Crédito fotografía: 
Twitter
La reutilización de productos ayuda a evitar la degradación del planeta y paliar los efectos de una vida moderna cada vez más agitada. En tiempos de crisis sanitaria, se hace imperioso fomentar una nueva cultura del consumo, más responsable y consciente.

En el Día Mundial del Medio Ambiente, creado por la Organización de Naciones Unidas (ONU) el 15 de diciembre de 1977, resulta fundamental poner en la palestra la importancia del reciclaje en un mundo cada vez más contaminado y acechado por el cambio climático.

Con el objetivo de que las futuras generaciones puedan vivir en ciudades limpias y verdes es necesario concientizar sobre la reutilización de elementos, práctica simple y cotidiana que contribuye a preservar el planeta y liberarlo un poco de la gran cantidad de basura que se acumula a diario.   

Si bien en los últimos años la sociedad chilena ha experimentado un cambio de hábito en este sentido, todavía queda mucho camino por recorrer. Por esta razón, es trascendental saber cómo realizar un correcto proceso de reciclaje de los productos más comunes que consumimos.

Debido a la pandemia del coronavirus que afecta a nuestro país, los puntos limpios dispuestos en la región de Coquimbo se encuentran cerrados, sin embargo la separación de residuos también se puede hacer desde el hogar, integrando a todos los miembros de la familia. 

Envases de plástico

Considerando que el plástico tarda alrededor de 700 años en degradarse, es de suma importancia que la sociedad aprenda a consumirlo de manera responsable, reutilizarlo y reciclarlo. En esta categoría, contenedor amarillo, se incluyen las botellas de dicho material, botes de detergente, shampoo o gel, tapas, tapones, bolsas - excepto las de basura - , entre otros.

Envases de papel y cartón

Los elementos confeccionados con papel o cartón, tales como revistas, periódicos, cajas de cereales y de zapatos, papel de envolver, cuadernos usados, entre otros del mismo material, deben ser reciclados en el contenedor azul. La finalidad de esta selección es reducir la sobreexplotación de bosques, de donde procede la celulosa.

Envases de Tetra Pack

En esta sección (contenedor beige) se circunscriben los envases de Tetra Pack, tales como cajas de leche, juegos u otros alimentos.

Vidrio

Para poder reciclar este material es fundamental que se separe del resto de los desperdicios y se deposite en el contenedor verde. De esta manera, las botellas de vino, refrescos, frascos de perfume, tarros de alimentos o conservas podrán ser reutilizadas tras un proceso de lavado de desechos o a través de su fundición.

Desechos peligrosos

El objetivo del poco habitual, pero siempre necesario, contenedor rojo es evitar una mayor contaminación ambiental. Se trata de un depósito de desechos peligrosos como pilas, baterías, aceites, aerosoles, insecticidas, entre otros. Los más comunes dentro de esta categoría son los de pilas.

Aparatos electrónicos

En el depósito de color burdeo se pueden deshacer de los aparatos electrónicos y eléctricos que ya no se están utilizando. Hablamos de electrodomésticos, teléfonos celulares, computadores, etc.

Otros productos

En el contenedor gris se depositan todos los productos o elementos que no están categorizados en las divisiones anteriores. Es decir, todos aquellos residuos que no se pueden reciclar, pero necesitan de un relleno sanitario en particular.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

Máster Gratuito en Marketing Digital