Crédito fotografía: 
Cedida
Muchas personas se aprovechan de la situación para hacer sobre cargos en los servicios que ofrecen.

Por Constanza Marín 

Los profesionales de la mecánica automotriz poseen un conjunto de conocimientos muy especializados. Esto los ubica por encima del ciudadano promedio, que tiene un entendimiento limitado en el tema. Frente a esta realidad, lamentablemente la experiencia nos ha demostrado que hay mecánicos que viven de estafar a sus clientes.

¿Cuál es la consecuencia de esto? Que muchos se aprovechan de la situación para hacer sobre cargos en los servicios que ofrecen. Esto conlleva importantes pérdidas para el usuario, el cual muchas veces no se da cuenta de lo que está sucediendo.

Sin embargo, como clientes, hay varias cosas que podemos hacer para protegernos de los mecánicos con intenciones de estafarnos.

Solicita Facturas Detalladas

Los profesionales de la mecánica que engañan a sus clientes, muchas veces se niegan a entregar facturas ricas en detalles sobre la reparación y los repuestos empleados. Esto se debe a que, si están cobrando por algo que no hicieron, se someten a un riesgo importante si luego el cliente los descubre y decide demandarlos. Por ello, la acción natural es entregar facturas muy simples.

Pide los Repuestos Reemplazados

Una forma muy efectiva de conocer si tu mecánico te está jugando una mala pasada es pidiéndole los repuestos que fueron reemplazados en tu vehículo, ya que pudiera estar cobrando reparaciones que no hizo. Aún si la gestión se hace a través de tu seguro de autos, no olvides de solicitar que te entreguen la pieza que fue reemplazada. Aunque no te sirva, es una forma de mostrar que estás prestando atención y además, tienes todo el derecho de pedirla.

Pelea el Presupuesto Inicial

En la mecánica, es natural que surjan complicaciones y las reparaciones resulten mucho más difíciles de llevar a cabo. No obstante, si sientes que las modificaciones a los presupuestos iniciales ocurren con demasiada frecuencia, planta tu postura. Para las personas que tienen un mecánico recurrente, es importante identificar si este tiende a modificar los presupuestos. Esto puede ser una señal de engaño.

Cuestiona los Diagnósticos Rápidos

Para un mecánico experimentado, no es difícil dar un diagnóstico rápido sobre una falla sencilla o de baja complejidad. Esto es normal y totalmente realista. Pero este comportamiento da pie a los abusos por parte de otros mecánicos. Para reparaciones importantes, los diagnósticos rápidos no deben ser considerados. Si tu mecánico te dice que hay cambiar las camisas del bloque de motor 5 minutos después de revisar el vehículo, duda.

Compara Diagnósticos

El mejor amigo de un cliente estafado por un mecánico es otro mecánico que pueda intervenir. Cuando exista la duda y quieras aclararla con alguien capacitado, lo más aconsejable es preguntar, con mucho disimulo, a un mecánico que goce de cierto prestigio entre las personas que conozcas. Comparando un diagnóstico con el otro, e inclusive con un tercero, podrás enterarte de qué va la situación.

Haz Muchas Preguntas

Normalmente, los mecánicos con malas intenciones se estresan al recibir muchas preguntas por parte de los clientes. Si cuestionas todas las explicaciones que tu mecánico te da, así sea de forma inocente, y este pierde la paciencia, existe la posibilidad de que esté sucediendo algo. Quien comete un fraude de este tipo, siente mucha presión al tener que dar explicaciones.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X