Crédito fotografía: 
Referencial
El 50% de los diabéticos no saben que lo son, por eso es muy importante controlarse periódicamente para evitar complicaciones, sobre todo las personas con factores de riesgo.

La diabetes es una patología de la que se escucha a diario, pero de la que poco se conocen sus alarmantes cifras. Según datos del INE, entre 2000 y 2015, las muertes producto de esta enfermedad casi se duplicaron, pasando de 2.501 personas fallecidas a 4.726. Y la tasa seguiría en aumento.

La diabetes es una enfermedad crónica que se genera cuando el páncreas no produce suficiente insulina, que es la hormona encargada de regular los niveles de azúcar en la sangre, o de utilizarla de manera eficiente.

Según el Dr. Carlos Grekin, nutriólogo de Clínica Tabancura, “la población lamentablemente no le toma a la diabetes el peso que tiene, desestimando la idea de consultar a un especialista cuando cree tener síntomas”.

Primeras señales para detectar la diabetes

El nutriólogo señala que la única forma correcta de saber si se tiene diabetes es realizando los exámenes indicados por el médico, “pero en principio existen algunos síntomas que podrían llevar a consultar a un especialista, como una frecuente necesidad de orinar, sed insaciable, hormigueo y entumecimiento en manos y pies, pérdida de peso, fatiga y debilidad”.

Posteriormente, con exámenes en mano, explica que el principal indicador de la presencia de la enfermedad, serán los niveles de glicemia en la sangre, siendo esencial que como medida preventiva, todo hijo de padres diabéticos, madres con hijos que pesaron más de 4 kg al nacer, personas con resistencia a la insulina, obesos, con triglicéridos altos y colesterol HDL bajo, soliciten a su médico la toma de glicemia en ayunas y luego de ingerir 75 gramos de glucosa.

Prevención y tratamiento

Llevar un estilo de vida saludable que combine una dieta equilibrada y la realización de ejercicios periódicos, ayuda a mantener a raya factores de riesgo de la diabetes, como la obesidad y el sedentarismo.

El Dr. Grekin indica que “una vez que se ha detectado la enfermedad, el tratamiento es individual y personalizado, definiéndose dieta y tratamiento farmacológico uno a uno, y considerando otras enfermedades concomitantes o complicaciones de la diabetes”.

El enfrentamiento curativo y preventivo de esta enfermedad, por lo general, deberá ser interdisciplinario, ya que requiere evaluación y control con diabetólogo, neurólogo, nefrólogo, vascular periférico, nutricionista y psicólogo.

Complicaciones diabéticas

El 50% de los diabéticos no saben que lo son, por eso es muy importante controlarse periódicamente para evitar complicaciones, sobre todo las personas con factores de riesgo.

“Niveles altos de glicemia pueden afectar al corazón y los vasos sanguíneos, los ojos, los riñones y los nervios. Por otra parte, los diabéticos corren un gran riesgo de desarrollar infecciones, sin olvidar que la diabetes es una de las principales causas de la enfermedad cardiovascular, la ceguera, la insuficiencia renal y la amputación de extremidades inferiores”, finaliza el especialista de Tabancura.

Por su parte, el Dr. Aníbal Donoso, Nutriólogo e integrante del Programa de Obesidad y Diabetes de la Clínica Universidad de Los Andes, explica que los diabéticos “pueden desarrollar graves alteraciones de salud. El alza permanente del azúcar en la sangre puede dañar el corazón, los riñones, la vista y el sistema nervioso. Para eso es importante prevenir la diabetes con una alimentación saludable y el bajo consumo de azúcar y derivados, de sal y de grasas de origen animal. También tener una abundante ingesta de verduras y 3 porciones de fruta al día como mínimo”.

Con respecto al tratamiento para la diabetes, el especialista indica que se basa en tres pilares. “Es importante tener una alimentación saludable y disminuir el consumo de hidratos de carbono, de sal y de grasas saturadas; además del aumento del consumo de verduras, pescados y alimentos ricos en fibra. También se recomienda realizar un mínimo de 30 minutos de actividad física deportiva diaria y llevar a cabo una terapia farmacológica indicada por el médico especialista”.

Hay algunos pacientes que recurren a la cirugía bariátrica como tratamiento para la diabetes mellitus 2. Al respecto, Donoso enfatiza que “es una buena alternativa para algunos pacientes con diagnóstico reciente de la enfermedad, que además presentan obesidad. Con la baja de peso que resulta de la cirugía, se logra un buen control metabólico de la Diabetes, logrando en la gran mayoría de los casos una remisión completa de la enfermedad. Es decir, si bien la persona sigue siendo diabética, le bastará hacer dieta para logra controlar la glicemia y evitarse las complicaciones de esta enfermedad”.

Es importante que todas las personas que presenten algún factor de riesgo de desarrollar diabetes se realicen un chequeo preventivo de salud para un diagnóstico precoz.

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

Vida Hogar

 

 

X