Eduardo Muñoz, un auténtico apóstol de la docencia

El año 2012 comenzó con la idea de dictar clases al aire libre en algunos sectores apartados de la región. Los más felices son los alumnos y apoderados, que festejan la iniciativa, aplaudida y seleccionada por el Ministerio de Educación a través de un video
miércoles 28 de septiembre de 2016

Desde que estudiaba para profesor en la Universidad de La Serena que la idea le daba vueltas. Algo tenía que hacer por los niños y las escuelas más alejadas de la Región de Coquimbo. Por lo mismo, y tras culminar sus estudios de pedagogía en Historia y Geografía, hace ya algunos años, se lanzó con su tan anhelado proyecto, el de dictar clases al aire libre para aprovechar los espacios naturales y que los niños aprendieran el conocimiento desde el paisaje, de lo que ellos tienen cercano a sus escuelas.

Y reconoce Eduardo Muñoz (31) que lo hace con todas las ganas del mundo, aunque tenga que caminar varias horas diariamente, muchas veces bajo la lluvia, nieve o el inclemente sol, para llegar a los establecimientos de los poblados más apartados. Pero no se queja. Dice que está en su hábitat. Porque su infancia la vivió en la localidad de Pedregal -perteneciente a la comuna de Monte Patria, Provincia de Limarí, con casi 790 habitantes- allá bien lejos, casi llegando a la frontera.

“El año pasado hacía clases en tres colegios y ahora se agregaron tres más, puesto que la idea es ir replicando esta metodología a las escuelas básicas que están allá bien arriba, casi en la frontera, como la Escuela La Ramada. Y es un desafío enorme, porque la última escuela queda en la frontera y para llegar me tengo que ir el lunes por la tarde desde El Tayán (Monte Patria) en bus. Las otras escuelas son Nueva Esperanza de Pejerreyes y Chañaral de Carén, todas ubicadas en la precordillera. Cubro las tres escuelas y luego me devuelvo, aunque es bien agotador. Pero es bonito, ya que uno se da cuenta de que los niños tienen un sinfín de cosas que pueden aprender y qué se puede hacer algo más por ellos”, advierte este maestro que no sólo ha enseñado a sus alumnos el ABC de la ciencia, sino que en las aulas ha encontrado la satisfacción del deber cumplido.

Muñoz, el primer profesional de su familia, con un magister en desarrollo social y medio ambiente, agrega que “la comunidad, en especial los apoderados, lo han visto como algo positivo y también como una forma en que ellos participen del aprendizaje”.

Y reconoce que a los padres les ha llamado mucho la atención, pues  “generalmente los niños hacen sus tareas y no saben mucho de qué trata. Entonces esta instancia les ha servido mucho y de alguna manera aprenden más. Lo importante, sin embargo, es que se ha ido generando un puente en el conocimiento y de alguna manera ellos (los padres) son partícipes de eso. Tal vez utilizar el libro como un instrumento de consulta sí, pero la actividad está en el mismo espacio, en el mundo natural”.

Profe, ¿y cuántos días a la semana tiene a los niños en terreno?

“Dependiendo de lo que se les esté enseñando. Primero está el planteamiento teórico donde están viendo, por ejemplo, los lagartos –amén de los planes de programa del Mineduc- donde se les explica qué son los reptiles y que características tienen a través de una clase teórica. Y cuando ya el niño se apropia de ese conocimiento, vamos a terreno donde observan su entorno. Eso es lo maravilloso, porque causa un impacto en la enseñanza y van descubriendo la relación que se da en la naturaleza”.

¿Y qué le dicen sus alumnos y sus colegas por haber salido en el video del Mineduc?

“Están contentos y me felicitaron. Y lo del video nació en noviembre del año pasado en un congreso de experiencias pedagógicas que se realizó en Monte Patria, donde se presentaron algunos testimonios exitosos con colegas de todas partes de la región. Y desde la dirección provincial se eligió la experiencia que iba a representar a la provincia con un video y sin ánimo de competitividad, sino que para mostrar lo que se está haciendo. Entonces conté lo que estaba haciendo e inmediatamente a las autoridades les llamó la atención y me dieron por ganador. Mi experiencia salió seleccionada para que a través de un video se pudiera mostrar el trabajo que finalmente fue editado por el Ministerio de Educación”.