Patricio Cooper Monti, nuevo fiscal regional

Nuevo fiscal regional: “Hay bandas importantes operando en Limarí y Choapa”

En entrevista con Diario El Día, el nuevo jefe del Ministerio Público de la zona, aseguró que el foco serán los delitos de mayor connotación social como los homicidios, el narcotráfico y el crimen organizado.
domingo, 11 de febrero de 2024 · 13:48

Patricio Cooper Monti es el nuevo fiscal regional de Coquimbo y el cuarto en su historia, tras Víctor Hugo Villarroel, Enrique Labarca y Adrián Vega Cortés. Asumió el pasado 6 de febrero pasado y si bien se esperaba una ceremonia de investidura, los días de duelo nacional postergaron dicho hito por una reunión interna con fiscales jefes, administradores y equipos locales.

Cooper ha sido fiscal en Loncoche, Viña del Mar y en Santiago, donde pudo desarrollar su carrera en el área de delitos violentos y sexuales. Fue además Fiscal Regional subrogante y con la región lo unen lazos familiares en la provincia del Limarí y Elqui.

“Los tres días que he estado en el cargo han sido frenéticos. Se había indicado que la ceremonia podría hacerse la próxima semana, pero como vengo a trabajar, decidí cancelarla y lo cambié por un encuentro en la Fiscalía Regional con los fiscales jefes, administradores, por lo que fue un acto netamente interno donde les indiqué los lineamientos para los próximos ocho años”, señaló. 

- ¿Cuáles fueron sus motivaciones para venir a la región, considerando que antes estaba en una fiscalía bien importante en la zona central? 

“Cuando postulé le dije a la Corte de Apelaciones que lo hacía por un tema de vida futura y familiar, eso es la realidad. No postulé a cualquier fiscalía regional buscando ese cargo, que obviamente para todo fiscal adjunto, salvo ser fiscal nacional, es el tope de carrera y desde el punto de vista profesional es un paso adelante. Porque por mucho que haya sido fiscal jefe de la Fiscalía del Centro de Justicia, donde tenía a cargo a 73 personas en una de las más grandes del país, tener a cargo una región completa es un desafío mayúsculo y la razón por la cual postulé a esta zona es porque mi señora es nacida y criada en el valle del Limarí. De hecho, ella es de Ovalle, después estudió en Santiago y ha hecho su vida allá. Pero yo estoy muy ligado porque hace 9 años que vengo para acá, así que conozco gran parte de la región y la idea nuestra es después de estos ocho años, quedarme. O sea, que no vuelvo a la Región Metropolitana y por eso mi idea es hacer un trabajo de excelencia en pos del beneficio de la comunidad”.

- ¿Cuáles serán sus objetivos en el cargo y para dónde van a apuntar?

“Primero, poder hacer un avance tecnológico importante para la Fiscalía Regional de Coquimbo. Actualmente, porque ahora me contrasté con la realidad en estos días que llevo en el cargo, se trabaja prácticamente cuando comenzó como piloto esta región en el año 2000. Vale decir, que aquí se trabaja con unas carpetas amarillas que tienen las fiscalías locales, que son con papeles. Los turnos también son telefónicos con las policías, a la usanza de cuando empecé hace 20 años en la Novena Región o en Viña del Mar, y por lo tanto el objetivo va a ser poner a la par a la Región de Coquimbo con la Región Metropolitana en tener carpetas digitales. Para eso necesitamos que la Fiscalía Nacional nos apoye y un cambio cultural importante en los equipos locales porque no es fácil transitar en esto. Por eso en mi arenga a los fiscales y funcionarios les pedí apertura de mente frente a los cambios porque la idea es trabajar con carpetas digitales, no más papeles, porque hay un ahorro de recursos importantes y es más eficiente desde el punto de vista del análisis de los casos, porque se pueden revisar de cualquier lado”.

- En esas carpetas físicas, ¿qué ha encontrado? 

“Ahora me estoy encontrando con la realidad en el sentido de que si necesitamos una carpeta en Vicuña hay que ir a buscarla para que la asesoría jurídica la pueda analizar. Lo mismo que Los Vilos o Illapel, y eso en pleno 2024 no puede ser. Necesitamos tener carpetas digitales donde cualquier fiscal o funcionarios puedan meterse a un sistema moderno, porque desde el 15 de marzo todo el país tiene que ir hacia una bitácora web. Y ahí se enlaza con otro proyecto que tengo que es la flagrancia telefónica de cada fiscal local contestándole a las policías durante 12 horas en el día o en la noche, por comunicaciones vía bitácora web, como se hace en la Región Metropolitana y diría que en la mayoría de las regiones del país”.

- ¿En qué cosiste esta bitácora web? 

“Es un sistema computacional donde el policía entra con su placa, se le da un folio, con un chat muy moderno y se le contesta mediante la bitácora web. Esto permite dos cosas. Uno,  que no se atochen los teléfonos y que la policía no tenga que andar esperando instrucciones. Y dos, permite algo muy importante, que para la transparencia del sistema total, es el reporte, o sea, que queda por escrito, algo que no ocurre hoy en día, porque actualmente el policía toma el teléfono y llama al fiscal, quien le da instrucciones, pero queda de manera verbal y después, tanto para la policía como para el fiscal, no hay seguridad en la transmisión de informaciones. Y además, por instrucción del fiscal nacional debería estar todo el país funcionando con bitácora web desde el 15 de marzo, y si bien se han hecho capacitaciones, estamos contra el reloj”.

- Si bien esa es la parte operativa de la Fiscalía, en cuanto a la persecución de los delitos, ¿por dónde irá el foco? 

“Tal como le dije a la Corte de Apelaciones de La Serena, será un fuerte énfasis en homicidios, crimen organizado, secuestros, extorsiones y bandas criminales, que es lo que está afectando a la gente”. 

- ¿Cómo siente que recibe la región en términos criminales?

“La Región de Coquimbo, ni hablar de la Región Metropolitana, pero comparado con Antofagasta, Tarapacá o Arica, no tenemos los problemas de criminalidad de extranjeros indocumentados que tienen en el norte, ya que los extranjeros detenidos en esta región no tienen gran incidencia comparado con los chilenos. Además, no tenemos bandas realmente importantes o crimen organizado instalado de venezolanos o colombianos, pero sí tenemos bandas criminales importantes operando en los valles del Choapa y Limarí por el tráfico de drogas. Para esto debemos hacer un trabajo mancomunado entre el Sistema de Análisis Criminal y Focos Investigativos (SACFI) y los Equipos Contra el Crimen Organizado y Homicidios (ECOH), que fueron creados hace poco, para justamente priorizar el tráfico de drogas, homicidios, secuestros y extorsiones, por ese lado. Ahora, nosotros somos una institución llamada a investigar todos los delitos”.

- ¿Cómo ha visto las distintas políticas públicas que se han implementado en materia de seguridad? 

“Para el Ministerio Público ha sido importante la política del gobierno  del plan ‘Calles sin Violencia’, porque nos permitió tener los Equipos Contra el Crimen Organizado y Homicidios (ECOH), ante el fenómeno alarmante en otras zonas como la Región Metropolita, de donde yo vengo de la Fiscalía Centro Norte, donde los homicidios han sido importantes y aquí en la Región de Coquimbo se ha visto un aumento importante en relación a lo que era hace 10 años atrás, siendo que Chile sigue teniendo la tasa de homicidios más baja de la región. Pero son fenómenos donde hay que tener ojo, y esa política pública del gobierno le ha permitido al Ministerio Público contar con recursos para poder conformar estos equipos ECOH y que en combinación con nuestros fiscales SACFI, estamos mucho más robustos para ir al sitio del suceso, para ver estos homicidios y poder trabajarlos integralmente, lo que ha sido positivo”.

- ¿Cómo se puede abordar el déficit de fiscales?

“La Fiscalía Nacional sacó un estudio bastante detallado entre los años 2015-2023, lo que sería prácticamente la gestión de Jorge Abbott como fiscal nacional. Ahí se abordan varias cifras en donde la Región de Coquimbo fue la segunda con mayor aumento promedio de casos, creciendo en un 39%, sólo superado por Ñuble que lo hizo en un 44% y con la misma dotación. Eso hace que no podamos seguir haciendo lo mismo y es lo que estamos analizando, porque con 2 mil casos por fiscal, muchas veces las víctimas o los abogados quieren hablar con él o las policías, pero en realidad es una persona que no le da cuerpo, por eso la flagrancia de la macrozona. También vamos a ir hacia sistemas integrados regionales, donde hay un atraso importante en el movimiento de casos justamente porque los equipos locales están sobrepasados porque han aumentado los casos, teniendo la misma dotación”.   
 

Más noticias interesantes