región, como el de La Higuera y Pichidangui, que en un día normal tienen hasta 15 minutos de espera, en la barrera ubicada en el límite con Atacama, específicamente en Punta Colorada se extendería hasta por tres horas. Gremio de camiones pide una fila exclusiva para el transporte, puesto que la demora estaría afectando la logística y distribución de las cargas destinadas a abastecer diversas ciudades del país.

Ingresar a la región por el norte se ha vuelto un dolor de cabeza para el gremio de camioneros que en promedio deben esperar cerca de tres horas en la barrera sanitaria ubicada en el sector de Punta Colorada, justo en el límite de la región de Atacama y de Coquimbo.

Eso porque habría una fila única donde se realizarían los controles sanitarios, tanto para vehículos mayores como livianos, provocando atrasados considerables y por ende problemas de logística y distribución de sus cargas, las que están destinadas a diversas ciudades del país para abastecer y entregar suministros.

“Nos enfrentamos, todos los días, a un verdadero cuello de botella de kilómetros y kilómetros, en que se mezclan camiones, buses y autos debido a que las autoridades dispusieron de una sola pista, esperando hasta tres horas para poder ser controlado, traduciéndose en que las cargas, ya sea para un supermercado o una feria en el norte del país, simplemente no están llegando a la hora, afectando la cadena de distribución” explicó Jorge Aquea, presidente de la Asociación Gremial de dueños de camiones de Coquimbo.

Un problema que se arrastraría desde aproximadamente un mes cuando las autoridades decidieron instalar el punto de control en una zona de descanso para los conductores, expresó Aquea, quien aseguró que el espacio no reúne ninguna medida de seguridad como cierre perimetral ni cámaras de vigilancia de la concesionaria.

Oficio de fiscalización

Ante esta situación y escuchando el llamado de los transportistas, el diputado Juan Manuel Fuenzalida y su par de la región de Atacama, Nicolás Noman, presentaron un oficio de fiscalización a las autoridades de aquella región para que consideren adoptar las medidas necesarias para la entrega oportuna de suministros y no se afecte el trabajo logístico que los camioneros tienen previamente coordinado.

En la ocasión, el diputado Juan Manuel Fuenzalida señaló que el modelo a emplear en esta barrera debe ser similar al que se utiliza en la aduana sanitaria de Pichidangui, estableciendo una vía preferente para el transporte de carga, considerando que muchas veces los conductores de vehículos menores originan una mayor congestión, producto que no portan su pasaporte sanitario y salvoconducto, por lo cual las autoridades fiscalizadoras deben devolverlos a sus lugares de origen.

En tanto, Noman, indicó que la preocupación de los transportistas de ambas regiones se tradujo en un levantamiento inmediato del tema con las autoridades respectivas, para que se efectúen las correcciones necesarias que permitan agilizar los procesos en esta barrera sanitaria.

Por último, los legisladores señalaron que las peticiones realizadas en conjunto deben tener resultados en el corto plazo, considerando una forma de trabajo coordinada entre la aduana sanitaria ubicada en la comuna de La Higuera y la barrera localizada en Punta Colorada, tomando en cuanto las proximidades que existen entre ambas.

Barreras regionales

Una situación muy distinta se vive en las dos barreras sanitarias de la región de Coquimbo, en La Higuera por el norte y en Pichidangui por el sur.

De acuerdo a información entregada por el Ejército, en el control ubicado en La Higuera existen tres puntos de control, uno para vehículos menores, otro para camiones de transporte y de carga y un tercero para buses.

En el caso de Pichidangui habría cuatro puntos instalados, una barrera para buses, una para camiones y dos para vehículos menores y particulares, por lo que los tiempos de espera entre cada uno osilaría entre los 3 y 5 minutos, mientras que en los buses el tiempo podría llegar a ser de 15 minutos de espera cuando alguno de los pasajeros no porta toda la documentación.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

Máster Gratuito en Marketing Digital