la madrugada del martes

Violento asalto en Coquimbo: Siete sujetos atacan la casa de Marcelo Sulantay

El asalto se produjo cuando los sujetos ingresaron al domicilio y comenzaron a intimidar a los moradores. Los delincuentes permanecieron en la casa por más de 30 minutos dentro de la casa.
martes 11 de junio de 2024

Un violento asalto ocurrió la madrugada del martes en la comuna de Coquimbo, específicamente en el sector de El Panul, donde siete individuos a bordo de un jeep irrumpieron en la vivienda de Marcelo Sulantay, hermano del diputado Marco Antonio Sulantay, causando terror y violencia.

De acuerdo a información de Carabineros, los delincuentes permanecieron más de 30 minutos al interior del inmueble, tiempo en el cual golpearon a la hija de Sulantay y a la pareja de ella, además de robar diversas especies. 

“La seguridad se ha perdido”

En conversación exclusiva con El Día, Marcelo Sulantay comentó que a eso de las 05:00 am recibió una llamada que alertó lo sucedido. “Yo me encontraba en el Valle con todos mis hijos, pero una de mis hijas se quedó en casa con su pololo para cuidarla, principalmente”.

De acuerdo al relato, siete individuos ingresaron hasta el interior de la vivienda, esto tras lograr saltar una pandereta y abrir la puerta con un destornillador de gran tamaño. “Mi hija con el pololo se encierran en la pieza, y los sujetos llegaron hasta su puerta para comenzar a forcejearla, te imaginarás que durante ese momento empieza un griterío y todo eso hasta que finalmente lograron abrirla”, expresó.

El hecho continuó cuando la pareja de la hija de Marcelo comienza a pelear contra los asaltantes. Es en  ese momento que “fue atacado con destornilladores y los tipos estaban armados, con cuchillos, pero no lograron atacarlo (…) recibió golpes en la cabeza y en otras partes del cuerpo, intentaron llevarse electrodomésticos y además los utilizaron para golpearlos, a él y a mi hija”, comentó.

Marcelo Sulantay indicó que en medio del asalto los delincuentes sólo preguntaban “donde estaban las joyas”, además querían robar el vehículo que se encontraba en la propiedad, “pero nunca encontraron las llaves”.

Finalmente, la pareja fue auxiliada por un vecino, quien “logró encerrar a dos tipos en la casa para que no salieran, pero finalmente lograron huir”, contó.

“Uno queda triste, pasado a llevar, es increíble cómo hemos tenido que llegar a vivir así acá, encerrados, porque la seguridad se ha perdido y la delincuencia está desatada, uno queda expuesto pero lo bueno de todo es que la familia está bien”, sentenció Marcelo Sulantay tras lo sucedido.