Crédito fotografía: 
Lautaro Carmona
Visitantes chilenos y argentinos relataron como fue la salida hacia las zonas de evacuación y porqué se quedarán algunos días más en la zona. Los argentinos esperan que el Paso de Agua Negra se abra a la brevedad posible para retornar hasta el vecino país

Tras el sismo de 6,7 grados en la escala de Richter que sacudió a la Región de Coquimbo, 16 kilómetros al noreste de Tongoy, muchas personas que se encontraban en la zona costera cayeron en una situación de desesperación y angustia.

Sin embargo, cuando pasaron poco más de 15 horas del fuerte sismo, muchas familias prefirieron dar un espacio a la tranquilidad, pese a las muchas restricciones que deben enfrentar, sobre todo los trasandinos, ante la noticia del cierre del Paso de Agua Negra.

Diario El Día tuvo oportunidad de conversar con algunos visitantes desde el otro lado de la cordillera. Uno de ellos es Hernán Rojo, que llegó desde San Juan el pasado domingo y no esperaban vivir una situación de estas características.

“Estábamos presenciando un show frente al edificio, en la avenida del Mar, cuando empezó el movimiento. Luego realizamos un proceso de evacuación por Cuatro Esquinas hasta Balmaceda. A eso de las dos de la mañana bajamos del lugar, porque en un momento comenzamos con nuestro regreso pero Carabineros ordenó que retornáramos”.

Hernán y su familia decidieron quedarse, pese a que tienen plena conciencia de que se pueden venir fuertes réplicas.

“Afortunadamente en nuestro edificio hemos estado bien, no hemos tenido ningún problema, y estamos a la espera de que ojalá el paso se abra pronto, porque pretendemos retornar a Argentina el día 28”, señaló.

Chilenos en alerta

También hay turistas de nuestro país que debieron pasar, por esas cosas del destino, por esta severa situación de crisis que ha mantenido alerta a la Región de Coquimbo. Diego Ibáñez, visitante nacional, estaba disfrutando junto a su familia de un espectáculo que tuvo lugar en espacio Peñuelas. 

Una de las agrupaciones estaba sobre el escenario cuando comenzó a temblar con fuerza, con las consecuencias ya conocidas. “Todo fue demasiado fuerte, la gente no sabía realmente qué hacer. Muchas personas se pusieron a correr, nosotros nos quedamos quietos, esperando que todo terminara.

Inmediatamente los músicos bajaron del escenario y en poco tiempo comenzaron los celulares con la alerta de tsunami. Y así es como comenzamos a caminar por Peñuelas Norte”.

Diego está junto a los suyos desde el miércoles, y pese a todo pretende continuar hasta el dos días más  en la zona.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día