SIP busca al delincuente

Colectivo robado apareció partido por la mitad y completamente desmantelado en Ovalle

Solo latas quedaron del auto con el que trabajaba Alejandro Gómez, presidente de la Línea 43. El trabajador fue víctima de un falso pasajero al que ayudó a subir sus paquetes al vehículo, pero que terminó huyendo a bordo. En conversación con El Ovallino relata su drama, que se suma a una seguidilla de delitos en la comuna.
lunes 03 de junio de 2024

Solo unas latas. Eso quedó del colectivo que el pasado viernes 24 de mayo fue robado en el sector de El Manzano, en la comuna de Ovalle.

En conversación con este medio, el dueño del auto, Alejandro Gómez, presidente además de la Línea 43, confirmó que el hallazgo que circula desde el sábado en redes sociales, corresponde al vehículo que le fue arrebatado por un delincuente mientras realizaba sus labores habituales.

“Una persona el sábado, como a las 9 o 10, puso en redes sociales que habían restos de un vehículo, que sería el colectivo que andábamos buscando. No estaba el auto, sino que era el resto, es como si hubiesen cortado el auto por la mitad, le sacaron las puertas y ventanas y dejaron las latas, más encima las quemaron”, dijo el afectado por llamada telefónica.

Alejandro Gómez se encontraba haciendo su recorrido el día del robo, cuando lo hizo parar un sujeto que aparentaba tener problemas motrices, por lo que el conductor se ofreció a ayudarlo con unos paquetes que estaba trasladando.

“Paré, eché una caja primero y me devolví por la otra, y cuando iba con la otra, el tipo cambió de asiento y arrancó con el auto. Tratamos de perseguirlo, pero se nos perdió la pista”, relató.

Desde ese día, el trabajador ha vivido una verdadera travesía. Fue a Carabineros, que elaboró el parte y tuvo que esperar hasta el lunes para que los papeles llegaran a la Fiscalía. En oficinas del Ministerio Público, temprano el día indicado, le dijeron que su denuncia aún no llegaba, pero de Carabineros le respondían que sí la habían mandado. Tuvo que volver a esperar.

“Perdimos sábado, domingo, lunes y martes. Carabineros me dijo ‘si sabe algo nos avisa’ y esa fue toda la asistencia de las autoridades”, comentó Alejandro.

Tramitada la denuncia, tuvo una reunión con un fiscal, que le informó que la SIP de Carabineros estaba a cargo de las diligencias. “Sin saber lo que nos esperaba el día sábado”, dijo la víctima. “Ahora esperar que la investigación siga y no quede todo en nada”, agregó.

Lo que quedó del vehículo estaba en las cercanías de la cuesta El Altar. Ahora está en manos de la policía, que deberá periciarlo para poder identificar a los responsables.

Cabe señalar que el auto, un Toyota Yaris, no tenía seguro. “Las aseguradoras cobran muy caro y no es negocio tener un auto asegurado”, dijo Gómez. Es pérdida total y un gran problema para él y su familia.

“Esto me ha afectado profundamente, tanto en la parte anímica como económica, porque yo vivo del vehículo y con mi familia dependemos de mi trabajo con el colectivo. Ahora quedo de brazos cruzados, sin saber cómo me voy a manejar de aquí en adelante”, lamenta.

Reflexiona, además, en lo infructuoso que fue finalmente tratar de dar un buen servicio, y analiza lo que ocurre en la comuna, con la seguidilla de autos robados.

“Nuestra política es atender bien y ahora uno cae en ese error. Estamos acostumbrados a ayudar con los paquetes en la Alameda, en la Feria, y es así como uno termina quedando como víctima de un pasajero que termina siendo un delincuente. Son casos excepcionales, pero que ocurren”, dijo el presidente de la Línea 43.

“Son varios autos que han sido robados y la cosa sigue aumentando”, indica Alejandro. “No fuera nada uno de vez en cuando, es algo común y no tenemos respaldo de las autoridades, nadie hace nada, más allá de amigos y conocidos que lo ayudan a uno. Del Estado, nada”, finaliza.