• El asociar la comida chatarra, alta en carbohidratos y en azúcares como premio o recompensa para los menores sería una de las razones del aumento de peso en niños y niñas, los que se deberían a temas culturales y a la relación de las personas con la comida.
Crédito fotografía: 
Cedida
No es poco habitual que durante estos meses haya quienes suban algunos kilos, un fenómeno que a voz de diversas expertas, podría deberse a diversos factores como el confinamiento, el cambio de rutina y la ansiedad, sin embargo también los temas socioculturales y la crisis económica influirían en la forma de alimentarse y la propia relación de las personas con la comida.

Comer más estos meses y haber subido unos kilos se ha normalizado entre las personas, quienes asocian sus cambios de conductas alimenticias al encierro, las modificaciones de la rutina y también a la ansiedad que provoca la posibilidad de enfermar o el tema económico actual.

Para la nutricionista del Hospital San Pablo de Coquimbo, Daniela Delgado el aumento de peso durante la pandemia “es como el efecto secundario al confinamiento, a la cuarentena, pasamos mucho tiempo en casa, entonces tenemos al alcance todos los alimentos”.

“Algo que es recurrente es que nosotros buscamos siempre alimentos placenteros y por esto es que vamos al consumo elevado de azúcares y de productos altos en grasas, cuando un niño presenta ansiedad no es que sea ansiedad solo por frutas y verduras”, Daniela Delgado, nutricionista Hospital de Coquimbo

Una situación que según la experta provocaría que pese a tener restringido el acceso al abastecimiento, haya una priorización de la población a privilegiar alimentos altos en azúcares y grasas.

“Lo que he visto es que los pacientes han optado por abastecerse de alimentos como harina, conjunto de azúcares, entonces llegan a la casa y como panorama entretenido tienen realizar repostería y alimentos altos en azúcares” precisó.

Una situación donde los padres premiarían a sus hijos con comida “poco saludable”, especialmente por temas de tiempo y como medidas de compensación a los cambios en la rutina, explicó Delgado.

“Algo que es recurrente es que nosotros buscamos siempre alimentos placenteros y por esto es que vamos al consumo elevado de azúcares y de productos altos en grasas, cuando un niño presenta ansiedad no es que sea ansiedad solo por frutas y verduras, sino que el niño quiere comer productos chatarra” agregó.

Los riesgos

“Lo que hemos podido observar es que pacientes que antes eran solamente resistentes a la insulina a la fecha ya pueden estar con una pre diabetes o diabetes, personas que estaban con etapa de pre hipertensión hoy en día ya desencadenaron una hipertensión” aclaró Delgado.

Un aumento que tanto en niños como adultos se promediaría en 2 o 3 kilos, sin embargo, pese a ser recurrente, este incremento no afectaría a todos, aseguró pero sí la tendencia sería al alza. Es por eso que recomendó realizar planes de alimentación con opciones saludables y ricas para la familia, especialmente los niños, así como algunos ejercicios focalizados adaptados al espacio de cada uno con el fin de evitar el sedentarismo.

La relación con la comida

Cambios en la rutina y los hábitos, especialmente en quienes han debido pasar más horas en casa han generado justamente que las personas pasen más tiempo consigo mismas explicó la psicóloga y docente de la Universidad de La Serena, Bárbara Mejías.

“La cuarentena han hecho que las personas tengan que sí o sí encontrarse consigo mismo” aclaró Mejías, quien señaló que quienes continúan trabajando de manera presencial han vivido una pandemia muy distinta a quienes han estado en confinamiento, especialmente respecto al tema de la alimentación.

Encuentros que podrían evidenciar que existen trastornos alimenticios previos que se han agudizado con la coyuntura o a evaluar cuál es la relación que existe con la comida.

“Si tú estás subiendo demasiado de peso es porque hay algo en tu relación con la comida que deberías revisar. La relación con la comida son como las acciones que uno tiene de autocuidado, la forma en que tu comes dice como tú te cuidas”, Bárbara Mejías, psicóloga y docente ULS

“Si tú estás subiendo demasiado de peso es porque hay algo en tu relación con la comida que deberías revisar. La relación con la comida son como las acciones que uno tiene de autocuidado, la forma en que tu comes dice como tú te cuidas y cuánto te quieres” precisó.

Es por eso que no solo el aumento de peso sería una situación frecuente en pandemia, sino que habrían otros trastornos relacionados con la alimentación que se han presentado o incrementado, como son algunos trastornos obsesivos compulsivos que tienen relación a la limpieza y desinfección de los alimentos, vigorexia  o el exceso de ejercicio. Asimismo explicó que a los menores, que imitan los modelos de los padres, se les debía educar y enseñar a tener una relación sana con la comida y no asociarla a estados emocionales o como respuestas al estrés o la ansiedad.

Un tema que según la psicóloga “da para muchos análisis” y que estaría condicionada también con la crisis económica, puesto que habrían familias que debido a la pérdida de empleo han debido adaptarse, alimentándose a través de ollas comunas o privilegiando comidas económicas y altas en calorías.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

Máster Gratuito en Marketing Digital