Crédito fotografía: 
You Tube | Chile Huevos
Estudios revelan que tomar un desayuno alto en proteínas reduciría las señales del cerebro que controlan la motivación hacia la comida.

No siempre se da al desayuno la importancia que merece en la dieta y muchas veces simplemente se suprime por falta de tiempo o porque se cree que de ese modo se puede perder algunos kilos. Sin embargo, tomar desayuno tiene muchos beneficios para la salud, especialmente en cuanto a controlar el apetito durante el resto del día. Por lo mismo, constituiría una buena manera de mantener el peso en línea, especialmente si se incluyen proteínas. 

De acuerdo al sitio AuthorityNutrition, existe evidencia de que las proteínas son un elemento clave a la hora de controlar el peso. Esto se debe a que el organismo utilizaría más calorías en metabolizarlas en comparación con las grasas o los carbohidratos. Por otro lado, las proteínas dejarían con una sensación de saciedad que se prolongaría por más tiempo.

De hecho, un estudio publicado en el American Journal of Clinical Nutrition mostró que mujeres que aumentaban su consumo de proteínas de un 15 a un 30% del total de calorías, terminaban ingiriendo 441 calorías menos al día y, además, lograban bajar un total de 5 kilos en 12 semanas.

Otro estudio, realizado por Heather Leidy, profesora de nutrición de la Universidad de Missouri, en Estados Unidos, reveló que las personas que tomaban un desayuno rico en proteínas (35 a 40 gramos) sentían menos hambre durante el resto del día, que aquellos que comían sólo 18 gramos.

Por su parte, el Centro de Investigación Biomédico de Pennington contrastó el peso entre mujeres que consumían dos huevos al desayuno con las que comían pan, ambas porciones eran idénticas en calorías y volumen: “Comparado con las que comían pan, las mujeres con sobrepeso que consumieron dos huevos al desayuno, cinco veces a la semana durante 8 semanas, como parte de una dieta reducida en calorías y baja en grasas, perdieron un 65% más de peso”, señalaron los autores del estudio a WebMd.

Incluso escáneres de resonancia magnética han revelado que tomar un desayuno alto en proteínas reduciría las señales del cerebro que controlan la motivación hacia la comida, como reporta este estudio.

Eso sí, el sitio LiveStrong advierte que es importante elegir fuentes de proteína que no contengan grasa en exceso. Por ejemplo, carnes rojas y quesos pueden ser altos en grasas saturadas, contrarrestando los beneficios. Algunos alimentos altos en proteína y bajos en grasa son las claras de huevo, leche descremada, carnes magras y yogurt descremado

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

Radio elDía

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X