Crédito fotografía: 
Efe
Entre las novedades del nuevo teléfono también se encuentran mejoras en la reproducción de imágenes mediante las tecnologías Dolby Vision y HDR10, altavoces con mayor amplitud de sonido estéreo y un incremento de la velocidad del sistema de reconocimiento facial introducido el año pasado.

La multinacional estadounidense Apple presentó este miércoles sus nuevos modelos de teléfono inteligente, los iPhone XS y XS Max, con una pantalla cubierta por un nuevo tipo de cristal, protección especial ante líquidos, y disponibles en dorado, plateado y gris.

"Hoy llevamos el iPhone X al siguiente nivel. Les presento el que es, de lejos, el iPhone más avanzado que jamás hayamos creado", indicó durante la presentación el consejero delegado de Apple, Tim Cook.

El iPhone XS tiene una pantalla de 5,8 pulgadas (14,7 centímetros) con tecnología OLED, introducida en los modelos del año pasado y que incrementa el contraste y el brillo con respecto a las pantallas tradicionales LCD.

Como viene siendo habitual en los últimos lanzamientos de iPhone, Apple también presentó una versión más grande de este mismo teléfono, bautizado iPhone XS Max, que tiene una pantalla de 6,5 pulgadas (16,5 centímetros), la más grande de la compañía hasta la fecha.

Apple ha incrementado el tamaño de las pantallas sin prácticamente aumentar las dimensiones de los teléfonos con respecto a sus predecesores, de manera que, por ejemplo, el iPhone XS, que tiene una pantalla igual de grande que el X, es en su conjunto un dispositivo más pequeño.

Entre las novedades del nuevo teléfono también se encuentran mejoras en la reproducción de imágenes mediante las tecnologías Dolby Vision y HDR10, altavoces con mayor amplitud de sonido estéreo y un incremento de la velocidad del sistema de reconocimiento facial introducido el año pasado.

La protección ante el agua se ha mejorado de manera que los teléfonos no se estropeen incluso "si caen a la piscina" y se han hecho pruebas con todo tipo de líquidos, "incluso cerveza", apuntó el vicepresidente de Marketing de la compañía, Philip Schiller. 

TAMBIÉN PRESENTAN NUEVO RELOJ

En la misma jornada fue presentada una nueva versión del popular reloj inteligente, el Apple Watch Series 4, que incluye un sensor eléctrico que le permite realizar un electrocardiograma en 30 segundos, además de una pantalla un 30 % más grande que el anterior modelo.

Se trata del mayor rediseño del reloj desde que la empresa californiana lo sacara al mercado en 2015, fundamentalmente gracias a una pantalla que prácticamente prescinde de los marcos -como ya ha sucedido en las últimas versiones del teléfono iPhone-, por lo que las aplicaciones disponen de más espacio para mostrar información.

"Ha sido completamente rediseñado. Se ha considerado hasta el menor de los detalles y es, simplemente, bonito", indicó durante la presentación el jefe de operaciones de la compañía, Jeff Williams.

Pese a la mayor pantalla, el reloj es más ligero que su predecesor, el Apple Watch Series 3, y añade fondos con unas llamativas luces de neón que simulan elementos naturales como el fuego, el agua o el vapor para el modo más sencillo de todos, en el que simplemente se muestra la hora como en un reloj analógico.

El nuevo modelo también incluye un rediseño del altavoz, que dispone de un volumen "mucho más alto", según Williams, y que se ha movido de lugar para reducir los efectos del eco.

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X