Lunes 19 de Septiembre de  2022
CHILE

¿Las habías escuchado? 10 palabras que se usan en el sur pero no en el resto de Chile

Chile es conocido por ser un país diverso en varios sentidos, uno de ellos es el lenguaje o jerga, lo mismo que lo ha posicionado como uno de los más complejos de entender para los extranjeros.

Escrito en TENDENCIAS el

Con la llegada de las fiestas patrias, también surgen las tradiciones nacionales como lo son la cueca, las empanadas y los chilenismos. Probablemente, este último es el que genera más predilección, ya que no se necesita de nada más que el lenguaje.

Bien sabido es que si el español ya es un idioma difícil para los extranjeros, la jerga nacional lo es aún más debido a su particularidad. Lo primero que puede notar un foráneo al llegar a nuestro país es que usamos animales para describir todo, por ello frases como “pasarlo chancho” o “hacer una vaquita”, pueden causar sorpresa.

Sin embargo, hay ciertos conceptos que solo un chileno podría entender, ya que hay algunas palabras que únicamente se usan en partes del territorio y no en otras. Por ello, a continuación de te dejamos un listado de algunos para poner a prueba tus conocimientos.

1. Pilgua o pirgua

Se trata de una bolsa fabricada con finos cordones de plástico. Estas solían usarse en la zona sur de Chile, precisamente en Chiloé y los archipiélagos, cuando se compraban mariscos o se mariscaban, ya que permitían escurrir el agua de estos en el camino a casa.

En la zona de Puerto Aysén, el concepto se usa en el dicho “ya llenó su pilgua”, lo que quiere decir que la persona en cuestión está muy borracha.

2. Rumita

Tal como puede ser un juego de niños, puedo serlo para los adultos. Este consiste en tirarse encima de alguien para celebrar o simplemente molestarlo.

A lo largo del país este chilenismo puede conocerse también como “montoncito” o “bollito”.

3. Chala

La palabra original era Chalala, con la cual se nombraba a las sandalias de cuero crudo, sin embargo, con el tiempo el concepto se fue transformando hasta acortarse en solo dos sílabas: Chala.

Aunque actualmente la palabra sandalia es más usada, aún hay quienes continúan usando la palabra ‘Chala’ para referirse a los calzados veraniegos.

4. Chalina

Este chilenismo suele utilizarse para referirse a una prenda de abrigo que se usa en el cuello, similar a una bufanda.

Su acepción, según la Real Academia Española (RAE), es “chal estrecho”, por lo que a diferencia de un chal normal, la chalina no cubre más allá del cuello.

5. Privao’

Aunque esta palabra puede parecer como la pronunciación chilena de “privado” (cabe recordar que en la jerga nacional la letra D que antecede a una O en la última sílaba de la palabra se omite, tal como sucede en Pescado, Calmado y Comido), esta no es la ocasión.

Su pronunciación puede escucharse más recurrentemente en la zona del Archipiélago de Chiloé para referirse a una persona o un grupo de gente que está enojada.

6. Manteo

El manteo es la acción de mantear, lo cual, a su vez, es un juego usualmente de niños para celebrar un logro. Este consiste en “lanzar al aire entre varias personas, con una manta cogida por las orillas, a otra, que al caer sobre la manta vuelve a ser lanzada repetidas veces hacia arriba”, según describe la RAE.

Así como existe conceptos que solo un chileno podría entender, también hay dichos que caben en la misma categoría.

7. “Echarse un zorrito”

Es una frase muy conocida y recurrente en la zona del Bío Bío, por lo que puede resultar extraña para personas que no tienen relación con este sector del país. “Echarse un zorrito” consiste en la acción de tomar una siesta corta después de la hora de almuerzo.

8. “Hacerse el cucho”

Más común en las zonas rurales, “hacerse el cucho” significa actuar de manera inocente o desentenderse para no enfrentar las consecuencias de algún acto.

La palabra “cucho” también es un chilenismo, que se puede usar para referirse a los gatos, quienes suelen ser animales que tienen un comportamiento audaz.

9. “Se me echó la yegua”

“Echarse la yegua” según el diccionario chileno, es el chilenismo para definir aquel cansancio o desgano repentino que deja a la persona sin energías y sin razón aparente. Comúnmente se usa esta frase como excusa para no realizar una actividad.

10. “Andar de lacho”

Según el diccionario de Oxford, un “lacho” es un hombre galán y enamoradizo con gran elocuencia en su hablar. La palabra rara vez se usa para referirse a una mujer, debido a que también puede tener un significado negativo para aludir a una persona con intensos deseos sexuales.

En la zona sur del país, este chilenismo también se puede usar para referirse a un hombre que está en pareja, especialmente cuando son menores de edad. En ese caso se utiliza en la frase “anda de lacho de…” además del nombre de la otra persona, sin embargo, esta también puede ser utilizada como una burla.