• El periodo de prueba ya pasó y toda el área comercial ha comprendido el mensaje tanto como los usuarios, aceptando que la producción y entrega de bolsas plásticas ahora tendrá graves sanciones.
Crédito fotografía: 
Foto: cedida
La medida, promovida para el cuidado del medioambiente y generar menos residuos, ya ha sido asumida de manera positiva por al menos el 80 % de la población.

Cada año se producen 3.200 millones de bolsas plásticas en Chile. Pero eso está a punto de cambiar. Desde hace seis meses oficialmente es que se ha disminuido la entrega de bolsas plásticas en comercios. Finalmente, el domingo 24 de febrero se puso en vigencia la prohibición total del uso de dichas bolsas en supermercados y grandes tiendas.

Se estima que la medida, promovida para el cuidado del medioambiente y generar menos residuos, ya ha sido asumida de manera positiva por al menos el 80 % de la población. El periodo de prueba ya pasó y toda el área comercial ha comprendido el mensaje tanto como los usuarios, aceptando que la producción y entrega de bolsas plásticas ahora tendrá graves sanciones.

“La gente está utilizando su bolsa reutilizable al momento de ir a comprar”, comentó la ministra de Medio Ambiente, Carolina Schmidt. “Según una reciente encuesta, el 80% de la población se acostumbró a hacer sus compras con éstas”, agregó.

Un cambio cultural 

Hasta ahora, supermercados y grandes tiendas sólo podían entregar dos bolsas por cliente, generando una conciencia forzosa, pero efectiva, para adquirir sacos reciclables y encargarse de contar siempre con uno.

Esto hizo que rápidamente aquellos usuarios que aún no hacían dicha transición, efectuaran un cambio de cultura más rápido. Las bolsas son de aquellos elementos que contaminan más en el mundo. Se trasladan fácilmente y su más gran impacto está en el océano, donde cada año se vierten 13 millones de toneladas de plásticos en todo el mundo.

“Este es un hito, pues marca un precedente para que todas las empresas y clientes sean más conscientes con los materiales que rodean nuestra vida cotidiana e impactan al medioambiente”, establece Laura Yáñez, gerente de marketing WCP en Hunter Douglas.

Por ejemplo, en dicha empresa, han incorporado a sus productos arquitectónicos y cortinas alternativas sustentables, llevando la conciencia medioambiental a otro nivel. Esto es una necesidad tanto para el entorno, como para el público actual, cada vez más tajante en esta materia.

Así, es como la gran transformación del 2018 en cuanto al uso de bolsas plásticas ha permitido un análisis en todo tipo de procesos de producción. Y es necesario, ya que a nivel mundial el exceso de plástico está siendo totalmente rechazado.

Un enemigo silencioso

Las bolsas plásticas tienen una corta y económica fabricación, y una vida útil relativa, pero no extensa. Sin embargo, demoran cerca de 400 años en desintegrarse por completo y si existen hasta perros que limpian las playas infectadas de plásticos, imaginen qué podríamos lograr si nos uniéramos todos por esta causa.

De igual forma incluso lo tuiteó recientemente el presidente Sebastián Piñera, reforzando el llamado a dejar de usar el exceso de plásticos. De hecho, desde agosto del 2018 es que se han usado 1.000 millones de bolsas menos en todo el país.

En especial en países como el nuestro, con una larga costa, múltiples ríos e innumerables lagos y lagunas, además de parques y reservas nacionales, el incentivo es a eliminar por completo su uso, que ya promete efectos negativos que continúen a futuro.

Es por lo mismo que desde ahora habrá una multa de $370.000 por cada bolsa de plástico en comercios y supermercados. Quien infringe la ley deberá asumir dicha consecuencia.

 

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

Radio elDía

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X