Restorán Pilla La Vaca: La parrillada como reina de la casa

Desde que se abrió sus puertas en agosto del 2006, el restorán “Pilla La Vaca” se ha transformado en el favorito de quienes les gusta degustar una parrillada a la hora del almuerzo o la cena. En familia o con un par de amigos, el plato –uno de los más característicos de la gastronomía chilena- acá se disfruta en plenitud: bien preparada y con la cocción precisa.
Restorán Pilla La Vaca: La parrillada  como reina de la casa
Restorán Pilla La Vaca: La parrillada como reina de la casa
domingo 29 de julio de 2012

Desde que se abrió sus puertas en agosto del 2006, el restorán “Pilla La Vaca” se ha transformado en el favorito de quienes les gusta degustar una parrillada a la hora del almuerzo o la cena. En familia o con un par de amigos, el plato –uno de los más característicos de la gastronomía chilena- acá se disfruta en plenitud: bien preparada y con la cocción precisa.
El administrador del local, Patricio Díaz, cuenta que “este local está orientado a las carnes, y en menor medida a los mariscos y pescados, como estamos cerca de la zona costera y del mar, nuestro público siempre busca mariscos”.
Díaz reconoce que la cocina de “Pilla La Vaca” es “más rústica y menos de gourmet”, pero siempre concentrándose en una muy buena calidad en la atención. “Es una cocina que es simple, pero sabrosa, los platos son económicos y son abundantes y por eso la gente nos prefiere y el negocio es exitoso”, sentencia.
Agrega que las parrilladas “son nuestro producto estrella”. Existen de dos tipos: normal a un valor de 17 mil 900 pesos que es para dos personas, pero donde pueden comer tres, y hay una parrillada que es para tres personas, donde pueden comer cuatro y que cuesta 26 mil 900 pesos.En la primera opción se suma una ensalada y un vino; y en la segunda opción, dos ensaladas y dos vinos.
Existen otras variedades y con otros precios, con la posibilidad de agregar interiores, chunchules y prietas.
También está disponible el “Lomo a la Pilla La Vaca” con distintos cortes y gramajes, 300 y 500 gramos, a los que se suma el lomo a las brasas, bife de chorizo, lomo argentino, milanesa, y una amplia variedad de pescados en distintas preparaciones y con variadas salsas.
En Pilla La Vaca hay dos públicos fundamentales: La familia y las empresas. Durante los fines de semana, especialmente, el local está prácticamente lleno y surge la necesidad de elaborar listas de espera. “La gente tiene paciencia y esperan porque saben que al final los vamos a atender bien, y las comidas llegan con mucha velocidad”, indica el administrador.
En resumen, un local muy bien ubicado, con un grato ambiente familiar y donde las carnes y, en especial, las parrilladas, son los invitados especiales.