• Bastantes personas, promeseros y fieles, además de los bailes chinos, se podían apreciar por las calles de Andacollo, donde se realiza una de las fiestas religiosas más importantes del país y que congrega a miles de personas cada año. En esta oportunidad, por razones de seguridad se suspendió la Fiesta Grande, pero el público igual llegó a rendirle honores a la Virgen.
    Bastantes personas, promeseros y fieles, además de los bailes chinos, se podían apreciar por las calles de Andacollo, donde se realiza una de las fiestas religiosas más importantes del país y que congrega a miles de personas cada año. En esta oportunidad, por razones de seguridad se suspendió la Fiesta Grande, pero el público igual llegó a rendirle honores a la Virgen.
  • Los comerciantes ambulantes fueron llevados a un sector perimetral, ya que el comercio fue prohibido para esta festividad religiosa de Andacollo.
    Los comerciantes ambulantes fueron llevados a un sector perimetral, ya que el comercio fue prohibido para esta festividad religiosa de Andacollo.
Crédito fotografía: 
Canal Andacollo TV
Son más de 50 los que llegaron y fueron ubicados en un lugar perimetral del centro de la comuna, luego que el concejo municipal prohibió la instalación de los 500 vendedores que tienen empadronados y que se consideran estables en la Fiesta Grande. Los informales no han sido desalojados por el fondo de la fecha y porque no se busca provocar un conflicto.

A pesar que la Fiesta Grande de Andacollo está oficialmente suspendida, se espera que lleguen a lo menos una 20 mil personas y uno de los primeros problemas que ha enfrentado el municipio son cerca de medio centenar de vendedores ambulantes que no tienen autorización y que llegaron a la comuna.

Frente a esta realidad el alcalde (s) de  Andacollo, Wilson Núñez, sostuvo que ellos tienen empadronado a 500 vendedores que se instalan cada año, cuando la fiesta se realiza con normalidad, pero que en esta ocasión, como se decidió suspender la fiesta religiosa, no se les otorgó permisos a esos comerciantes que se instalan en las calles aledañas a los templos.

Sin embargo, en esta oportunidad ha llegado un número del orden de los 50 comerciantes ambulantes que ha complicado a las autoridades comunales, ya que al no tener autorización no pueden estar comercializando sus productos.

No obstante el edil reconoció que éstos fueron replegados por Carabineros a una zona perimetral de la comuna, donde se han instalado y se les ha permitido permanecer allí por la autoridad policial con el objeto de no provocar alguna situación de confrontación.

Sin comercio

Según lo sostenido por Wilson Núñez, una vez que la fiesta fue suspendida, fue el concejo municipal quien decidió, además, prohibir la instalación del comercio que llega cada año.

“El concejo comunal decidió no autorizar comercio de ningún tipo en el bien nacional de uso público durante todos estos días en que tradicionalmente se realiza la Fiesta Grande de Andacollo. Sin embargo, han llegado algunos comerciantes ambulantes, digo algunos, porque en tiempos normales son 500 vendedores que están empadronados, más 200 ó 300 vendedores ambulantes, por eso digo algunos, cuando hablamos  de entre 50 ó 100  comerciantes ambulantes que hayan llegado y lo que ha hecho Carabineros es muy similar a lo que resolvió en la Fiesta de Lo Vásquez, que es otorgarles un espacio para que puedan trabajar bajo esas condiciones, confinados en un lugar bastante distante a todo lo que es el centro religiosos, digamos plaza, basílica, iglesia chica”, señaló.

Motivos de la suspensión

Wilson Núñez recordó los motivos por los cuales fue suspendida la fiesta religiosa, indicando que esto obedeció a motivos de seguridad, ya que Carabineros les informó oportunamente que debido a la contingencia social del país, no dispondría del personal que destina cada año para resguardar esa festividad, que son alrededor de 150 funcionarios que llegan de apoyo.

“Carabineros no ha podido disponer de un contingente regular y suficiente que pueda garantizar  la integridad y seguridad de las personas que vienen a Andacollo y de los andacollinos y también garantizar la protección a la propiedad pública y privada, sobre todo al patrimonio de ambas iglesias. Ese es el tema de fondo por lo que se acordó la no realización de esta festividad tan tradicional”, mencionó el edil subrogante.

Visitas inevitables

En la municipalidad de Andacollo reconocen que es inevitable que las personas que lleguen en esta fecha a la comuna a participar de la Fiesta Grande y que estaban conscientes que a pesar de la suspensión, los fieles, promeseros, vendedores ambulantes e incluso bailes chinos, llegarían a la comuna.

“Aunque las condiciones son distintas, porque la basílica está cerrada en su perímetro, donde más se congregan peregrinos y visitantes, hay muchas personas que tienen promesas y de una u otra manera van a venir, caminando, en vehículo y parte del comercio ambulante, lo que es natural, sobre todo que hemos tenido  meses muy complicados en lo económico. Entendemos que hay personas que van a venir, obviamente que no en la cantidad de sobre 100 mil personas como es regularmente”, señala el edil (S) Wilson Núñez.

La autoridad comunal explica que con la suspensión de la Fiesta Grande lo que han querido hacer es evitar una conglomeración masiva que sea incontrolable debido al poco personal de Carabineros que ha sido dispuesto.

De todas formas, creen que llegarán unas 20 mil personas, lo que obliga al municipio a realizar una serie de tareas, como el ordenamiento del tránsito, la disposición del comercio, servicios de aseo, entre otros.

También están coordinados con la empresa eléctrica CGE y la sanitaria Aguas del Valle, con el objeto de que el agua y la energía eléctrica estén funcionando con regularidad.

Programa de reflexión

La Iglesia Católica también cambió sus actividades y todo lo que se desarrollará será en el marco de un programa de reflexión.

También ya han comenzado a llegar los bailes religiosos o bailes chinos, que se concentran principalmente en la plaza.

Wilson Núñez precisa que la gente puede ir a la comuna, pero que deben entender que no se van a encontrar con lo que generalmente hay, como el comercio, un circuito en calles cerradas,  pero podrán acercarse a las iglesias.

Visitas habituales

José Manuel Mercado y Fabiana López, no han faltado a ninguna fiesta religiosa de diciembre en la última década.

Señalan que “La Chinita”, se sanó a su hijo Benjamín, quien enfermó gravemente cuando tenía cuatro años y con los favores de la Virgen pudo salir adelante.

“Ya no había mucho que hacer, no mejoraba nada hasta que nos encomendamos a La Chinita que le dio el aliento necesario. Venimos a agradecerle todos los años y lo vamos a hacer mientras tengamos fuerzas”.

Indican que a diferencia de años anteriores hay muy poca gente, pero creen que es mucha la que falta por llegar.

Sandra Vivanco menciona, por su parte, que acompañaba a su madre desde pequeña y “después que murió seguí viniendo con mis hijos. Ella era muy devota y le tenía mucha fe a la Virgen del Rosario”.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X