Hay un consenso en la sociedad chilena de que debemos actuar ahora sobre la crisis climática. Pero, ¿cuáles son las principales claves para la construcción de un nuevo modelo de Desarrollo que enfrente la crisis climática desde la Región de Coquimbo?

Según las tendencias y proyecciones del cambio climático en el mundo, Chile y la Región de Coquimbo, el clima está experimentando cambios sin precedentes en la historia reciente, lo que significa el desequilibrio de los ecosistemas y en el bienestar de la especie humana y todas las otras especies. Si solo consideramos que la tendencia es a la disminución de las precipitaciones en la zona norte y centro-sur de Chile con un déficit cercano al 30% entre el periodo 2010-2015, y que en todos los escenarios se espera que la temperatura global a fines del Siglo XXI sea sobre 1,5ºC, nos deben alertar pero sobretodo, llamar a la acción política y social para transitar a un Nuevo Modelo de Desarrollo para Chile y para la Región de Coquimbo. 

Las variables claves que tenemos que tener sobre la mesa para la discusión en la región, son: el proceso Constituyente y la nueva Constitución que surja de allí. La nueva Constitución nos entregará los márgenes y posibilidades del nuevo Estado. También, es importante el proceso de descentralización y la nueva Gobernadora Regional (Krist Naranjo) en su rol en el trabajo con las tres provincias y sus respectivas autoridades y la gente. Por otro lado, la pandemia y la reactivación económica, deben invitarnos a actuar sobre qué reactivación económica ejecutaremos. Y por último y esencial, son las principales áreas productivas del actual modelo de desarrollo de la región que nos permitan poder decidir sobre cuál o cuáles continuar, y en otros casos, comenzar a retroceder. Y allí las megaempresas de la minería, pesca y la agricultura, son principales en tener en consideración, ya sean por la cantidad de empleos que producen pero también por sus efectos en los ecosistemas de la región.

Cualquiera sea el caso, en esta década (2021-2030) nos tenemos que poner metas potentes que nos permitan generar condiciones económicas, sociales, políticas y ecológicas para este futuro incierto. Y para eso, las nuevas autoridades políticas y la gente, deben ponerla como prioridad.

Autor

Imagen de Felipe Cárcamo

Jedi en sociología | Tengo 28 años | Serenense cletero | Estudio Magister en Sociología en la Universidad Alberto Hurtado y en proceso de Tesis | Interesado en movimientos sociales, extractivismos, juventudes, cultura digital y etnografía de lo digital.

¡Sumaderica es la esperanza del mundo!

Otras columnas de este autor

 

 

 

X