Hasta 120 reos debe atender un sólo gendarme debido al déficit de personal en la región

El suicidio del funcionario de la cárcel de Ovalle, Francisco Aravena (34), quien se habría quitado la vida producto del estrés laboral y problemas personales, develó las “precarias condiciones” en las que trabajarían los gendarmes en la Región de Coquimbo, algo que es denunciado por los dirigentes del gremio. Desde la dirección regional, en tanto, aclaran que sí prestan atención psicológica a los trabajadores.
Leer más

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

X