• Un vecino sostiene que el ruido de las fiestas es "insoportable" desde 21 a 3:00 horas, situación que se extiende en la calle hasta horas de la mañana.
Crédito fotografía: 
Andrea Cantillanes
Los datos policiales indican que la comisión de delitos en el sector está directamente relacionada con estos eventos, en el período de tiempo advertido por los vecinos. La Universidad de La Serena atendió a los reclamos y evalúa acciones, confirmando que solo queda una fiesta autorizada para el mes que resta de año.

Molestos y “desesperados” aseguran estar algunos vecinos de los departamentos ubicados en calle Benavente en La Serena, esto por los molestos ruidos que los afectan cada viernes desde hace más de un mes, procedentes de las fiestas realizadas en las dependencias del Campus Isabel Bongard de la Universidad de La Serena.

Se trata de eventos organizados por los mismos centros de estudiantes (CEC) en los estacionamientos de este campus de la casa de estudios, los que cuentan con los permisos correspondientes para realizar encuentros hasta un horario determinado los fines de semana.

Las fiestas son comunes, pero los vecinos aseguran que últimamente han aumentado y desde el mes de octubre se realiza una cada viernes, lo que ha complicado a varios, por los constantes desórdenes en la salida, que se extienden hasta la primera hora de la mañana.

“NO SABEMOS QUÉ HACER”

Javier Araya es un adulto mayor que vive en los departamentos frente al portón de entrada al estacionamiento por el sector de Benavente hace más de 40 años y señala que la situación en las últimas semanas se ha hecho “realmente insostenibles, siempre ha habido fiestas, pero antes era una cada dos meses, desde octubre que son todos los fines de semana, llamamos a Carabineros, pero no es mucho lo que pueden hacer”.

Admite que es “una población tranquila”, en la que habitan muchas personas de la tercera edad, “hay gente postrada en cama y dos personas con alzhéimer”, para quienes la situación se hace más complicada.

¿Cuál es el problema? El ruido se escucha como si la fiesta fuera en su casa, indica. Pasadas las 21:00 horas comienza la prueba de sonido y una vez iniciado “el carrete”, el sonido se extiende hasta después de las 3:00 de la madrugada.

En medio, no pueden dormir sin la ayuda de tapones de oído, e incluso los vidrios de la casa se han trizado producto del efecto del bajo de la música. Pero cuando la fiesta se acaba los problemas no terminan, ya que en la salida del recinto por calle Benavente, la diversión continúa.

“Se trata de fiestas privadas, que si han afectado a la seguridad y orden público, pero hacemos los procedimientos y hemos cursado las infracciones correspondientes”. Capitán Héctor Cornejo, Primera Comisaría.

“Después de la fiesta se ponen conversar afuera, están ebrios, ocupan las bancas y además la música con parlantes sigue igual, a los vecinos les preocupa”, indica Javier, quien afirma que el escenario no cambia hasta la amanecida del sábado, momento en que los encargados de limpieza levantan la gran cantidad de latas y botellas del piso.

“Llamamos a Carabineros del cuadrante, que tienen la mejor disposición, pero nos llaman de vuelta porque los agarraron a piedrazos y botellazos”, indica. Para solucionar esta situación escribió una carta dirigida al rector de la universidad, la intendenta regional y el alcalde Roberto Jacob, con quien conversó del tema en persona.

“Estamos desesperados, no sabemos qué hacer, mi señora trabaja todos los sábados y nos levantamos todos con el genio malo, todos los sábados es horrible el panorama, esto es insostenible”, indica.

ULS RECIBIÓ RECLAMOS

Consultados por esta situación desde la Dirección General de Asuntos Estudiantiles (DGAE) de la Universidad de La Serena explicaron que se trata de eventos organizados por los mismos estudiantes y gestionados a través de esa unidad para tramitar las autorizaciones.

En ese sentido indicaron que “todas las fiestas realizadas hasta ahora tienen los permisos correspondientes de los distintos organismos, tanto de la municipalidad como de las juntas de vecinos”.

"El ruido es ensorcedor y después de la fiesta se ponen conversar afuera, están ebrios, ocupan las bancas y además la música con parlantes sigue igual, a los vecinos les preocupa". Javier Araya, vecino.

En la actualidad, solo queda una fiesta autorizada para este año, la que se realizará el viernes 30 de noviembre y que también se encuentra tramitada y autorizada.

La DGAE indicó que se han recibido reclamos por parte de vecinos del sector que rodea al Campus Isabel Bongard, los que “ya se encuentran en trámite para dar respuesta y tomar las medidas correspondientes”.

CIFRAS EVIDENCIAN DELITOS Y FALTAS.

Las cifras manejadas por Carabineros alertan un problema en torno a la comisión de delitos y las quejas de la comunidad. Según lo detallado por el capitán Héctor Cornejo, de la Primera Comisaría La Serena, desde el mes de septiembre a la fecha se han registrado cuatro delitos de robo, directamente relacionados con las fiestas, una infracción municipal y tres infracciones por ruidos molestos.

Todos los hechos han ocurrido el sábado en la madrugada, desde el mediodía en adelante. El 29 de septiembre y el 06 de octubre se recibieron denuncias por dos robos con violencia, mientras el 27 de octubre y el 10 de noviembre hubo dos robos por sorpresa.

4 delitos de robo y 4 infracciones se han cursado en el sector desde el mes de septiembre.

“Estos ilícitos están netamente vinculados a las fiestas, porque las víctimas manifiestan que al encontrarse a interior de la Universidad de La Serena y al salir de estos eventos, son abordados por individuos que sustraen sus especies, las cuatro denuncias coinciden en lo mismo”, detalló Cornejo.

El capitán explicó que una vez recibido el llamado por parte del Cuadrante 5, los Carabineros han concurrido y las infracciones se han cursado a quienes “se han apersonado en el lugar” y en su defecto se remiten por escrito a tribunales, “quienes se encargan de notificar a la Universidad”.

Sin embargo, el uniformado recalcó que “es importante señalar que se tratan de fiestas privadas, que si han afectado a la seguridad y orden público, pero hacemos los procedimientos y hemos cursado las infracciones correspondientes”. 6301i

COMISARIO LLAMA A SEGUIR CONDUCTOS

Consultado por la preocupación de los vecinos de calle Benavente, el mayor Juan Carlos Pérez, comisario de La Serena llamó a la comunidad a dirigir reclamos de este tipo directamente a la unidad, debido a que “este es un problema policial y quien lo ve es el comisario, que soy yo”, dijo.

Pérez explicó que Carabineros está a cargo de elaborar los informes de factibilidad para la autorización de eventos masivos, por lo que si se respalda con reclamos de la comunidad, estos podrían ser negativos y de esta forma evitar que situaciones como estas preocupen a los residentes.

“Que se comuniquen con el comisario y seguimos los cursos de acción, ahora, si el comisario no les responde que hablen con el jefe de zona o la intendencia, pero yo hago mi trabajo y estoy llano a atender a todos los vecinos”, manifestó.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

Radio elDía

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X