• Según Carabineros, 300 personas se reunieron en las calles céntricas de La Serena para manifestarse en contra del patriarcado.
  • Las banderas con consignas en apoyo al movimiento feminista continúan en el frontis de cada uno de los campus de la casa de estudios estatal, tanto en La Serena como Coquimbo.
  • Las banderas con consignas en apoyo al movimiento feminista continúan en el frontis de cada uno de los campus de la casa de estudios estatal, tanto en La Serena como Coquimbo.
  • Las banderas con consignas en apoyo al movimiento feminista continúan en el frontis de cada uno de los campus de la casa de estudios estatal, tanto en La Serena como Coquimbo.
  • Según Carabineros, 300 personas se reunieron en las calles céntricas de La Serena para manifestarse en contra del patriarcado.
Crédito fotografía: 
Lautaro Carmona
“Sororidad”, “feminismo”, “machismo”, “género” y “patriarcado”, todos conceptos alusivos a las demandas estudiantiles de la Universidad de La Serena (ULS) y que son explicados mediante coloridos carteles e infografías al interior de la sede Ignacio Domeyko. Y es que según consignaron fuentes que se han tomado dicho recinto y que prefieren mantener el anonimato, esta manifestación “no sólo busca hacer ruido, sino que también generar conciencia y educar a todos los niveles de la población”.

Todo esto se enmarca en la situación país respecto al patriarcado y la incansable lucha de movimientos feministas para derrocar su significado. Ya que todo Chile fue testigo de cómo en Santiago multitudes de mujeres con el pecho descubierto se apoderaron de la Alameda manifestando su descontento.

Sin embargo, de los que muchos llamaron como “extremismo” por las condiciones en que marchaban, la situación llegó a la Región de Coquimbo pero con otro calibre. Se trata de la ULS, que desde el pasado miércoles sus estudiantes, principalmente mujeres,  iniciaron la toma de cada una de las sedes en apoyo a los movimientos feministas y la lucha a nivel nacional que se lleva adelante contra los abusos y la violencia machista, por lo que las manifestaciones locales continuarán de manera indefinida.

LA GOTA QUE REBOSÓ EL VASO

Según manifestaron fuentes anónimas de la toma, el motivo que detonó que se tomaran los establecimientos de la emblemática casa de estudios, fue un petitorio sobre acoso gestionado por la universidad. Resultando este como “inadecuado”, ya que los estudiantes no participaron en su elaboración.

Se trata de un manual protocolar contra el abuso, estableciendo las directrices que hay que considerar en el caso de que suceda un ejemplo de este tipo de violencia hacia alguien de la comunidad universitaria, considerando tanto a funcionarios como estudiantes.

Desde el interior del campus Ignacio Domeyko, dijeron que dicho protocolo surgió tomando como base el de otras universidades “que tienen una realidad totalmente distinta”. Además, piensan que es poco ético que en él hayan trabajado personas que tienen acusaciones no comprobadas de acoso, agregando que en la elaboración del documento tendría que existir gente neutral y experta, “pero sobre todo considerando la opinión o ideología de los estudiantes y funcionarios”.

Añadieron que el mencionado protocolo tampoco aseguraba el bienestar de la víctima y que no contemplaba medidas de precaución. Y por último, sentenciaron con que ha habido acosos de acosos al interior de la universidad, principalmente de violencia contra funcionarias, “pero estas temen realizar la denuncia por las represalias que pudieran haber en su contra si es que lo hacen”.

¿HASTA CUÁNDO LA TOMA?

Los anónimos estudiantes señalaron que para deponer la manifestación “se está trabajando con un petitorio que va más allá del tema protocolar, como que haya más igualdad de género y una mejor disposición de la universidad para otorgarle garantías a los estudiantes que velen por su bienestar”, enfatizando que “aquí hay un sistema completo que hay que cambiar”.

Durante estos días en cada uno de los campus continuarán las reuniones de estudiantes para determinar las medidas a seguir con la movilización, con la finalidad de que sean los mismos alumnos, quienes puedan levantar un protocolo con mecanismos efectivos contra la violencia machista.

No obstante, los estudiantes saben que si deponen las distintas tomas “al día siguiente no estarán los cambios, sino que es algo que se debe trabajar para que con pequeñas señales podamos contribuir a un cambio de mentalidad”.

EDUCAR TAMBIÉN ES LA CONSIGNA

“Nosotros no estamos a favor de lo que es el separatismo, nosotros buscamos concientizar tanto a hombres como a mujeres porque en la sociedad hasta las mujeres han normalizado hasta las pequeñas actitudes machistas”, explicaron al interior de la sede Domeyko.

En base a lo anterior, han contribuido a educar tanto a hombres como mujeres mediante charlas y reuniones para poder aclarar términos y contar experiencias.

Manifestaron que existe una “tremenda ignorancia” con respecto al movimiento feminista y sus solicitudes, pero que este desconocimiento no distingue sexo. Comentaron que algunos compañeros que se adhirieron a las demandas fueron tratados de “maricones” por parte de sus similares cuando se integraron a la manifestación. Siendo lo anterior, “fiel reflejo de la ignorancia existente respecto a la cultura feminista o patriarcal”.

Por último, señalaron que a los que se suman a la toma “los tratamos de educar pidiéndoles que lean todos los carteles que están pegados en las murallas”. 6401

RESPUESTAS DESDE LA ULS

¿Cómo sucedieron las cosas?

La Universidad de La Serena amaneció el miércoles 16 de mayo con los campus Andrés Bello, Isabel Bongard y Coquimbo tomados. El jueves 17 se sumó a la toma el Campus Ignacio Domeyko y Enrique Molina Garmendia. La toma se realiza a raíz de la contingencia nacional relacionada con el movimiento feminista nacional y acoso.

¿Ha existido violencia?

No hemos tenido conocimiento de situaciones de violencia, y este movimiento ha sido convocado por grupos de estudiantes de cada campus, que apoyan el movimiento feminista.

¿Cuál es la posición de la universidad?

La ULS respeta las movilizaciones estudiantiles y lo que se deriva de ello es el establecimiento de mesas de trabajo, para resolver los petitorios que surgen.

¿Se han tomado medidas para negociar?

Se está a la espera de los petitorios de los estudiantes. Lo que siempre se realiza es que el Consejo Académico en pleno, incluyendo las asociaciones gremiales, participa de las negociaciones, dado que las soluciones a estos temas son responsabilidad de toda la comunidad universitaria.

¿Qué pasará con las clases perdidas?

Como siempre ha ocurrido, las clases se recuperan en su totalidad para cumplir con la normativa vigente.

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X