Apelarán por fallo que dejó libre a un sujeto imputado por crimen

viernes 03 de agosto de 2012

La familia del trabajador Roberto Tirado, que fue asesinado por error de 5 balazos en el sector Antena, está indignada con la decisión adoptada por los jueces

“He podido soportar muchas cosas. Pero esto no. Es una burla. Le pegó 5 balazos a mi hijo y está libre. Igual voy a seguir luchando, porque no entiendo cómo un crimen así puede quedar impune”. Las palabras son de Nancy Castro, cuyo hijo Roberto Tirado (34) fue asesinado a tiros la noche del 12 de julio de 2007, en el sector Antena de La Serena. Ella no puede creer aún lo que pasó ayer en el Tribunal de Garantía, donde los jueces decidieron absolver al único imputado.

El día del crimen, Tirado iba por la calle cuando pasó frente a él una extraña camioneta blanca. Allí venía un sujeto que, sin mediar provocación alguna, le disparó cinco veces. Luego del ataque, el antisocial se alejó a toda velocidad del lugar junto al conductor, mientras el trabajador se desangraba en plena vía pública. Minutos después, pese al esfuerzo de familiares y amigos que lo trasladaron al hospital de La Serena, Tirado dejó de existir cuando aún no llegaba al servicio de urgencia.

Por esos días todo hizo pensar en un crimen por encargo. Sin embargo, la víctima no tenía antecedentes y jamás se supo de problemas con alguien. Es por eso que se dedujo que se trató de un error y que el sicario buscaba a otra persona. Posteriormente se detuvo a un sujeto que fue formalizado como presunto autor de homicidio calificado, siendo clave en esta materia el testimonio reservado de algunos pobladores.

El detenido permaneció un año y medio en prisión preventiva. Pero ayer, debido a que los testimonios en su contra habrían sido inconsistentes, el tribunal decidió absolverlo y recuperará la libertad. La sentencia será leída el próximo martes.

La madre de la víctima dijo que la familia instará a la fiscalía a apelar a esta decisión que según ella los dejó a todos descolocados. “Hubo tres testigos que dijeron que era él”, enfatizó. “Lo que pasa acá es que nosotros no tenemos plata para pagar un abogado, por eso perdimos”, agregó. Ella esperaba que hubiese un castigo ejemplar contra el imputado y así poder cerrar el duelo. Pero ahora sabe que deberá seguir luchando. “Sus hijos ahora tienen 12 y 5 años. El más pequeño le pide a Dios que lo deje jugar con él a la pelota. Y el más grande igual sufre. Lo perdió a los 7 años y andaba con él para todos lados. Es una pena muy grande”. 01 02 i