Crédito fotografía: 
Twitter
Una de las características más comunes de este trastorno es el miedo a contaminarse con gérmenes, haciendo frecuente el lavado de manos compulsivamente hasta incluso quedar adoloridos o con heridas.

El discurso de Antonia Guerreo, puntaje nacional de la PTU, generó positivas reacciones tras reconocer que padece de TOC. “Soy una chica de puente alto, criada solo por mi mamá. Tengo Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC), soy la clase de persona que nunca soñaría con esto y aquí estoy”, dijo la joven puentealtina durante el tradicional desayuno que los puntajes nacionales realizan todos los años con el Presidente en ejercicio.

La revelación generó muchas dudas respecto del significado de la afección. Pero este no es un término nuevo para los chilenos, cabe recordar que el Presidente electo, Gabriel Boric, también fue diagnosticado con TOC, por lo que fue duramente cuestionado durante su campaña presidencial.

¿Qué es el TOC?

El Trastorno Obsesivo Compulsivo es una afección mental que pertenece al grupo de los desórdenes de ansiedad.

Se caracteriza porque quienes lo padecen “tienen pensamientos, sentimientos, ideas, sensaciones (obsesiones) o comportamientos repetitivos e indeseables que los impulsan a hacer algo (compulsiones)”, según consigna el servicio de la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos, MedLine Plus.

Además desde la Clínica Mayo de Estados Unidos enfatizan que “estas obsesiones y compulsiones interfieren en las actividades diarias y causan mucha angustia”.

Tipos de TOC

Una de las obsesiones más comunes es el miedo a contaminarse con gérmenes y las personas que tienen pensamientos obsesivos sobre este tema, suelen lavarse las manos compulsivamente hasta incluso quedar adoloridos o con heridas.

Algunos ejemplos de TOC son: necesitar que las cosas estén ordenadas simétricamente; pensamientos agresivos u horrendos sobre lastimarte o lastimar a otros; pensamientos indeseados de índole agresivo, religioso o sexual.

“Las obsesiones incluso pueden no ser acciones físicas con el entorno, sino que también pueden ser ejercicios mentales, como por ejemplo pensar repetitivamente en ciertas palabras o sonidos, o evitar pensar en ciertos temas por que son de carácter inmoral como por ejemplo la sexualidad o el asesinato (lo cual provoca el efecto contrario, que consiste en sobre pensar en esos temas)”, explica Chile Psicólogos.

“Pueden existir también temores obsesivos como la idea de poder hacerles daño a los demás o la idea constante de estar ante un daño inminente (una catástrofe por ejemplo)”, agregan.

TOC más comunes

– Los verificadores: Quienes lo padecen tienen un temor desmedido a que algo malo vaya a ocurrir, por lo que pueden invertir mucho tiempo en verificar repetidamente que todo esté bien.

Por ejemplo: Asegurarse una y otra vez de que la llave del gas esté cerrada, revisar las cerraduras o que la plancha esté desenchufada.

Se podría decir que estas personas no confían en su memoria, por lo que prefieren repetir las acciones y aún así es probable que rato después se pregunten ¿corté el gas?¿cerré la puerta? ¿desenchufé la plancha?

– Limpieza Compulsiva: La ansiedad de estas personas está relacionada con la contaminación o con las enfermedades de las que se pueden contagiar a través de los objetos que tocan. Por este motivo son muy meticulosos con el aseo personal y del lugar en que viven.

Entre ellos están aquellos que se lavan las manos de forma reiterada, quienes piensan que tenían las manos tan sucias que contaminaron el jabón o quienes dudan antes de abrir la llave de un lavamanos público por los gérmenes que de seguro hay depositados ahí.

– Precisión, simetría y orden: Si no hacen las cosas de una determinada manera se angustian, ya que tienen la necesidad de realizar tareas comunes de forma simétrica y ordenada.

Por ejemplo: no pisar las líneas al caminar, que las cosas estén ordenadas y distribuidas de una forma específica, entre otras.

¿Quiénes están propensos a lidiar con un TOC?

Según consigna el portal Chile Psicólogos, podría presentarse en hombres y mujeres de cualquier edad. Sin embargo, “es más frecuente verlo en hombres entre los 15 y 25 aproximadamente”.

Y es muy normal que se dé “con más frecuencia en hijos de padres muy sobreprotectores y en miembros de familias muy aglutinadas”.

¿Cómo identificar un TOC?

Desde la Clínica Mayo señalan que si bien el trastorno obsesivo-compulsivo suele incluir obsesiones y compulsiones, “también es posible tener solo síntomas de obsesión o solo síntomas de compulsión”.

“Puedes darte cuenta o no de que tus obsesiones y compulsiones son excesivas o no razonables, pero te consumen muchísimo tiempo e interfieren en tu rutina diaria y en tus actividades sociales o laborales”, expresan.

Algunos síntomas de obsesiones son:

– Miedo a contaminarse por tocar objetos que han tocado otros.

– Dudas persistentes sobre si pusiste llave a la puerta o si desenchufaste la plancha o apagaste el calefont, etc.

– Estresarse cuando los objetos no están ordenados de una determinada manera.

– Se te vienen a la mente imágenes indeseadas e incómodas en las que te ves lastimando a otros o te lastimas a ti mismo.

– Pensamientos indeseados e incómodos sobre actuar de manera inadecuada.

– Evitar situaciones como dar la mano a otras personas por el miedo a contaminarte.

– Angustiarte por imágenes sexuales desagradables que vienen a tu mente.

Padecer de un TOC, puede complicar el día a día, sin embargo hay pruebas fehacientes de que todo se puede lograr, independientes de los impedimentos.

 

 

 

 

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X