EL EQUIPO DEL NANO DÍAZ APLASTO A LA UC EN CONCEPCIÓN

¡Fiesta en el puerto! Coquimbo Unido vuelve a la Copa Sudamericana

Tal como ocurrió en el 2020, cuando avanzó a la ronda de los cuatro mejores del torneo Conmebol, Coquimbo Unido timbró los boletos que lo harán disputar la fase de grupos, cuyo sorteo se realizará en dos semanas. Los goles del Pirata fueron obra de Gillier en contra) y Johansen, de penal.
miércoles 06 de marzo de 2024

Y lo hizo nuevamente el cuadro aurinegro de Coquimbo Unido. Los dirigidos de Fernando Díaz alcanzaron a clasificación a la fase de grupos de la Copa Sudamericana, luego de doblegar por 0-2 a Universidad Católica, en el Estadio Ester Roa de la ciudad de Concepción. Fue un partido único donde los Piratas se alzaron como amplios dominadores, borrando de escena al conjunto capitalino que llevó el duelo a la zona sur del país. El avanzar a la fase grupal del torneo Conmebol permite a los porteños, solo por clasificar, embolsarse un premio de un millón de dólares.

El galardón era tremendo. Así lo entendieron todos en el barbón que jugaron un partido como lo merecía el momento, con jerarquía y una tremenda estructura emocional, que en ningún momento se amilanó ante un rival que simplemente no pudo entrar en escena y amagar la contundencia y superioridad que poco a poco fue construyendo el conjunto porteño.

La estructura presentada por Coquimbo Unido no escapó a lo que viene desarrollando el once de Díaz, que no se complica si no logra tener el balón. Fue la UC la que manejó el balón, aunque lo hizo en campo propio y muy lejos del arco de Sánchez. El barbón estableció como zona de aduana y peaje, la medianía de la cancha, una línea entre sus volantes mixtos y extremos que se encargó de cerrar los espacios.

Esto hizo que la UC fuera perdiendo consistencia. Por el contrario, Coquimbo Unido, liderado por Luciano Cabral, encontró espacios para generar rápidas contras con el apoyo de los extremos Christopher Barrera y Benjamin Chandía, dos jugadores que fueron alzando su nivel de aporte, aunque carecieron del finiquito o la puntada final.

Incluso, el ingreso de Nicolás Johasen, a los 19’, encajó perfecto en el esquema del Nano Díaz. El “Toro” se convirtió en el socio ideal hasta que a los 25’ elevó un remate al ingreso del área, en una clara señal que estaba inserto en el partido y con sus compañeros.

El primer capítulo se fue con la igualdad en blanco, aunque con la sensación que estaba todo dado para que el Pirata asestara el golpe que terminara por destruir a su feble adversario.

El deté Nicolás Núñez, presentó variantes al volver, aunque la movida no surtió efectos. Nunca encontró la profundidad. Coquimbo golpeó de entrada, un par de segundos después de que Benjamín Chandía se perdiera con un remate en el vertical, la oportunidad más clara de desnivelar las cifras, enviando el portero Gillier el balón al lanzamiento de esquina.

Al reanudarse el juego, el joven golero cometió un grosero error dejando que el balón se escabullera entre sus guantes –que había salido de los pies  de Salvador Sánchez – en un autogol increíble , a los 51’, en una apertura del marcador que comenzaba a distinguir al mejor Coquimbo en cancha.

De ahí en adelante, no hubo mucho que fuera diferente. El aurinegro siguió dejando que el balón lo mantuviera el rival, que seguía sin dañar, aunque en cada contra hacía daño, anunciando que el segundo tanto estaba cada vez más cerca.

Con muchos espacios para la contra, un rival sin rumbo buscando con desesperación y ansiedad revertir su suerte, el partido se abrió para Cabral y las rápidas transiciones cada vez que el balón estaba en los pies de los negro-amarillos. Chandía, a los 73’ en otra gruesa falla del cuidatubos cruzado, malogra el segundo  tanto con una media chilena que no tuvo dirección para encontrar el arco.

Cada contra resultaba letal para los dirigidos de Nicolás Núñez, sin embargo, el apresuramiento le jugaba en contra a los Piratas para sellar el marcador. Fue Johansen, quien definió el partido mediante un lanzamiento penal –potente remate al centro del arco- a los 85’, luego de ser víctima de falta por Alfonso Parot.

Ya con la suerte definida, los atacantes porteños siguieron jugando a voluntad en campo cruzado, hasta que Barrera, uno de los grandes valores del triunfo, pudo convertir en goleada el triunfo, estrellando un derechazo en el travesaño de Gillier, tras una gran intervención en la que participaron Cabral y Johansen.

La plantilla aurinegra que hoy estará de vuelta en el puerto, quedará a la espera del sorteo que se realizará una vez que concluya  la fase de clasificación la próxima semana, aunque este domingo tendrá que desplazarse hasta la ciudad de Iquique, donde el domingo enfrentará a los Dragones por la cuarta fecha del Torneo Oficial.