Ambulantes en la mira

domingo 29 de julio de 2012

La proliferación de vendedores en el centro de La Serena es mal vista por los comerciantes establecidos y por quienes consideran que la presencia de este mercado otorga inseguridad a los peatones.

on las 14:00 horas del jueves en calle Cordovez de La Serena. Hace 2 días, en esa misma arteria se lanzó una campaña contra el comercio ambulante. Sin embargo, a los improvisados vendedores poco y nada les importa ese tipo de planes y sólo se preocupan de tratar de ofrecer sus productos, siempre atentos a que no haya presencia policial que los interrumpa. Anillos, pulseras, calzas, calcetines, bufandas, gorros, juguetes y hasta antenas para televisores son parte de lo que expenden a la numerosa gente que a esa hora transita por esta arteria serenense.

Si bien la calle Cordovez es la más utilizada para estos fines en La Serena, también hay algunos que se ubican en la Recova, Cienfuegos y en menor medida en Prat o Balmaceda. Son numerosos los peatones que aprovechan las ofertas, que por lo general no se aprecian en el mercado formal. Sin embargo, lo que para algunos es beneficioso para el bolsillo, para otros es un verdadero problema. Es el caso de una comerciante de calle Cordovez, que por temor a represalias prefiere omitir su nombre y el de su local, quien nos contó que los ambulantes sólo han traído inseguridad “y el otro día incluso fui testigo de una pelea que se armó entre ellos mismos”.

Pero hubo un incidente que a comienzos de junio alcanzó repercusión nacional. El protagonista fue el vendedor de empanadas Eduardo Muñoz, cuando un inspector sanitario roció cloro sobre sus productos, en medio de los reclamos de los transeúntes que defendieron al ambulante, que terminó siendo multado por el personal que acompañaba al seremi de Salud, Osvaldo Iribarren. “Es una ofensa, ya que ellos no saben lo que hay detrás”, declaró el vendedor a los medios, argumentando que habían otras personas que trabajaban con él y familias involucradas que necesitan recursos, mientras que el seremi explicó que “en cada situación que represente un riesgo para la salud, la Secretaría Ministerial tiene la competencia y la facultad para actuar”.

En todo caso, no deja de ser llamativo el hecho de que los peatones defiendan a estos vendedores cuando actúa la autoridad y los multa o hacen que se vayan. En este sentido, la coordinadora regional de Seguridad Pública, Hortensia Flores, opinó que “ese es un problema. La gente se queja que los comerciantes ambulantes les dan inseguridad, que detrás de ellos también se esconden delincuentes. O que muchas de las cosas que venden son robadas o son objetos malos. Pero cuando les pasa algo, ellos reclaman”.

 

Más fiscalizaciones

Ante el excesivo comercio ambulante en calle Cordovez de La Serena, el martes se hizo una fiscalización. Estuvo presente Carabineros, Seguridad Pública y la Cámara de Comercio, aunque al momento de la actividad (a las 14:15 horas) los vendedores brillaban por su ausencia. Allí el general de la IV Zona, Jorge Fernández, indicó que “el tema del comercio ambulante no es nuestra prioridad. Pero obviamente para nosotros es una preocupación, porque también hay una infracción a determinadas ordenanzas municipales”.

La autoridad policial agregó que “si bien es cierto no es prioritaria, se nos ha pedido aumentar un poco más no solamente la presencia, sino que también la intervención respecto de las detenciones a estos infractores. Por eso nosotros vamos a hacer y aumentar nuestro trabajo, vamos a mantener la permanencia y la labor respecto a lo que es el comercio ambulante”. Además hay que consignar que funcionarios de la Policía de Investigaciones igual realizan rondas preventivas de civil.

Por su parte, Hortensia Flores argumentó que “tenemos como programa el Barrio Comercial en Paz, donde el objetivo principal es bajar los delitos en el espacio público. El fiscalizar a los ambulantes obedece a dar seguridad a las personas en la calle, ya que ver las veredas repletas de comercio provoca inseguridad. Si los peatones están viendo lo que van a comprar, también el ladrón puede aprovechar para sacar la cartera o su billetera sin que se den cuenta”.

Para la coordinadora regional de Seguridad Pública también hay otro problema que puede propiciar el tema en cuestión. “Aquello dice relación con un plan que tenemos, de no comprar objetos sin que sepamos la procedencia. No se da boleta ni factura. Así que de esa manera estamos propiciando el comercio informal. Y queremos que funcion recintos formales, el establecido, el que paga todos los impuestos. Que esto sea justo para todos”, enfatizó.

 

Llamado a integrarse

La presidenta de la Cámara de Comercio de La Serena, Paulina Hernández, también ha dicho que el asunto les preocupa pero que existen soluciones. “Más que nada, lo que nosotros como Cámara de Comercio y Turismo buscamos con esta iniciativa es lograr que estas personas se establezcan, que empiecen a ser parte del comercio establecido. O sea, nosotros en ningún momento estamos hablando de que ellos no tengan la oportunidad de trabajar, de ejercer sus derechos como personas, pero sí pedimos que pasen a ser parte del sistema. Porque en estos momentos, los que estamos establecidos, no estamos en una igualdad de competencias”, argumentó.

“Tenemos que pagar nuestros impuestos, arriendos, dar trabajo. Son muchas las condiciones que tiene que cumplir una persona establecida. Entonces queremos que pasen a ser parte de nosotros. Están todas las herramientas y el gobierno está apoyando mucho el tema del emprendimiento, hay iniciativas y varias cosas que se pueden hacer. Haciendo todo lo que un empresario establecido hace, créanme que se ayuda a que el país crezca y en igualdad”, indicó.

Para quienes pueden convertirse en futuros alcaldes de La Serena, el tema tampoco puede dejarse de lado.

Es así como para el candidato, Marcelo Castagneto, “si bien es cierto que los comerciantes ambulantes tienen derecho a trabajar, también tienen deberes que deben ser respetados”. Según él “La Serena siempre ha sido una ciudad limpia y ordenada”, por lo tanto “no podemos permitir que se convierta en un mercado persa permanente, tiene que ser regulado”. Él haría sólo excepciones para fechas especiales como la Navidad.

Por su parte, el candidato Roberto Jacob manifestó que tampoco está de acuerdo con los ambulantes. “Hay que darles la posibilidad de trabajar, pero no en el centro”, indicó. De todas formas, dijo que donde hay que poner mayor preocupación es en los vendedores que no son de la zona, los cuales provienen en su mayoría de Santiago y aprovechan de comercializar sus productos en nuestra región. “Allí hay que atacar más el tema”, puntualizó. 01 01 i R