que se tramita en Conaf

En riesgo inversión de US$500 millones de El Espino por incertidumbre de permiso sectorial

Financistas extranjeros que aportarán capital al proyecto minero de Pucobre tienen compromiso de inversión hasta enero de 2024. Empresarios, trabajadores y vecinos de Illapel y Canela temen que la iniciativa no alcance a ser apro- bada en los plazos necesarios.
lunes, 4 de diciembre de 2023 · 11:13

Preocupación existe en las asociaciones de empresarios de Illapel ADEI y AUCO respecto del futuro del proyecto El Espino, de la Sociedad Punta del Cobre S.A. (PUCOBRE), el cual se encuentra tramitando los últimos permisos para ser autorizado y materializarse a 35 kilómetros al noreste de la capital de la provincia del Choapa.

El motivo de la inquietud, a la que se suman trabajadores y miembros de la comunidad de Illapel y Canela, es que de no ser aprobado antes de fines de enero de 2024 el permiso sectorial que El Espino tramita ante Conaf, los inversionistas que financiarán los $500 millones de dólares que cuesta el proyecto de producción de concentrado y cátodos de cobre, desistirán de hacerlo y ello retrasaría considerablemente el comienzo de la iniciativa, e incluso podría poner en riesgo su materialización.

“Tenemos antecedentes de que los financistas extranjeros del proyecto, que son un fondo norteamericano, tienen compromiso vigente de inversión hasta el 30 de enero de 2024. Si no se aprueba el permiso de Conaf se van a suspenden las faenas de El Espino y el proyecto entraría en un proceso de reevaluación y refinanciamiento. Si eso ocurre se va a atrasar todo porque Pucobre tienen que salir a buscar a nuevos inversionistas. Calculamos que sería una demora de 10 meses a un año, al menos”, manifestó Gerardo López, presidente de la Asociación de Empresarios AUCO.

Para Luis Riveros, presidente de la Asociación de Empresarios ADEI, ese escenario sería el peor para el desarrollo de la industria y economía local de Illapel, Canela y la provincia del Choapa. “La llegada de Pucobre y El Espino a nuestra zona ha representado una señal de reactivación económica, incluso cuando aún no han iniciado la construcción del proyecto. Ya son cientos las familias illapelinas y canelinas que han recibido los beneficios del proyecto y no quiero pensar que todo se puede diluir por un trámite”, expresó el dirigente gremial.

El 9 de noviembre pasado, El Espino realizó la última presentación de antecedentes a trámite para la obtención del Permiso Resolución Fundada Guayacán ante Conaf. Paralelamente, Pucobre ha reforestado 90 hectáreas de terreno en la zona del proyecto y producido 100.000 plantas nativas en vivero propio. Quienes respaldan y esperan la concreción del proyecto minero confían en que la respuesta del organismo estatal pueda conocerse antes del término de 2023. “Hacemos un llamado a las autoridades para que, dentro el ámbito que permite la ley, se pueda contar con pronta claridad en el trámite que está esperando El Espino para materializar su inversión en nuestra zona, la cual será de vital importancia para el desarrollo de Illapel y Canela”, agregó Luis Riveros.

A la fecha se han reforestado 90 hectáreas y producido 100.000 plantas nativas en viveros propios del proyecto El Espino

EL FACTOR EMPLEO

Desde el año 2009 a la fecha, Pucobre ha invertido $230 millones de dólares en el proyecto El Espino, según datos aportados por la empresa. Actualmente la iniciativa se encuentra en etapa de pre-construcción, mientras obtiene los permisos sectoriales necesarios para su aprobación. Cuando ello ocurra, se concretará la inversión de $500 millones de dólares comprometida por la Sociedad Punta del Cobre S.A. y sus financistas. Así, durante los 2 años de construcción del proyecto se inyectarán más de $2 millones de dólares mensuales en la zona de influencia de la iniciativa.

Hoy son 300 personas las que trabajan de forma directa, o a través de empresas contratistas, en El Espino. Cuando la iniciativa esté operando, se proyecta un empleo directo de 500 personas.

Un 80% de la fuerza laboral actual de El Espino corresponde a trabajadores de Illapel y Canela, destacando que un 30% de esa dotación es femenina. “Llegar a operar un camión de 70 toneladas, ahora de 100, y tener un cargo de liderazgo, me hace sentir bien como mujer, como operadora y como persona”, indicó una de las mujeres que hoy trabajan operando maquinaria pesada en El Espino. Cabe destacar, además, que el 75% de las contrataciones por servicios se ejecuta en las dos comunas de la provincia del Choapa.

Otro dato importante es que la aprobación y entrada en funcionamiento del proyecto El Espino significará un royalty minero de $160 millones de dólares, que beneficiará a las comunas bajo su zona de influencia.

Los anteriores antecedentes cobran mayor relevancia cuando se analiza la situación de cesantía que vive la región de Coquimbo, con un índice de 10.5% de desempleo apuntado en el reporte del Instituto Nacional de Estadísticas (INE), correspondiente al trimestre agosto-octubre del presente año, lo que le otorga a la zona el triste récord del primer lugar a nivel nacional en este ámbito.

“Necesitamos que se apruebe el proyecto El Espino. Desde la pandemia que la economía de nuestra zona está muy mal. Hemos tenido que despedir a personas y reajustar los negocios. Sería fantástico que lo aprueben porque ellos trabajan con gente local, no de afuera. Si no consiguen su permiso para operar, no sé de qué manera vamos a seguir subsistiendo en lo económico”, afirmó la presidenta de la Cámara de Comercio de Illapel, Leticia Núñez.

Similar opinión tiene el presidente de la Cámara de Comercio de Canela, Fernando Cortés. “No entiendo cómo aún no se aprueba un proyecto que estamos esperando desde el 2008. En Canela hay pobreza, cesantía y una sequía brutal que no permitió sembrar a los agricultores y que está haciendo desaparecer a los crianceros. El proyecto El Espino de Pucobre tiene un compromiso con Canela e Illapel respecto de contratar gente y esa es la alternativa que nos puede salvar, de lo contrario vamos a terminar siendo comunas dormitorio. Le pido a las personas que toman estas decisiones que se puedan sensibilizar con nuestra realidad”, manifestó el dirigente canelino.

APORTE A LA COMUNIDAD

Además de impulsar la creación de nuevos empleos, el proyecto El Espino de Pucobre ha contribuido con la comunidad en otros ámbitos. Un ejemplo de ello fue la certificación de 28 mujeres de Illapel y Canela, quienes obtuvieron este año la licencia clase D en Técnicas de Operación y Mantenimiento de Maquinaria Pesada. Durante la ceremonia de certificación, Manuela Fuentes, alumna beneficiada con la capacitación manifestó “pertenecer a este grupo fue bonito, compartimos harto, todas aprendimos algo y lo bueno es que si una aprendía algo se apoyaba en la otra”.

En otro ámbito, y en el marco de la instalación de una mesa de trabajo con la Municipalidad de Illapel, Vialidad y la comunidad, Pucobre está colaborando con la implementación de un proyecto de 1.600 metros de recarpeteo asfáltico en la calle Irarrázaval, el cual busca mitigar los problemas que afectan a los vecinos por el ruido excesivo que se genera producto del paso de camiones de alto tonelaje por la arteria, principalmente durante la noche. La iniciativa contempla, además, incorporación de señalética, lomos de toro y mejora en los tiempos de semaforización.

Más noticias interesantes