Cristian Contador Vera

“Nunca lo hemos escondido”: Los descargos de CDLS por WhatsApps filtrados con Felicevich

En entrevista exclusiva con Diario El Día, el presidente de CD La Serena y propietario del 99% de las acciones de la concesionaria que administra al club, se refirió a su rol, cuenta detalles de la gestión del ex gerente general papayero y sentencia: “Nosotros lo despedimos. Él no renunció”.
miércoles, 24 de mayo de 2023 · 10:06

En entrevista exclusiva con El Día, y tras participar en el consejo de presidentes de la ANFP desarrollado ayer en Quilín, el  presidente de CD La Serena, Cristian Contador dio a conocer su posición frente a la demanda que interpuso el ex gerente Martín Ossandón.

Al respecto, se refirió al rol que cumple en la institución el representante de jugadores, Fernando Felicevich, quien aparece en conversaciones de  WhatsApp en los documentos que presentó el ex funcionario.

-¿Cómo toma la demanda de Martín Ossandón? 

“Las demandas son algo normal en la vida en sociedad. Es la manera civilizada de poner término a los conflictos. Lo que acá es lamentable, es que por la vía de una acción judicial y pública, se pretenda confundir a la gente, y por esa vía tratar de mejorar una posibilidad de negociación. El texto está plagado de información inexacta y otras derechamente falsas y confiamos en que los tribunales podrán certificar eso”.

-¿Se lo esperaba? 

“Si uno despide a alguien hay una posibilidad concreta de que exista un litigio laboral. Como dije, eso es normal e incluso legítimo, lo que no significa que para lograr el cometido se incurra en tantas falsedades con el objeto de dañar a la institución, y así obtener un rédito económico que ciertamente es injustificado e improcedente en los términos planteados por Martín”.

-¿Cómo toma la publicación de los chats en los que Fernando Felicevich aparece dando instrucciones como uno de los líderes en el club?

“Primero que todo, y es algo que lo hemos repetido insistentemente, Fernando es un asesor del club, nunca lo hemos escondido ni tendríamos por qué hacerlo. Lo mismo que el resto de su equipo y la empresa Vibra que es de su propiedad. Lo que pasa, es que Ossandón quiere desvirtuar y tratar de crear una realidad paralela, delirante, para cobrar algo que no le corresponde y que realmente no resiste mucho análisis.

Sobre los mensajes, hoy día frente a la velocidad con que se mueve todo, es importante la comunicación rápida y los chats de WhatsApp son un medio eficiente. Uno no espera que, en un ambiente de confianza, una de las partes participantes rompa dicho código ventilando asuntos privados de la organización.

Sin embargo, eso pasó en este caso. Lo que llama la atención es que lo que no se filtró públicamente son los chats donde Fernando y su equipo me piden las autorizaciones para proceder de la manera que se hizo, pues efectivamente como asesores con poder ejecutivo pueden actuar siempre con mi conocimiento y consentimiento. Prueba de ello es que todos los documentos del club son firmados por mí y no por ellos”.

-Más allá de lo legal, ¿cómo evalúa el trabajo de Martín Ossandón en la gerencia del club? 

“Él presentó un proyecto cuando llegó al club en función de los objetivos que nosotros habíamos trazado. Es muy lamentable que todo terminara de esta manera y por supuesto que nos hemos sorprendido. Pero en la evaluación final, Ossandón terminó haciendo nada, siendo una persona que se enfocó más en los temas personales que en el desarrollo del club. Déjeme decirle que él no renunció. Nosotros como club lo despedimos porque perdimos la confianza en él, y porque hizo de su trabajo remunerado en el club, una plataforma para sus proyectos propios. Nunca un informe al día, problemas con los contratos, problemas con los jugadores, dobles discursos, intereses personales. Realmente desilusionante frente a la expectativa y a la promesa que él mismo realizó. No fue capaz de establecer relaciones con la alcaldía, de sostener el proyecto de ciudad deportiva, de establecer ninguna relación con organizaciones o industrias de la zona, que era parte del proyecto.

Todo esto ha hecho necesario que hayamos encargado a los abogados del club analizar sus actuaciones, revisar las posibles irregularidades y las acciones judiciales que le correspondan al club, en todo ámbito, civiles y penales”.

-Él insiste en que Felicevich es el dueño del club.

“Es una afirmación que ya tiene algo de obsesión. Debe ser difícil para Martín, después que hemos conocido su trabajo, entender que puedan existir agencias o asesores. Con su incompetencia, la verdad es que ya no me sorprende que él incluso se crea todo lo que inventa para conseguir dinero. Porque aclaremos, lo que quiere es dinero y está jugando a extorsionar, pensando que porque dice que Fernando es el dueño, nosotros le vamos a dar algo, cuando sabe perfectamente que el accionista mayoritario y presidente del club soy yo. Y que se fue porque hizo pésimo su trabajo”.

-En sus argumentos dice que le reportaba a Fernando y a su gente, no a usted.

“Él me venía a pedir recursos cuando en sus propias proyecciones nada le cuadraba y debíamos cumplir compromisos. Pero ahora quiere inventar otra figura.

Le voy a contar algo más. Casi una anécdota de la inoperancia y de la claridad, en cuanto a mi participación y el rol. En un directorio, en el que Ossandón me presenta a mí personalmente los números y proyecciones - porque eso no lo cuenta y se le olvida mencionar -  yo le cuestioné toda la presentación y gestión. Todos los números malos, todas las proyecciones erróneas, todo. Errores en las sumas, en los sueldos, en los gastos, en los ingresos, algo que pocas veces he visto en mi carrera. Tal fue el nivel de desprolijidad, que suspendí el directorio con respecto a lo que le tocaba a Martín para que lo hiciera como corresponde. Pero le insisto, eso no le conviene filtrarlo o ponerlo en ninguna demanda, porque además de quedar claro que yo soy el dueño y presidente del club, queda en evidencia su mala performance y falta de profesionalismo”.

-¿Es verdad que fue él quien despidió - por su cuenta, sin avisar a nadie - a los jugadores por Instagram y luego debió borrarlo? 

“Lamentablemente Martín, como gerente general, incurrió en situaciones desafortunadas en esas materias que desembocaron en  las que indica. Pero eso no sólo ocurrió con jugadores, sino que con un cuerpo técnico completo, lo que desembocó en un juicio laboral que, por suerte, pudimos solucionar bastante rápido. Le reitero que es lamentable tener que salir a hablar de este tipo de personas, pero cuando nos quieren hacer un daño así, hay que contar las cosas como son. Para mí, Ossandón se confundió, se sintió el dueño y presidente del club y casi una figura pública por su rol. Llegaba tres minutos antes de que empezaran los partidos, no respetó la trayectoria de referentes nacionales, a los que trató de manera grotesca y demostró la clase de persona que es. Ossandón ha sido la peor contratación por lejos desde que llegamos al club, y es de lo único que hoy nos podemos arrepentir. Por eso lo despedimos”.

Más noticias interesantes