Suciedad: La otra cara de la celebración de año nuevo en la Avenida del Mar

Las veredas y parte de la playa llena de basuras, sobre todo botellas de licor, restos de cotillón, comida fue el panorama del principal paseo de La Serena, donde rápidamente la empresa de aseso con el apoyo de personal municipal debió enfrentar un plan para dejar todo limpio.
viernes 01 de enero de 2016


Son las 09: 30 horas de la mañana y en la Avenida con Cuatro Esquinas el movimiento es intenso. Grupo de jóvenes siguen en la arena y a lado de la playa la celebración de Año Nuevo. Para ellos, la fiesta de fin de año está lejos de terminar. De cerca son vigilados por Carabineros en caballos para evitar complicaciones. Pero, no es el único panorama. Un contingente policial está atento y trabaja en la ordenada evacuación de los jóvenes y últimos asistentes a la fiesta de fin de año que se prolongó toda la noche.

Sin embargo, el panorama más dramático y lamentable es que una vez las veredas y parte de la playa sufrieron las consecuencias de la contaminación. Cientos de botellas de licor y restos de cotillón quedaron esparcidos en el suelo. Los contenedores que dispuso la Municipalidad de La Serena simplemente no dieron abasto para contener los desperdicios. En todo caso, la empresa de aseo desplegaba un fuerte plan de limpieza para evitar que la basura se siguiera acumulando.

En todo caso, testigos admitieron que este panorama no representaba ninguna sorpresa y que se repetía cada fiesta de fin de año en este mismo sector y donde confluye un gran porcentaje de personas.
Quienes más lamentaban este desolador panorama fueron las personas que habían decidido ocupar la mañana para correr y salir andar en bicicleta junto a su familia.
Es por eso que resultaba sintomático las maniobras que tenían que realizar para esquivar la basura que inundaba la ciclovía.
Igualmente llamó la atención la labor de limpieza que realizaba un grupo de jóvenes que intentaba sacar lo más rápido posible las botella y basura en general como una forma de colaborar en la limpieza. Una de las voluntarias destacó que sólo lo hacía por colaborar y proteger la Avenida del Mar y que no pertenecían a ninguna organización.
Fue la cara más negativa de una celebración que se prolongó por largas horas y que nuevamente tuvo el paseo turístico de la capital regional a uno de los mayores afectados.