Región de Valparaíso

Muere segundo trabajador de Jardín Botánico de Viña del Mar por fuegos de febrero en Chile

Chile vivió a principios de febrero la ola de incendios más mortífera de su historia y que está considerada la peor tragedia desde el terremoto de 2010.
martes 19 de marzo de 2024

El Jardín Botánico de Viña del Mar, una de las localidades más afectadas por la devastadora ola de incendios que en febrero remeció la Región de Valparaíso nformó esta tarde la muerte de su segundo trabajador a causa de las llamas.

Ese segundo deceso aumenta el número de víctimas mortales a 135.En un comunicado de condolencias difundido en sus redes sociales, la institución explicó que la víctima se encontraba en su casa el 2 de febrero, primer día del incendio, y que sufrió "graves quemaduras que lo mantenían hospitalizado hasta la fecha".

El fallecimiento de Osvaldo Donoso se suma al de Patricia Araya, trabajadora que perdió la vida el día que se originaron los fuegos junto a su madre y sus dos nietos, de 9 y 1 año.

Su caso fue denunciado por su familia, que presentó una querella por cuasidelito de homicidio contra la alcaldesa viñamarina, Macarena Ripamonti, el propio director del Jardín Botánico, Alejandro Peirano, y "quienes resulten responsables" del fallecimiento de las más de 130 personas en los incendios.

El Jardín Botánico de Viña del Mar fue epicentro de uno de los focos de llamas que calcinaron casi 10 hectáreas de la región.

En plena reconstrucción de la ciudad costera, el sábado, el presidente,  Gabriel Boric, cesó al director nacional del Servicio Nacional de Prevención de Riesgos y Desastres (Senapred), Álvaro Hormazábal, tras su cuestionada gestión de la crisis por los planes de evacuación y la lentitud en la instalación de las viviendas de emergencia.

Chile vivió a principios de febrero la ola de incendios más mortífera de su historia y que está considerada la peor tragedia desde el terremoto de 2010.

Los fuegos, que según las primeras investigaciones fueron provocados, empezaron el 2 de febrero en la mañana en cuatro focos simultáneos del Parque Natural del Lago Peñuelas y se propagaron rápidamente debido a las fuertes rachas de viento y las temperaturas extremas de la última semana a los cerros que rodean Viña del Mar.

La alta densidad poblacional en terrenos de difícil acceso, sumada a la prolongada sequía en Chile, dificultaron las tareas de extinción.