Crédito fotografía: 
Referencial
Este elemento ya se encuentra en el ambiente, es liberado cuando se hace fuego, durante actividades mineras y erupciones volcánicas.

El derretimiento del Ártico producto del cambio climático, podría ser más peligroso de lo que se pensaba hasta ahora, esto a raíz de las investigaciones de científicos quienes descubrieron que hay gigantescas reservas de mercurio entre el “hielo eterno”.

El estudio realizado por académicos estadounidenses fue  publicado este lunes en la revista científica Geophysical Research Letters.

En la investigación se señala que entre el hielo habría alrededor de 15 millones de galones de mercurio. Esta cantidad corresponde al menos al doble de lo que actualmente hay  en la atmósfera, los océanos y el resto de la tierra (…) combinados.

Cabe destacar, que el mercurio es el único metal que se puede hallar en estado líquido a temperatura ambiente y, en algunas de sus formas, puede ser una neurotoxina que daña la salud de los humanos y también afecta a otros animales, aclara la revista National Geographic.

Este elemento, al contacto de niños puede perjudicar el desarrollo de su cerebro, deteriorando funciones como la memoria, el lenguaje, las habilidades motoras y la visión.

Mientras que en contacto con los adultos – en grandes cantidades- estos también pueden tener problemas en esas áreas, además de afectar sus sistemas reproductivo e inmune, y causar dificultades al corazón.

Este elemento ya se encuentra en el ambiente, pues es liberado cuando se hace fuego, durante actividades mineras y erupciones volcánicas.

Destacar que gran parte del mercurio liberado a la atmósfera es por la actividad humana. Una vez llega allí, puede volver a caer a tierra y mezclarse con el agua. Eventualmente puede llegar a los animales y peces, contaminando la cadena alimenticia.

Algunas conclusiones del estudio

De acuerdo a Kevin Schaefer, coautor de la indagación y académico de la Universidad de Colorado, “antes del inicio del estudio, se asumía que el hielo eterno contenía muy poco mercurio, o nada de nada. Pero resulta no sólo que hay mercurio allí, sino que también es la reserva más grande del planeta”.

Los científicos están seguros de que, en el futuro, al menos una parte de ese mercurio va a liberarse al resto del planeta, en alguna forma que sea tóxica para los humanos.

Por ejemplo, un modo en que se puede filtrar es: cuando el hielo se derrita, crecerán plantas que tendrán metilmercurio en sus sistemas, una forma muy tóxica del elemento. A partir de ellas, puede propagarse por el aire y el agua.

Lo que falta por determinar es exactamente cuánto podría liberarse, y cuánto sería en una forma que pueda perjudicar nuestra salud. El problema es que es en extremo difícil calcular una cifra, porque depende de muchos factores.

“¿Cuánto puede terminar en la cadena alimenticia y cómo? Esa es la pregunta del millón. Cuando llegamos a ese punto en la investigación, la perspectiva se torna gris”, relata Paul Schuster, autor jefe del estudio e hidrólogo del Servicio de Geología de Estados Unidos.

Los factores que hay que considerar para determinar cuánto podría filtrarse, son cuán rápido subirán las temperaturas en el planeta producto del efecto invernadero y con cuánta velocidad se derritirá el hielo eterno.

“Lo que pasa en el Ártico no se queda en el Ártico. Eventualmente se va a dispersar por la Tierra. Se moverá por todas partes”, recalca Schaefer.

Por ahora los científicos continuarán con la investigación para tratar de dar respuestas a los cuestionamientos.

Lee aqui el artículo http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1002/2017GL075571/full

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X