• Una parte de los vecinos de Las Cardas se han unido para exhibir su descontento ante, reclaman, una serie de incumplimientos de las autoridades para con la localidad.
  • Las obras de la estación médico rural debían estar listas en febrero del 2019, sin embargo, “ahora, la posta está como al 50%”.
Crédito fotografía: 
Camila Estay
Aseveraron que Bienes Nacionales les arrienda superficies que ya habrían sido cedidas gratuitamente a sus padres. Asimismo, denunciaron un retraso excesivo en la construcción de la estación médico rural y en la concreción del proyecto de electrificación por problemas con los pasos de servidumbre.

Por Ricardo Gálvez. 

Aproximadamente a las 9:15 horas de este jueves, una treintena de vecinos de Las Cardas cortaron con neumáticos encendidos el tránsito en la Ruta D43 que une La Serena y Coquimbo con Ovalle.

“No más arriendos, Bienes Nacionales. Solo pedimos terrenos gratis. Ojo, solo queremos vivir en paz”, se leía en una de las pancartas colgadas en la doble vía.

En otra se observaba: “No más abusos con Las Cardas, queremos soluciones”.

Tras una hora, llegó contingente de Carabineros que dispersó a los manifestantes y despejó la ruta. Procedimiento que terminó sin detenidos.

El Día llegó hasta la localidad ubicada a unos 45 kilómetros de la capital regional y que se encuentra en pleno límite entre las provincias de Elqui y Limarí, para conocer el porqué de su descontento.

Allí nos recibió una representante de su junta de vecinos, Evelyn Juárez, quien detalló las diversas problemáticas que aquejan al lugar, el que parece haber quedado en el olvido de las autoridades y también de una gran parte de los habitantes de la Región de Coquimbo.

Afirmó que el desencadenante más inmediato del malestar de los vecinos es el litigio que mantienen con la Secretaría Regional Ministerial de Bienes Nacionales (BBNN), por la propiedad de sus terrenos.

¿Cómo empezó todo?

Primero conviene aclarar la génesis de este conflicto. Fue en 1979 cuando la Universidad de Chile compró a la Oficina de Normalización Agraria (Odema), la “Resto Estancia Las Cardas”. Predio que en ese momento se encontraba habitado por unas 50 familias.

Años después, la casa de estudios consideró necesario un mecanismo legal para acceder a la petición de terreno por parte de sus ocupantes. Es así como, mediante gestiones de la intendencia regional, el Fisco permutó una superficie en el sur de Chile a cambio del Lote B de la estancia. De este modo, la universidad entregó en 1999 el lugar al Ministerio de BBNN con el objetivo de normalizar la situación de ocupación irregular de estas familias.

Posteriormente la entidad ministerial comienza a trabajar un Programa de Gestión Territorial y Ordenamiento, lo que generó una subdivisión predial que se sometió a la aprobación del Servicio Agrícola Ganadero (SAG) en 2001.

Tras llevar a cabo este trabajo, Bienes Nacionales decidió resolver definitivamente la realidad de los inquilinos originales que al 2003 se encontraban en el sector. Por consiguiente, se entregaron 59 títulos gratuitos y 9 ventas directas.

Episodio con el que el ministerio dio por cumplida la regularización de las familias históricas de Las Cardas.

Sin embargo, en los años posteriores nuevos ocupantes, que eran familiares de los originales, formaron asentamientos en pos de conseguir una solución habitacional.

Allí empezó este litigio.

No se nos ha dado ninguna solución

De acuerdo a lo que Juárez indicó, desde Bienes Nacionales les han dicho que no tienen obligación alguna con ellos, ya que los terrenos les fueron entregados a sus padres.

“A nosotros no se nos ha dado ninguna solución, solo que arrendemos (los terrenos) por años. Los que son arriendos millonarios que se le piden a la gente. Entonces, no nos dan ninguna solución de venta o de un título gratuito”, agregó.

Contrato de alquiler que tiene una duración de cinco años y que tiene un costo en torno a los cinco millones de pesos.

Monto que, sostiene la dirigente, les es casi imposible de pagar, ya que muchos vecinos son solo dueñas de casa.

“Les ha llegado orden de desalojo a varias personas. Por ejemplo, nosotros ya terminamos los contratos de arriendo, que son por cinco años, pero nos llega la renovación de contrato, el que dice que tenemos que seguir pagando cinco años más. Al final, vamos a pagar arriendo de por vida (…) el que tiene una cláusula de que yo nunca voy a ser dueña del terreno”, dijo.

En tanto, consultada respecto a conversaciones con las autoridades para plantearles este escenario, Juárez señaló que han sostenido reuniones con la Municipalidad de Coquimbo y sobretodo, con la seremi de BBNN, Giannina González, las que no han llegado a buen puerto.

“Ellos exigen que nosotros paguemos arriendos para poder llegar a un acuerdo o algo…pero al final no quedamos en nada (…) ellos dicen que es lo que exige el Gobierno y debemos acatar”, complementó.

Otras problemáticas

Pero el conflicto por los terrenos no es lo único que preocupa a los habitantes de la localidad.

En referencia a esto, la representante de la junta de vecinos relató que el municipio liderado por Marcelo Pereira comenzó a construirles una estación médico rural, la que debía estar lista en febrero del año. Empero, a casi 12 meses de este plazo, el recinto aún no está terminado.

“Fue aprobado un proyecto de 70 millones de pesos para ejecutar esta estación médico rural, la que empezó a construirse en agosto del 2018 y terminaba en 2019. Ahora, la posta está como al 50%”, afirmó.

Dilación en las obras que, según la dirigente, tendría su motivo en un retraso en los pagos a los trabajadores por parte de la Municipalidad de Coquimbo.

“Para las personas que viven acá es complicado porque tienen que ir a atenderse al Cesfam (Centro de Salud Familiar) de Pan de Azúcar. Se imagina la distancia y la locomoción, van muchos adultos mayores. También, se encuentran con el problema de que llegan allá y no hay enfermera o matrona, entonces, tampoco les informan a tiempo que no los van a atender (…) ha sido un problema muy grave para la localidad”, añadió. 

Por último, Juárez subrayó la demora en la electrificación de la segunda etapa del sector. Iniciativa por la que llevan luchando años.

“Son como 25 familias que quedaron sin dicho suministro, no se sabe el por qué (…) el año pasado la intendenta hizo un pronunciamiento para la electrificación de la segunda etapa que estaba aprobada pero allí hay un problema en donde también entra Bienes Nacionales, el que ha complicado los temas de los pasos de servidumbre. Allí ha costado mucho que den la autorización de los pasos de servidumbre (…) al final, Bienes Nacionales, para las Cardas, es un problema”, finalizó.

Seremía de bienes nacionales responde

Requerida la seremi de BBNN, Giannina González aseguró que “nuestro ministerio no tiene a cargo la entrega de soluciones habitacionales, ni parcelas de agrado, esto es trabajo que le corresponde a SERVIU (Servicio de Vivienda y Urbanismo). Efectivamente existen arriendos entregados en el sector Las Cardas, que hemos constatado, que se están utilizando como parcelas de agrado, lo que no fue el fin por el cual el terreno fiscal fue arrendado. Cuando el ministerio accedió a generar arriendos de terrenos fue para posibilitar el desarrollo de emprendimientos productivos principalmente agrícolas y con el resguardo de no sobre poblar los terrenos, pues esta área es rural y tenía límites para el uso del agua”.

Por su parte, respecto al cobro de arriendo sostuvo que el Ministerio de Bienes Nacionales cobra un alquiler por el uso de terrenos que son fiscales porque es parte de su tarea, aportando a los recursos del Estado, con la disposición de terrenos para el desarrollo de distintas iniciativas desde pequeñas hasta proyectos mayores, por ejemplo, de Energías Renovables No Convencionales (ERNC).

“Nosotros no cobramos cuando estos terrenos tienen una institución sin fines de lucro y para un proyecto que se desarrollará que tiene un impacto comunitario y social. Por eso hemos entregado en Las Cardas una zona para la instalación de una estación médica, una iglesia, un jardín infantil, la sede social, el agua potable rural, el club deportivo, entre otros”, destacó la autoridad.

Concluyó que hoy poseen lotes de 5.000 metros cuadrados desde 80 mil pesos mensuales, monto que se ajusta a sus disposiciones para cobro de arriendos. “Es importante dejar en claro que estos lotes fueron una posibilidad de desarrollo a través de un emprendimiento, no una solución habitacional y menos una posibilidad habitacional de parcela de agrado, porque este no es nuestro fin como Bienes Nacionales”, aseveró González.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día