Crédito fotografía: 
Andrea Cantillanes (1 y 2) - Janina Guerrero (3)
Según el relato, es un problema que tiene varios años, han tomado algunas medidas de cuidado pero las emisiones de material “negro y hediondo” han aumentado generando complicaciones de salud en la población.

Hace ya varios años un problema aqueja a los vecinos de la calle Enrique Campino de Las Compañías, se trata de las emisiones de humo que produce una panadería del sector, afectando la calidad del aire.

Según las declaraciones de algunos de ellos, la cantidad del material es tal que les impide hacer su vida con normalidad, incluso han tomado la determinación de no abrir las ventanas de sus casas.

Decidieron reunir firmas y buscar soluciones concretas. En agosto de 2016 Elizabeth Castillo, quien ha tomado la vocería de los pobladores, se dirigió a la seremía de Salud para solicitar una fiscalización. 

"Nuestra institución recibió el reclamo correspondiente y actualmente se encuentra analizando el punto de vista técnico-jurídico en nuestras competencias para realizar una fiscalización lo más integral posible", respondió la entidad de Salud. 

Hasta la fecha han sido muchas las puertas que estos vecinos han tocado sin conseguir orientación ni soluciones.

Otra de las voceras y quien ha apoyado a Elizabeth Castillo es Melisa Tabilo, quien contó que el problema es de varios años atrás y que con el paso del tiempo la cantidad de humo ha aumentado.

“Todos estamos congestionados y las complicaciones de salud que este provoca. En la noche es muy complicado porque las familias enteras estamos en las casas y no podemos abrir las ventanas”, dijo.

Asimismo, Tabilo señaló que han conversado con la panadería pero “ellos no hacen caso, tuvimos que llegar a esta instancia porque los niños no pueden jugar como lo hacen todos los niños, nadie nos ha escuchado, hay varios hijos de vecinos que han llegado a estar hospitalizados”.

Finalmente, los vecinos dicen entender que la panadería es la fuente de trabajo de varias familias, pero piden revisar la chimenea porque la población está siendo afectada.

Por su parte el concejal Lombardo Toledo, mencionó que conoce la situación de los vecinos del sector y que apoyará las gestiones para agilizar la fiscalización correspondiente.

"El uso de las chimeneas quedan bajo el ordenamiento de las municipalidades y su departamento de Dirección de Obras Municipales (DOM), espero que la situación que afecta a los vecinos del sector sea atendida", acotó el concejal.

Después de varios días, Elizabeth Castillo ingresó el jueves la solicitud de fiscalización en el DOM, “pero no quedé tranquila porque nadie me asegura que fiscalizarán”, confesó.

RESPUESTA DE LA PANADERÍA. Mientras tanto, el dueño de la panadería El Minero, Nelson Vásquez Segura respondió que la chimenea tiene más de siete metros de largo y que usan leña de eucalipto seca y que están en norma.

De la misma manera, Vásquez señaló que de los 20 años que lleva viviendo en el lugar los vecinos no se han acercado a conversar con él, “excepto uno que vino de manera muy respetuosa a exponer el tema, los demás han venido muy poco amables”.

El dueño de la panadería El Minero dijo que usan un horno chileno y que están invirtiendo en comprar un quemador a petróleo para panadería, “si no es llegar y meter la mano al bolsillo”, agregó.

Sin embargo, los vendedores que trabajan para Vásquez señalaron que están conscientes que el humo puede afectar a algunos residentes pero que no pueden aumentar la altura de la chimenea porque sería un peligro para ellos mismos, además mencionaron que no se han buscado las instancias de diálogo.

“Nosotros tuvimos que cambiar el techo porque nos lanzan proyectiles, platos, martillos entre otras cosas”, indicó el vendedor.

 

 

 

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

Máster Gratuito en Marketing Digital