Medida en contra de la escasez hídrica

¿Qué pasa con el bombardeo de nubes? Aún no hay fecha y persisten dudas de su efectividad

A pesar de que la iniciativa que tiene como objetivo la generación de precipitaciones en la provincia de Elqui, se anunció hace un par de semanas, aún no existe una fecha exacta sobre una eventual implementación del plan.
domingo 21 de abril de 2024

Hace un par de semanas, Diario El Día dio a conocer que se encuentra en tramitación una propuesta de la Junta de Vigilancia del Río Elqui (JVRE) y de la Corporación Paso de Agua Negra (CORPAN) para bombardear nubes en la provincia homónima.

Esto, con el objetivo de generar precipitaciones ante el complejo escenario hídrico que afecta a la Región de Coquimbo.

Pues bien, desde la JVRE puntualizaron que la iniciativa aún se encuentra siendo gestionada a la espera de ser autorizada. Esto, específicamente, en el Ministerio de Salud, en Santiago.

En esta línea, el titular del Ministerio de Agricultura en la Región de Coquimbo, Christian Álvarez, señaló que “como gobierno, estamos apoyando este proyecto de carácter privado, que se traduce en una opción para aumentar las precipitaciones (...), y de este modo, mejorar las actuales condiciones productivas del sector silvoagropecuario. Estamos a disposición para colaborar en lo que sea requerido para su éxito. Esperamos que pueda incrementar las precipitaciones además de aportar a la recuperación productiva de agricultores, crianceros y apicultores”.

Al mismo tiempo, el presidente de la junta de vigilancia del río Limarí (JVRL), José González, complementó que “cualquier acción que pueda ayudar a enfrentar la escasez hídrica será valorable”.

Sin embargo, el meteorólogo del Centro de Estudios Avanzados en Zonas Áridas (CEAZA), Tomás Caballero, manifestó que es importante monitorear además de evaluar la efectividad de este método a nivel regional.

“La siembra de nubes es una técnica que se está aplicando en muchos lugares del mundo desde hace bastante tiempo. Tiene una base científica. Lo que se realiza es lanzar núcleos de condensación basados en yoduro de plata que después producen que la humedad y las gotitas que están en las nubes tiendan a agruparse, a crecer (...). Por lo tanto, a romper la gravedad precipitando. Pero, a pesar de esto, no existe evidencia que respalde su eficacia en un 100%”, dijo.

En consecuencia, el meteorólogo del CEAZA sostuvo que los resultados han sido bastante dispares, por lo que depende mucho de las características locales, la región o de las condiciones sinópticas.

“Esto, significa que cuando venga la precipitación, hay que observar que tipo de nubes son, ya que algunas son más aptas y otras menos para este mecanismo. Es un método que puede que funcione o puede que no”, advirtió.