Operativo en cárcel de Huachalalume

Detienen a nueve gendarmes por actos de corrupción en cárcel de Huachalalume

Según la investigación que lleva a cabo la Fiscalía Metropolitana Occidente, la que se mantiene en total reserva, los funcionarios detenidos pertenecían a una banda que se dedicaba a la internación y venta de armas, acción que era liderada y coordinada desde la cárcel.
sábado 15 de junio de 2024

Al menos 9 gendarmes y un civil, que sería un exfuncionario dado de baja, fueron detenidos en un operativo realizado la madrugada del viernes en el Centro Penitenciario de Huachalalume, en La Serena. 

Las aprehensiones se enmarcan en un procedimiento dirigido por la Fiscalía Metropolitana Occidente, que se llevó a cabo de manera simultánea en la Región Metropolitana y Coquimbo, donde se allanaron domicilios particulares y cinco unidades penales. 

¿QUÉ INVESTIGAN?

De acuerdo a un comunicado emitido por el Ministerio Público, la intervención policial se realizó luego de un año de intensa investigación, que finalmente derivó en la detención de un grupo de ciudadanos que se dedicaban a la internación y venta de armas, delito que era coordinado desde la cárcel.

Bajo este escenario, también se retuvo a funcionarios de gendarmería, que de acuerdo a una denuncia presentada por la institución, estarían “involucrados en diversos ilícitos asociados a actos de corrupción”. 

Cabe señalar que el operativo estuvo coordinado por el Departamento de Investigación Criminal (Dicrim) de Gendarmería y el OS9 de Carabineros, con el apoyo del GOPE.

CRIMEN ORGANIZADO EN PENALES

Sobre los hechos, el fiscal Marcos Pastén reiteró que los funcionarios de Gendarmería acusados fueron denunciados por la propia institución, en el marco del “Foco Investigativo para el Combate del Crimen Organizado en Recintos Penitenciarios”. La causa aún tiene diligencias pendientes y se encuentra bajo reserva.

En tanto, la Fiscalía Metropolitana Occidente informó que los “resultados serán comunicados a la prensa dentro de los próximos días” durante la respectiva audiencia de formalización de cargos.

COLABORACIÓN DE GENDARMERÍA

El subsecretario de Justicia, Jaime Gajardo, detalló que “esta es una investigación en la que contamos con la colaboración de Gendarmería, y en esto queremos ser muy claros: es fundamental para mantener el control de las instalaciones penitenciarias que Gendarmería sea una institución al margen de sucesos como este”.

En la misma línea, agregó que “por lo mismo, está colaborando fuertemente para poder esclarecer estos antecedentes y, en el caso de que haya funcionarios cometiendo ilícitos o apartándose de sus funciones y deberes, la institución pondrá toda su fuerza para que estos sean investigados, detenidos y puedan pagar por estos hechos”.

Desde el Ministerio Público señalaron que los funcionarios detenidos pasaron ayer a control de detención y su formalización sería el próximo martes 18 de junio.

SILENCIO EN DIRIGENTES

Respecto al operativo en la cárcel de Huachalalume, los dirigentes de Gendarmería regionales, consultados por El Día, evitaron referirse al tema hasta no tener mayores antecedentes del caso.

Sí lo hizo brevemente, Jokan Garrido, dirigente regional y nacional de la Asociación Nacional de Funcionarios Penitenciarios (ANFUP), afirmando que condenan el actuar de los colegas aprehendidos, ya que afecta a todos los gendarmes que trabajan por el bien de la comunidad. 
Agregó que, como dirigentes, estaban preparando la celebración del Día del Padre para los funcionarios, por lo que estos operativos los tomaron por sorpresa.

CORRUPCIÓN EN CÁRCELES

El exgeneral de Carabineros, Jorge Tobar, reconoció a nuestro medio que desde hace un tiempo la evidencia indica que una parte significativa del fenómeno criminal se planifica y ejecuta desde las cárceles. 

“Cuando hablamos de crimen organizado, las decisiones emergen desde las cárceles, y cuando hablamos de delitos comunes, igual. La mayor o menor cantidad de delitos que se generen desde estos recintos va a depender del tipo de control que el servicio de prisiones tenga sobre ellos. Entendemos que en nuestro país el servicio carcelario tiene déficit en cuanto a capital humano, tecnológico e infraestructura, y esto conspira contra una Gendarmería que pueda tener un control adecuado”, explicó también el Magíster en Criminología.

En este punto, el experto en seguridad  afirmó que los gendarmes involucrados en situaciones irregulares evidencian que toda la administración pública de cualquier Estado está expuesta a ser corrompida. “No hay ninguna organización pública libre del fenómeno de la corrupción. Por eso es importante que las instituciones adopten estrategias formativas y de control para mantener a raya la corrupción. La formación debe ser continua en el tiempo; no basta con clases de ética en el periodo formativo. Debe mantenerse en el tiempo para preservar convicciones éticas. Además, debe haber un control sobre ellos y comportamientos organizacionales para evitar elementos de corrupción. En todo caso, la administración pública en Chile tiene una muy baja incidencia en corrupción”, sostuvo.

Para el exfiscal regional, Adrián Vega, la problemática al interior de las cárceles está relacionada con el ingreso de drogas a los penales.

“El precio de un gramo de pasta base al interior de la cárcel fluctúa entre los 35.000 y 45.000 pesos, tres o cuatro veces más que en la calle. La droga es un bien de intercambio en los penales, principalmente con mafias vinculadas a las estafas telefónicas”, aseveró el abogado.

Adrián Vega coincidió con Tobar en que una formación continua del personal de Gendarmería podría evitar caer en actos de corrupción. “Además, mejorar las remuneraciones y realizar estrictos controles internos y auditorías sobre su modo de vida y gastos u otros elementos que sean indicio de corrupción”, aseveró el exfiscal.

SECRETO A VOCES 

Mientras que el diputado Juan Manuel Fuenzalida expresó que lo ocurrido en Gendarmería es una situación muy grave que ya había sido alertada. “Me parece bien que el Ministerio Público tomara cartas en el asunto y realizara las detenciones para empezar a terminar con estas bandas criminales que operan dentro y fuera de nuestras cárceles”, indicó.

Por último, añadió que “las cárceles se están transformando en las casas matrices de estas organizaciones criminales. Es una buena señal que se detuviera a estos gendarmes corruptos que traficaban armas y drogas al interior de las cárceles. Es una buena señal, pero no podemos seguir reaccionando; esto debería haberse hecho hace mucho tiempo”.