Una de las víctimas del padre Nibaldo Escalante habla de los reiterados abusos

Confiesa que tenía 15 años cuando el sacerdote que tuvo misiones en La Serena y Ovalle abusó con el engaño de que era el elegido y llamado a salvar su familia. Ante la no existencia de una denuncia formal, el obispado de Punta Arenas, decidió auto denunciarse para que sea la Fiscalía quien investigue.
Leer más

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día