• Donoso asegura que investigará la veracidad de estas 47 denuncias, pero hasta ahora no ha encontrado nada.
Crédito fotografía: 
Andrea Cantillanes
Tras el reportaje emitido este martes por TVN, el obispo emérito de La Serena insistió en que nunca conoció la supuesta carpeta con las 47 denuncias contra Cox, y cree posible que una facción del clero con la que siempre ha tenido disputas esté tratando de involucrarlo en el caso. Pero el sacerdote Manuel Hervia asegura que monseñor siempre conoció de las “aberraciones” cometidas por el exreligioso y que incluso lo amenazó en su minuto diciéndole que “si hablaba de Cox le iba a llegar”.

“Yo sentía que en algún momento iba a tener que caer”, con estas palabras, el obispo emérito de La Serena, Manuel Donoso, se refiere al reportaje emitido el martes por el noticiero central de TVN.

El trabajo periodístico, habla de la existencia de una  supuesta carpeta en la que se relatarían las declaraciones de unos 47 niños que habrían sido abusados y violados por Francisco José Cox. Este material, habría sido entregado a Donoso pero los antecedentes, presuntamente, quedaron en el olvido.

Según consigna Alexandros Vladyka, hoy arzobispo de la Iglesia Ortodoxa de La Unidad, quien era laico en La Serena en los tiempos que se destapó el caso Cox, él trabajó junto al sacerdote Jaime Valencia, a solicitud del propio Manuel Donoso, para establecer la veracidad de las denuncias que existían contra el religioso perteneciente a la comunidad de Schoenstatt. Tras finalizar la investigación, el 2004, pusieron los relatos escritos en hojas de oficio a disposición de Donoso, pero monseñor no los habría tomado en cuenta.

”A mí él (Donoso) me amenazó. Me dijo que si yo hablaba de Cox me iba a llegar, con esas palabras, porque yo debía haber sabido cuidar las espaldas de mi jefe”, Manuel Hervia, sacerdote.

Un posible “montaje”

Fue en el mismo reportaje donde Donoso niega haber recibido la supuesta carpeta y asegura que de haber sido notificado de esa cantidad de denuncias, las recordaría.

Contactado nuevamente por El Día, monseñor manifestó que ya hizo las averiguaciones en el Arzobispado y “no hay nada referente a esta carpeta”.

Donoso, además, agrega que le pareció extraño el que días antes de ser entrevistado, recibiera la visita del militante de un partido político quien fue el que gestionó el encuentro, y que además habría sido el nexo con el hoy arzobispo de la Iglesia Ortodoxa en Santiago. En este sentido, monseñor no descarta que todo haya sido orquestado debido a que él era uno de los pocos religiosos de la época de Cox que “se estaban salvando” de ser acusados de encubrimiento o algo por el estilo.

Pero, dice el prelado, no se trataría de una cuestión política como tal, ya que al interior de la Iglesia también hay divisiones y Donoso piensa que “es posible que desde otro lado haya una operación. Yo pensaba que la Iglesia no se movía en estas cosas. Yo vivo más en otro mundo, más sencillo, pero aquí hay grandes influencias”, sostiene.

Manuel Hervia: “Las denuncias me parecen verosímiles”.

Pese a la defensa de Donoso, muchos sí dan crédito a que haya guardado silencio. Desde el interior del clero, el propio sacerdote Manuel Hervia, quien hoy se desempeña en la diócesis de Santiago y que fue el primero en denunciar a Francisco José Cox, cuando lo vio teniendo relaciones con un joven al interior del Arzobispado, precisa que “todo lo que haya hecho el padre Valencia a mí me parece verosímil. Él era un sacerdote muy bueno y siempre estuvo preocupado por el tema Cox”, consignó Hervia en conversación con El Día.

“Es posible que desde otro lado haya una operación. Yo pensaba que la Iglesia no se movía en estas cosas. Yo vivo más en otro mundo, más sencillo, pero aquí hay grandes influencias”, Manuel Donoso, obispo emérito de La Serena.

En relación a Donoso, señaló que “era propio de él tratar mal a la gente”, por lo que no duda de que haya tenido una actitud déspota con Alexandros Vladyka cuando éste se habría acercado a él a preguntarle qué había pasado con los informes. “Donoso conmigo se portó muy mal, a mí me echó de La Serena, por el conflicto que hubo de las monjitas, cuando yo defendí a Armando Tapia”, asegura el religioso.

Específicamente sobre un posible encubrimiento u omisión por parte de Donoso, asegura que le hace sentido. “A mí él me amenazó. Me dijo que si yo hablaba de Cox me iba a llegar, con esas palabras, porque yo debía haber sabido cuidar las espaldas de mi jefe”, puntualizó Manuel Hervia.

Víctima de Cox defiende a Donoso

Hernán Godoy hasta ahora es la única víctima de Cox en La Serena que lo ha denunciado en los tribunales de justicia. Para él, “alguien le está pasando la cuenta” a Manuel Donoso, y asegura que desde que hizo saber lo que le había ocurrido con Cox en el año 2002, monseñor le habría prestado todo el apoyo, por eso le extraña lo que hoy se le está cargando. “Cuando yo denuncié el tema frente a él, en ese momento me preguntó a mí qué era lo que quería hacer y si quería recurrir a la justicia, fui yo el que se cerró y no quise seguir, por eso me extraña tanto esto”, manifestó.

“Cuando yo denuncié el tema frente a él (Donoso), en ese momento me preguntó a mí qué era lo que quería hacer y si quería recurrir a la justicia, fui yo el que se cerró y no quise seguir, por eso me extraña tanto esto”, Hernán Godoy, víctima de Cox.

Y asegura que hasta ahora ha estado junto a él acompañándolo en el proceso, y que ambos han conversado sobre la demora en la investigación, la que según Godoy, “se está desvirtuando”, debido a que “se está cargando a personas como a don Manuel y a Cox se le está dejando tranquilito en Santiago”, aseveró. 4601i

Donoso el 2002

Cuando explotó el caso Cox, en noviembre del 2002, Manuel Donoso tuvo que salir a enfrentar a los medios nacionales y locales, quienes lo abordaron justo después de una conmemoración del 1 de noviembre. En esa oportunidad,  no evadió preguntas. Si bien manifestó que no habían causas en contra de Cox en los tribunales ordinarios de justicia y que él no tenía pruebas “de las denuncias y las quejas” que investigaba la Nunciatura, admitió que “tenía una manera de ser afectuosa que no correspondía y se lo dije, porque me causaba molestia”, sostenía Donoso, quien ese mismo día pidió perdón por las eventuales conductas impropias de Cox. “Pido perdón humildemente como pastor a cualquiera que en este momento esté sufriendo”, dijo Monseñor.

 

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

Radio elDía

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X